Educación Integral: Nuevo modelo de escuela. S Benetti

NUEVO MODELO DE ESCUELA  Y EDUCACIÓN INTEGRAL

Lic. Santos Benetti

Los educadores (directivos, docentes, preceptores, tutores) necesitan compartir un nuevo modelo de escuela y de educación que clarifique su rol educativo.En un esquema integral-inclusor de la educación consideramos
tres grandes dimensiones del ser humano: su integración

– con el cosmos
– con la vida
– con sus semejantes
,

lo que conforma
– tres dimensiones vinculares y
– tres dimensiones éticas de armonía
.

A) EL HOMBRE, SER CÓSMICO.  ARMONÍA CON LA NATURALEZA

  1. ENCUADRE TEÓRICO. El cosmos  aparece en un gran y misterioso proceso evolutivo que avanza en el tiempo y en el espacio, no de una forma caótica sino regido por determinadas leyes universales que le permiten crecer en armonía, de lo contrario puede acaecer un  des-astre (desinteligencia de los astros), el “caos” que se opone al orden del “cosmos”.
    Pero al mismo tiempo no es un cosmos perfecto ni acabado, sino que se está haciendo en constante bipolaridad: con orden y desorden, construcción y destrucción en constante evolución ¿hacia dónde?

    Desde la física cuántica, sabemos que se trata de un universo misteriosamente interconectado como un gran organismo en el que las partículas subatómicas (cuantum) son los ladrillos con los que se construye absolutamente toda la realidad, incluida la humana.
    Somos parte de un todo y sin ese todo no tenemos explicación de nuestra existencia.

Hoy la nueva ciencia  ve al hombre como parte del Universo, inmerso en él y relacionado con todo el Universo, no sólo como observador, y como último eslabón conocido de la evolución energética que comenzó hace 15 mil millones de años y que avanza bipolarmente con aciertos y errores.

Es el hombre como polvo de estrellas que ha adquirido dos cualidades esenciales y distintivas:
conciencia  y creatividad en libertad, que le permite escaparse de la pura vida natural automatizada e instintiva y crear esta maravillosa cultura en 50.000 años o más.
Tenemos ya una primera aproximación a una vivencia humana y ética original:
la búsqueda de la armonía de los múltiples y distintos componentes (astros, vivientes, humanos),
de acuerdo a ciertas leyes que los rigen.
El hombre, parte del universo que toma forma en su cuerpo físico y también en su mente psíquica (cuya base cósmica es el cerebro) como una unidad.
El hombre como cuerpo psíquico o cuerpo espiritualizado.

Por lo tanto, lo material y lo psíquico no se oponen sino que se complementan, pues son las dos caras o aspectos bipolares de la misma realidad cósmica; lo psíquico que emerge de lo físico, y lo físico que se manifiesta también en lo psíquico; la materia que se transforma en energía y la energía que se reduce a materia según el movimiento que tenga, según la fórmula de Einstein (Energía= masa por movimiento)

Un hombre cuya evolución aún no ha terminado, que se pregunta de dónde viene pero también hacia dónde va, con una historia indisolublemente unida a la historia del cosmos en la vida y en la muerte.
Nacimos con el cosmos y con él moriremos.

Somos la conciencia del universo, su pensamiento, su color, su sonido.
Somos parte del universo y al mismo tiempo sus creadores mediante la percepción sujetiva y relativa del mismo. Un cosmos interpretado desde nuestra mirada individual y cultural, y desde las muchas miradas culturales
Y también somos quienes podemos modificar a la naturaleza cósmica mediante la tecnología, la ciencia  y el trabajo.

En este primer plano cósmico:

– somos todos iguales,
– con los mismos elementos que conforman nuestro cuerpo (oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, calcio, agua, fósforo, potasio, hierro, yodo, etc. etc.),
– con las mismas necesidades, y por lo tanto
– con los mismos derechos y deberes.
Nadie se salva ni se destruye solo.

Somos responsables de nuestro macro y micro-cuerpo-cósmico hoy en deterioro constante.

Ahí aparece nuestro primer derecho y primer deber:
derecho a existir con nuestra estructura cósmica (natural) utilizando los insumos que el mismo cosmos nos proporciona, y

deber de cuidar ese ambiente sano para nosotros y otras generaciones (desarrollo sustentable). Deber de cuidar y cuidarnos.
Sin ese derecho morimos al instante; sin ese deber nos destruimos y comprometemos la vida de las futuras generaciones.
– Así dice el Art. 41 de la Const. Arg.:
Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes
sin comprometer las de las generaciones futuras;
y tienen el deber de preservarlo… ”

– Se trata, pues, de un desarrollo sustentable:
Sustentabilidad significa satisfacer las necesidades de las generaciones actuales
sin comprometer la capacidad y las oportunidades de las futuras.
De esta manera implica equidad tanto intra-generacional como inter-generacional.…”
(
PNUD, Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, 1998)

– “Porque El hombre es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea,
el cual le da el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual, moral, social y espiritualmente.
Los recursos naturales de la Tierra, incluidos el agua, la tierra, la flora y la fauna, y especialmente muestras representativas de los ecosistemas naturales, deben preservarse en beneficio de las generaciones presentes y futuras, mediante una cuidadosa planificación.
Los recursos no renovables de la Tierra deben emplearse de forma que se evite el peligro de su futuro agotamiento y se asegure que toda la humanidad comparta los beneficios de tal empleo”.(ONU, Confer. de Medio Ambiente, Estocolmo 1972) .

2. PENSEMOS EN UNA ESCUELA Y EDUCACIÓN EN ARMONÍA CON EL COSMOS 

a) Pensar una educación en armonía con el cosmos, con nuestra naturaleza ambiental y corpórea, con leyes que impidan la autodestrucción, con previsión del futuro.

– Y que refleja el cosmos, que crece y se expansiona en armonía pero con tensiones y constante bipolaridad (salud y enfermedad, conocimiento e ignorancia, verdad y error, orden y desorden)
– Es una concepción holística y compleja del universo; por tanto de la ciencia, de la antropología y de la educación. Es la relación de lo físico (macro y cuántico) con lo psíquico y social, de lo humano con lo cósmico, de lo individual con lo universal.

Es la búsqueda de un sentido a nuestra vida y al universo todo.
Es la tarea de cada hombre y de la comunidad humana a lo largo de toda su existencia: armonizarse consigo mismo (cosmos interior), con la creación toda, con sus semejantes.

A esto llamamos la Sabiduría de la vida. 
Es la “Ética cósmica”: vivir en armonía en un mar de bipolaridades y diferencias de millones de seres.

b) De esta primera relación cósmica surgen ciertos
Temas de Conocimiento (las asignaturas):
cosmología y astronomía, matemáticas, física macro y física cuántica, geografía y ciencias naturales: todas nos describen el macro-cuerpo y descubren las leyes de su armonía.

c) Y surgen los grandes Sentimientos y Actitudes (Ética) que deben acompañar al proceso educativo:

Asombro y admiración ante el cosmos y nuestro microcosmos. Estudiar, pues, desde este asombro y no desde la obligación o el aburrimiento.

Amor a la naturaleza, cuidado y protección de la misma (aire, agua, vegetación, etc.); de ese cuidado depende nuestra vida y la de nuestros semejantes presentes y futuros.

– Amor y cuidado a nuestro ser cósmico integral (cuerpo biopsíquico), salud integral, higiene corporal y ambiental;
– Asombro ante la estética del cosmos que deriva en  la estética de la casa familiar y de la escuela, reflejo de la armonía del universo, de su belleza, de su silencio, de sus sonidos y colores. Qué importante un hábitat agradable, bello y placentero! Y qué importante la educación estética y artística!
– Y el desarrollo de la reflexión y meditación, de la interioridad, algo tan descuidado en Occidente. Mirar para adentro y encontrarnos con lo más profundo de nuestro ser, ser que se refleja y es parte de un inmenso cuerpo que contiene y da origen a nuestro cuerpo-psíquico-espiritual.

– Con actividades de descubrimiento del cosmos: contemplación de la naturaleza (puestas de sol, noche estrellada), excursiones y campamentos, análisis de vegetales, flores, colores naturales, etc.

 

B) EL HOMBRE, SER VIVIENTE. ARMONÍA CON LA VIDA

  1. ENCUADRE TEÓRICO

El Segundo nivel en la evolución: la vida  que surgió hace 3.500 millones de años. Somos seres vivientes, de la familia biológica, hermanos de vegetales y animales.
La vida que no es la suma de elementos sino una especial organización o sociedad de componentes que tiene autopoiesis, capacidad de regenerarse y vivir indefinidamente reproduciéndose en otros.
Todos los seres vivientes son necesariamente sociales, interrelacionados, altruistas y solidarios; no hay seres vivientes aislados, no existen individuos aislados.
Sin armonía en esa organización social los seres vivientes se destruyen y mueren.
La esencia de la vida es la intercomunicación en un conjunto armónico.
Pues  la Cosmovisión sobre el universo humano nos muestra que ella está coronada con la misma concepción ética, pues nos hace reflexionar en la condición humana como una naturaleza cuya evolución y realización está en el encuentro del ser individual con su naturaleza última que es el ser social.
Por lo tanto, si el desarrollo individual depende de la interacción social, la propia formación, el propio mundo de significados en que se existe, es funci6n del vivir con los demás.

El amor al prójimo
comienza a aflorar entonces, en el entendimiento de los procesos que generan el fenómeno existencial de la conciencia de sí mismo, en  una expansión de los impulsos naturales de altruismo comunitario, precisamente como la condición necesaria de lo social, y no como un mandato de una supuesta naturaleza diferente de la nuestra.

El amor,
o si no queremos usar esta palabra fuerte, “la aceptación del otro junto a uno en la convivencia” es el fundamento biológico del fenómeno social. Sin amor “no hay socialización ni hay humanidad.” (Maturana y Varela en El árbol del conocimiento).
Mientras las especies animales viven esta solidaridad por via instintiva, los seres humanos tienen además que construirla cada día.
Pues se trata de un ser humano bipolar, que no se rige solamente por el instinto de vida y conservación, pues tiene la capacidad de construir pero también de destruirse y destruir a los otros, de organizarse socialmente en forma armónica o de entrar en una espiral de incomprensiones, odios, guerras y destrucción.
Ser racional e instintivo, corpóreo y síquico, pensante, impulsivo y sintiente…
Lograr esa armonía bio-social es el aprendizaje de miles de años, pero
¿ha aprendido el ser humano a vivir con los otros seres vivientes en armonía?
¿Cuál es la realidad que nos muestra el mundo actual?…

“¿Será posible que nuestra gran eficacia para vivir en los más diversos ambientes se vea eclipsada y a la postre anulada, ante nuestra incapacidad de convivir los unos con los otros?
¿Será posible que la humanidad, habiendo conquistado todos los ambientes de la Tierra (incluido el espacio extraterrestre), pueda estar llegando a su término y nuestra civilización verse en peligro real de desaparecer, sólo por­que el ser humano no ha logrado aún conquistarse a sí mismo, comprender su naturaleza y actuar desde este entendimiento? 

Contamos con dos  poderosos recursos  para salir de esta situación:
“1. Nuestro altruismo biológico natural y la necesidad que tenemos como in­dividuos de formar parte de grupos humanos y de operar en consenso con ellos, fenómenos ambos que se dan en todos los seres cuya existencia transcurre en un medio social.
2. El asombroso poder de transformación del propio mundo que poseemos gracias a nuestra formidable facultad, que es la reflexión consciente.  

Este poderoso impulso biológico de cooperar con  nuestros semejantes (y dar la vida por ellos) pasa tradicionalmente desapercibido en su característica primaria, esto es, de ser netamente una fuerza  biológica co­mún a todos los seres sociales,
creyéndose por el contrario que es expresión de nuestra “evolución” cultural civilizada, de un “logro” de nuestra racionalidad.

Por el contrario, los impulsos altruistas, presentes desde el comienzo de nuestra vida de seres sociales (cientos de millones de años atrás), son la condición biológica de posibilidad del fenómeno social: sin altruismo no hay fenómeno social.

Lo triste es constatar
que las condiciones actuales de nuestras sociedades están atentando contra la plena realización de este altruismo biológico natural, y suicidando nuestra vida social al emplearse contra otros seres humanos la fuerza de cohesión social que brota de nuestros naturales impulsos y necesidades de comunicación y de pertenencia a un medio comunitario y cul­tural…

Lo único que podemos y debemos hacer es liberar en toda su extensión estos impulsos biológicos naturales que ya poseemos, prestándoles toda la ayuda que podamos darles, quitando con nuestra reflexión consciente todas las ramas, muros y toneladas de rencores acumulados como escombros que los ahogan y aplastan, ya que, estando como están, están orientados contra otros hombres, lo cual impide liberarlos en la plena manifestación de su maravillosa dimensión natural, que es nuestra realización existencial de seres sociales y sociables. ..

El camino entonces es el educamos y
educar a nuestros hijos en la aventura del conocimiento que espera allá adelante como culminación de un esfuerzo bien dirigido, de lo “conocido por crear” en un entendimiento social que aún no existe. No debemos olvidamos que la creación es siempre un paso nuevo pero hecho con materiales “viejos”.

Crear el conocimiento, el entendimiento que posibilita la convivencia humana, es el mayor, más urgente, más  grandioso y más difícil desafío que enfrenta la humanidad en el presente.” (Citas de Maturana y Varela en o.c.)

Y nos preguntamos: ¿han comprendido los educadores que éste es el principal aprendizaje de toda educación, escolar o no escolar?

2. PENSEMOS UNA ESCUELA  EN ARMONÍA CON LA VIDA Y CON TODOS LOS VIVIENTES 

a) Escuela y Educación vital:
– Una Escuela (Educación, Familia) que ama la vida, respetuosa de vegetales, animales y de toda forma de vida.
Que disfruta de los árboles, del bosque, de las flores; que los protege y cuida.
Que tiene su jardín o huerta a cargo de los educandos.
Que cuida y protege a los animales domésticos y a nuestra fauna.

– Que ama a los educandos y  cuida su vida integral  y que la desarrolla en forma integral, en lo biológico, en lo social, en lo psíquico y en lo emocional.
– Que defiende la vida y la integridad física de todos los seres humanos.
– Que cuida la salud popia y ajena.
– Que evita toda forma de discriminación o menosprecio, y valora a todos por su dignidad de seres humanos vivientes.

– Que festeja la vida, que juega y se expresa de mil maneras. Que siente la Alegría de vivir, alegría en crecer y educarse, en estudiar y amar, alegría que es el signo más primario de la vida.

–  Que vive  y profundiza la socialización, los sentimientos, los vínculos, el amor, la ternura, el diálogo y la creatividad, el altruismo, la generosidad, la participación.
Una escuela donde se aprende a construir entre todos una sociedad armónica aquí y ahora.
– Educación que desarrolla una Sexualidad sana y altruista, capaz de inegrar lo biológico con los sentimientos y el amor, lo individual con lo social, el placer con la entrega al otro.

– Que desarrolla los sentidos y sus capacidades (qué poco que los tenemos desarrollados), las destrezas corporales y habilidades de todo tipo. Que integra el desarrollo y la expresión del Cuerpo en todos sus niveles.

b) Escuela con Conocimiento del mundo biológico
en todos sus niveles (vegetal, animal y humano), la dimensión anatómica y la fisiológica, la corporal y la síquica: Ciencias biológicas.

c) Escuela que vive la Ética Biológica y
    profundiza los sentimientos esenciales de la vida armónica:

– la empatía, el amor, la ternura, el altruismo, la generosidad, la participación

– alegría y celebración de la vida con expresión de mil maneras.
– Que vivencia los Valores sobre los cuales se quiere construir la ética de armonía biológica. Preguntarse cuáles son esos valores.

– Que rechaza los antivalores y formas de ser que atentan contra la vida. ¿Cuáles son?

d) Que vivencia los derechos humanos y deberes
en relación con el respeto de todas las formas vivientes.

Ver cómo nos cuidamos y cuidamos a los otros: en los deportes, en la calle, en el respeto a las normas de tránsito. en la convivencia cotidiana…

Analizar las formas de violencia entre niños y adolescentes dentro y fuera de la escuela,
formas agresivas de relación a menudo fomentadas desde los medios de comunicación e internet.

Descubrir con qué facilidad hoy se viola el derecho a la vida y a la integridad física (guerras, asesinatos, peleas sangrientas, abortos, esclavitud sexual, agresiones verbales y gestuales, desprecios, humillaciones, etc….)

Estos temas se vinculan y tratan con el tercer elemento:
punto C: El hombre en armonía con la comunidad humana

– Todo ello en trabajo en equipo de educadores y educandos que van configurando la estructura social y normativas según las cuales quieren vivir y relacionarse.


C) EL HOMBRE EN ARMONÍA CON LA COMUNIDAD HUMANA.
SUS NECESIDADES,  DERECHOS Y DEBERES


1. ENCUADRE TEÓRICO
 

Es evidente que el ser humano, dotado de conciencia, inteligencia y libertad y que puede gozar de su armonía y relación con el cosmos y con la vida, tiene la tremenda urgencia de poder vivir en armonía con sus semejantes.

Los derechos humanos redactados después de dos espantosas guerras con 60 millones de muertos intentan poner las bases éticas para una digna convivencia, convivencia que por momentos resulta inhumana y cruel tanto en la familia como en cada país y en el nivel internacional.

Tratar de los Derechos-Deberes Humanos es tratar de la Ética, de un modo de ser y vivir en el mundo, una forma de ser con nosotros mismos y con todos los seres de universo.

Desde esta perspectiva debemos

– diseñar un estilo de  comunidad educativa
– que viva los derechos humanos en la cotidianidad,
– en su estructura y en todas sus instancias,
– como un modelo ético de convivencia. 

Como idea central, podemos decir que los derechos humanos son aquellas
exigencias o reclamos que surgen de la propia situación y esencia del ser humano como tal, sea hombre o mujer, adulto o niño, de cualquier raza, cultura, religión o nacionalidad.

Estos derechos son,
– Universales, pues no hacen excepción con ningún ser humano, cualquiera sea su condición.
– Inalienables, que no pueden ser despojados por nadie.
– Imprescriptibles, que nunca pueden caducar en forma temporal o total, aunque algunos de ellos pueden se restringidos en algunas situaciones determinadas por la ley, como en el caso de los delincuentes que son privados de su libertad.

Los DH no dependen, por lo tanto, de la voluntad del Estado u otra autoridad, sino que nacen de la misma esencia de ser personas humanas, tal como lo vimos en los puntos A) y B); y son anteriores a toda legislación positiva, existiendo aún cuando no tengan apoyo en la legislación estatal, o ésta sea contraria a los derechos humanos, como sucede tantas veces.
De allí su importancia como resguardo de la dignidad humana, en cualquier circunstancia histórica.

Al ser un derecho, siempre hay otro que está obligado a respetarlo y cumplirlo.
En primer lugar, el Estado como garante de estos derechos;
pero también los padres con relación a los derechos de sus hijos y viceversa, o los educadores con los educandos y viceversa, y, en definitiva
todos tienen la obligación de respetar los derechos de los demás.

Por eso hablamos de derechos-deberes. Si todos reclaman sus derechos pero nadie está dispuesto a cumplir con los derechos ajenos (que son sus deberes), la vida social es imposible y se transforma en una simple lucha de poderes.

Los DH son integrales y tienen que ver con la dignidad humana en su totalidad.
Por lo tanto aluden a la pobreza material de mucha gente cuyo derecho a una vida digna es conculcado; también se refieren al derecho a la salud física y psíquica, a una vivienda digna, a un ambiente sano e higiénico, a una buena educación, al descanso, a tener trabajo y una justa retribución, a información veraz de parte de las autoridades, etc.

Es decir, toda necesidad humana fundamental, o sea imprescindible para vivir dignamente cuando es satisfecha, supone un derecho correspondiente.
Así, por ser libre e igual a los demás miembros de la comunidad, surge mi necesidad y derecho de ser oído, de participar en las decisiones, de opinar y publicar mis ideas, de participar en los
beneficios de la economía, etc.

Por lo tanto, los DH no son “buenas ideas de gente buena y solidaria”,
sino derechos exigibles para que podamos tener una vida digna, como personas y como miembros de una familia, de una comunidad local, nacional e internacional.
Siempre que hay una necesidad básica, sin la cual la dignidad de la persona se reduce o elimina, allí hay un derecho exigible.
O sea, cada ser humano es sujeto de derecho.

Existe, pues, una íntima relación entre necesidades humanas y derechos humanos, ambas caras de una misma moneda.
El derecho humano reconoce que tal necesidad es fundamental y debe ser  satisfecha.   

Todos los derechos humanos se resumen y concretan en un solo y fundamentalel derecho a un Desarrollo Integral de la Persona y de la Comunidad.
Naciones Unidas define al Desarrollo Integral  como
“un proceso global, social, cultural, económico y político,
que tiende al mejoramiento constante de toda la población y de todos los individuos sobre la base de su participación activa, libre y significativa,
en el desarrollo
y en la distribución justa de los beneficios que de él derivan”
.

DERECHOS HUMANOS Y NECESIDADES HUMANAS UNIVERSALES

Los DDHH se fundamentan en ciertos valores que consideramos absolutos e imprescindibles, teniendo en cuenta la triple relación armónica del ser humano con el cosmos, con los seres vivientes y con los seres humanos.

Estos valores se asientan sobre el valor primordial de la Vida, una vida digna, o sea, con armonía, con amor, sociabilidad y afecto; con solidaridad, cooperación, creatividad y libertad; con respeto a todos por igual y tolerancia.  
Cada comunidad debe descubrir y reflexionar los valores
sobre los que quiere asentar su vida;
es una tarea creativa y constante, que demanda participación, diálogo y consenso.

Los Derechos Humanos responden a las Necesidades fundamentales del ser humano que pueden ser reunidas en 9 grupos.

Damos los números de los Artículos de los Derechos del Niño, de 0 a 18 años,
(Convención de 1989)
que corresponden a cada necesidad, y transcribimos los más relacionados con la educación:

1) Subsistencia en una vida digna: art.6, 19, 23, 24 y 27

6. Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida
. .. garantizarán en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño.
19. … adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo

23. Los Estados Partes reconocen que el niño mental o físicamente impedido deberá disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren su dignidad, le permitan llegar a bastarse a sí mismo y faciliten la participación activa del niño en la comunidad.

24. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al disfrute del más alto nivel posible de salud y a servicios para el tratamiento de las enfermedades y la rehabilitación de la salud.
… se esforzarán por asegurar que ningún niño sea privado de su derecho al disfrute de esos servicios sanitarios.
Los Estados Partes asegurarán la plena aplicación de este derecho y, en particular, adoptarán las medidas apropiadas para:

a) Reducir la mortalidad infantil y en la niñez;
b) Asegurar la prestación de la asistencia médica y la atención sanitaria que sean necesarias a todos los niños, haciendo hincapié en el desarrollo de la atención primaria de salud;
c) Combatir las enfermedades y la malnutrición en el marco de la atención primaria de la salud mediante, entre otras cosas, la aplicación de la tecnología disponible y el suministro de alimentos nutritivos adecuados y agua potable salubre, teniendo en cuenta los peligros y riesgos de contaminación del medio ambiente;
d) Asegurar atención sanitaria prenatal y postnatal apropiada a las madres;
e) Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres y los niños, conozcan los principios básicos de la salud y la nutrición de los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevención de accidentes, tengan acceso a la educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos conocimientos;
f) Desarrollar la atención sanitaria preventiva, la orientación a los padres y la educación y servicios en materia de planificación de la familia.

27. Los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.

2) Protección y Seguridad: 2, 3, 9, 10, 11, 12.2, 16, 19, 20, 21, 22, 23, 25, 26, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39 y 40 (Ver también los números referidos al punto 1: Vida Digna)

2. Los Estados Partes respetarán los derechos enunciados en la presente Convención y asegurarán su aplicación a cada niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales.
… tomarán todas las medidas apropiadas para garantizar que el niño se vea protegido contra toda forma de discriminación o castigo por causa de la condición, las actividades, las opiniones expresadas o las creencias de sus padres, o sus tutores o de sus familiares.

3. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.
16. Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia ni de ataques ilegales a su honra y a su reputación.
El niño tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o ataques.

19. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo.

32. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social.
Con ese propósito y teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de otros instrumentos internacionales, los Estados Partes, en particular:
a) Fijarán una edad o edades mínimas para trabajar;
b) Dispondrán la reglamentación apropiada de los horarios y condiciones de trabajo;

33. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas, incluidas medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales, para proteger a los niños contra el uso ilícito de los estupefacientes y sustancias sicotrópicas enumeradas en los tratados internacionales pertinentes, y para impedir que se utilice a niños en la producción y el tráfico ilícitos de esas sustancias.
Los Estados Partes se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abuso sexuales.
Con este fin, los Estados Partes tomarán, en particular, todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir:
a) La incitación o la coacción para que un niño se dedique a cualquier actividad sexual ilegal;
b) La explotación del niño en la prostitución u otras prácticas sexuales ilegales;
c) La explotación del niño en espectáculos o materiales pornográficos.

35.
Los Estados Partes tomarán todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir el secuestro, la venta o la trata de niños para cualquier fin o en cualquier forma.
36. Los Estados Partes protegerán al niño contra todas las demás formas de explotación que sean perjudiciales para cualquier aspecto de su bienestar.

37.
Los Estados Partes velarán por que:
a) Ningún niño sea sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. No se impondrá la pena capital ni la de prisión perpetua sin posibilidad de excarcelación por delitos cometidos por menores de 18 años de edad;
b) Ningún niño sea privado de su libertad ilegal o arbitrariamente. La detención, el encarcelamiento o la prisión de un niño se llevará a cabo de conformidad con la ley y se utilizará tan sólo como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda;
c) Todo niño privado de libertad sea tratado con la humanidad y el respeto que merece la dignidad inherente a la persona humana, y de manera que se tengan en cuenta las necesidades de las personas de su edad. En particular, todo niño privado de libertad estará separado de los adultos, a menos que ello se considere contrario al interés superior del niño, y tendrá derecho a mantener contacto con su familia por medio de correspondencia y de visitas, salvo en circunstancias excepcionales;
d) Todo niño privado de su libertad tendrá derecho a un pronto acceso a la asistencia jurídica y otra asistencia adecuada, así como derecho a impugnar la legalidad de la privación de su libertad ante un tribunal u otra autoridad competente, independiente e imparcial y a una pronta decisión sobre dicha acción.

3) Afecto: en la Introducción
Reconociendo que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión.
(Es incompensible que no exista un solo artículo que se refiera en forma directa al derecho de todo niño al afecto, siendo este uno de sus derechos fundamentales)

4) Educación: 5, 12, 13, 14, 17, 18, 28 y 29
12.a. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que lo afectan, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.

13.
El niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño. El ejercicio de tal derecho podrá estar sujeto a ciertas restricciones, que serán únicamente las que la ley prevea y sean necesarias: a) Para el respeto de los derechos o la reputación de los demás; o b) Para la protección de la seguridad nacional o el orden público o para proteger la salud o la moral públicas.

14.
Los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
…respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los representantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evolución de sus facultades.
La libertad de profesar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la moral o la salud públicos o los derechos y libertades fundamentales de los demás.

17 Los Estados Partes reconocen la importante función que desempeñan los medios de comunicación y velarán por que el niño tenga acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, en especial la información y el material que tengan por finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental. Con tal objeto, los Estados Partes:
a) Alentarán a los medios de comunicación a difundir información y materiales de interés social y cultural para el niño, de conformidad con el espíritu del artículo 29;
b) Promoverán la cooperación internacional en la producción, el intercambio y la difusión de esa información y esos materiales procedentes de diversas fuentes culturales, nacionales e internacionales;
c) Alentarán la producción y difusión de libros para niños;

28
1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a la educación y, a fin de que se pueda ejercer progresivamente y en condiciones de igualdad de oportunidades ese derecho, deberán en particular:
a) Implantar la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos;
b) Fomentar el desarrollo, en sus distintas formas, de la enseñanza secundaria, incluida la enseñanza general y profesional, hacer que todos los niños dispongan de ella y tengan acceso a ella y adoptar medidas apropiadas tales como la implantación de la enseñanza gratuita y la concesión de asistencia financiera en caso de necesidad;
c) Hacer la enseñanza superior accesible a todos, sobre la base de la capacidad, por cuantos medios sean apropiados;
d) Hacer que todos los niños dispongan de información y orientación en cuestiones educacionales y profesionales y tengan acceso a ellas;
e) Adoptar medidas para fomentar la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de deserción escolar.
2. Los Estados Partes adoptarán cuantas medidas sean adecuadas para velar por que la disciplina escolar se administre de modo compatible con la dignidad humana del niño y de conformidad con la presente Convención.

29. Los Estados Partes convienen en que la educación del niño deberá estar encaminada a:
a) Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades;
b) Inculcar al niño el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas;
c) Inculcar al niño el respeto de sus padres, de su propia identidad cultural, de su idioma y sus valores, de los valores nacionales del país en que vive, del país de que sea originario y de las civilizaciones distintas de la suya;
d) Preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena;
e) Inculcar al niño el respeto del medio ambiente natural.

5) Descanso y ocio
: 31
31. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes…

6) Libertad e Igualdad:
12, 13 y 16

  1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.

13.El niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño.

7) Participación: 15 y 31
15. Los Estados Partes reconocen los derechos del niño a la libertad de asociación y a la libertad de celebrar reuniones pacíficas.
31.Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.
…respetarán y promoverán el derecho del niño a participar plenamente en la vida cultural y artística y propiciarán oportunidades apropiadas, en condiciones de igualdad, de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento.

  1. 8) Creatividad: 15 y 31

    9) Identidad:
    7, 8, 14 y 30
    7. El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.
    8. Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilícitas.
    Cuando un niño sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad.

    14. 
    Los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
    30. En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas o personas de origen indígena, no se negará a un niño que pertenezca a tales minorías o que sea indígena el derecho que le corresponde, en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión, o a emplear su propio idioma.

2. PENSEMOS UNA ESCUELA  EN ARMONÍA SOCIAL  DESDE  LA VIVENCIA  DE LOS DDHH 

– Pensar entre todos cómo generar una Escuela que viva los derechos-deberes humanos en su misma estructura, no como una declamación o una enseñanza racional, sino como una vivencia.

– Tomar conciencia de que todo educando (también todo educador!) es sujeto de derechos y deberes, y miembro activo de la comunidad humana; no un simple receptor pasivo. Una persona integral, autónoma, libre, creativa y social.  
– ¿Cómo cubrir desde la educación las necesidades humanas?
Y cómo esas necesidades engendran derechos que siempre están al servicio de la vida digna de cada uno y de todos.
– Para ello: Realizar con toda la comunidad un Diagnóstico de los DDHH, detectando los principales problemas, carencias y conflictos que viven los educandos en su familia, en la escuela y en otros ambientes.
De ese diagnóstico surgirán los objetivos a lograr.

El Diagnóstico puede realizarse analizando en cada necesidad tres variables:
– lo que hay que tener para satisfacer esa necesidad,
– lo que hay que hacer y
– qué hábitat o ambiente hay que tener,
todo como desarrollo de determinados Valores relacionados con cada derecho y necesidad..

Presentamos el siguiente Cuadro según el
Documento “Desarrollo a escala humana” de CEPAUR, sobre escritos de Manfred Max Neef.
Con algunos ejemplos indicativos:

                  CUADRO DE NECESIDADES  Y SATISFACTORES

 

NECESIDADES

  Con  3 Categorías

  de SATISFACTORES

  Según Derechos   y

      ↓      del Ser            

 

 →       →        

Valores ↓         

   TENER    HACER       ESTAR
 1 Subsistencia 

   en una vida digna 

 Salud Integral

 Equilibrio

 

Alimentos

Abrigo

 

 Comer

Crecer

 Vivienda

Ecosistema

 2 Protección y

    Seguridad

 Cuidado

 Solidaridad

 Seguro social

Higiene

 Cuidar

Proteger

 Casa

Hospitales

 3 Afecto  Amor

 Respeto

 Familia

Amistades

 Querer

Abrazar

 Intimidad

Espacios

 4 Entendimiento y

   Educación

 Conciencia

 Asombro

 Métodos

Maestros

 Enseñar

Aprender

 Escuelas

Bibliotecas

 5 Ocio  Descanso  Juegos  Divertirse  Clubes
 6 Igualdad y

    Libertad

 Autonomía

 Respeto 

 Derechos

Leyes

 Elegir

Debatir

 Partidos

Parlamento

 7 Participación  Solidaridad   Deberes  Opinar  Barrio
 8 Creatividad  Inventiva  Destrezas  Inventar  Talleres
 9 Identidad  Pertenencia  Cultura  Integrarse  Ámbitos
  1. a) Toda la Estructura Educativa-Escolar debe reflejar la vivencia de los DDHH :

 

La organización  de la escuela, los vínculos entre directivos y docentes, entre educadores y educandos, educandos entre sí; las normas disciplinarias, administrativas y de convivencia, metodologías y didáctica del aprendizaje: TODO debe ser una vivencia de los DDHH.
Según el Diagnóstico, cada escuela profundizará en aquellos derechos que tienen menor cumplimiento, tanto en la misma escuela, como en la familia, en la sociedad y en la dinámica de nilos y adolescentes.
Se buscarán medidas concretas relacionadas con el TENER, HACER o ESTAR.

– El mejor termómetro de la coherencia educativa está en el sistema vincular,
pasando del modelo autocrático autoritario
al modelo democrático, en respeto, igualdad, diálogo y cooperación.

La organización escolar y administrativa deben favorecer la autonomía, participación y creatividad de los educandos y sus educadores, y no entorpecerlas.
La burocracia administrativa es un medio para educar, no un fin…!

Cuando esto no sucede tenemos una escuela enferma que enferma a los educadores y genera actitudes enfermizas en los educandos. No se puede “curar a los enfermos” (con psiquiatras, psicólogos y psicopedagogos) si no se cura y sanea toda la estructura educativa!!

– Sólo un buen sistema vincular, afectivo y democrático puede generar una autentica “disciplina”, que es el “arte del discípulo o aprendiz”.

Y las normas disciplinarias deben ser necesariamente generadas por toda la comunidad:
padres con los hijos, educadores con los educandos.
Normas racionales, las básicas y las necesarias, al servicio de la vida y de la sana convivencia.

– Deber de los educadores es “co-rregir”, es decir, ayudar, estar-con el educando, acompañarlo para que aprenda a regirse, a gobernarse solo. El fin de la co-rrección es la autonomía de la persona, no un castigo, reproche o humillación.
Lo que también implica pasar del método del castigo al de la reparación: toda violación de un derecho del otro implica el deber de repararlo.
– La metodología del aprendizaje de cualquier actividad, tema o asignatura debe responder a los DH: un aprendizaje con trabajo en equipo, en diálogo permanente, con espíritu creativo y cooperativo, con libertad de expresión y sentido crítico.
El trabajo en equipo desarrolla la vivencia de la democracia con la participación de todos para un objetivo común.
Al mismo tiempo pone en marcha los valores de altruismo, cooperación, escucha, respeto a las opiniones ajenas, consenso, liderazgo democrático, ayudad mutua, etc.
– Fortalecer la relación con la familia.
Son necesarias reuniones con los padres para cotejar y unificar valores sobre los cuales educar, clarificar conceptos sobre derechos y deberes, buscar consensos sobre normas y límites, fortalecer los vínculos entre educadores y padres, entre padres e hijos.

b) Desarrollo de Conocimientos:
todos los de Ciencias Sociales humanísticas: lengua, idiomas, historia, políticas, éticas, antropología, sociología, psicología, etc.

Y Ciencias que mejoran la calidad de vida: Economía, Tecnológicas, Comunicación, Industriales, etc.

– Dar importancia a la formación ciudadana y política necesaria para crear el vínculo entre el compromiso escolar y el compromiso con toda la sociedad.

– En todo momento tener en cuenta la complejidad del mundo posmoderno actual, con análisis de los conflictos actuales, de la situación política y social, de los mensajes de medios de comunicación, etc.

c) Educación que desarrolla los sentimientos sociales (Ética Social) y todas sus formas expresivas:

Desarrollo, educación y expresión de la afectividad, del amor, de las emociones, del altruismo, generosidad, respeto, etc.
Estos sentimientos son la base de la Ética, y reflexionados conforman los valores.

– Desarrollo de todo lo lúdico (sentimiento de alegría): juegos, deportes, fiestas, excursiones, campamentos.
Son los instrumentos privilegiados para la socialización y la creación de un clima agradable en la comunidad, y desarrollo de los sentimientos que llevan a la mutua adaptación, sana competitividad, autoestima, salud y habilidades corporales, participación y creatividad, la no discriminación, no violencia, aceptación de las reglas, todos valores directamente relacionados con la ética y los derechos humanos.

Si no se desarrollan estas formas sanas que canalizan el caudal de fuerza vital, entonces queda el camino de su canalización violenta y antisocial, o de inhibiciones y represiones neuróticas.

Favorecer todas las formas de expresión corporal y artística (sentimiento estético): música, coros, danza, pintura, poemas y escritos, cerámica, audiovisualismo, teatro, etc.
El arte y el desarrollo expresivo deben ser mucho más que una simple asignatura.
Aprender a comunicarse expresándose con todo el cuerpo y en sus múltiples dimensiones (palabra, gestos, movimientos, etc.) y con libertad es un derecho esencial de todo educando. Ayudar a los educandos a expresarse con espontaneidad pero también con corrección idiomática y lenguaje respetuoso.
– Recordar que la mejor forma de aprender es hacerlo con alegría y humor.


En síntesis:
Coherencia total entre lo que declamamos y enseñamos
con lo que sentimos y hacemos.

Desde esa visión integral
:
preguntarnos por el ROL DEL DOCENTE, UN “EDUCADOR” que acompaña a los educandos en el maravilloso misterio de una vida ARMÓNICA.
Un educador “MISTAGOGO” y SABIO que abre al misterio de una vida integral, sana y armónica,
educando en los SENTIMIENTOS básicos de la ÉTICA.

Recomendamos a los interesados leer en nuestra página  los
Artículos sobre los Derechos Humanos y
los Documentos Principales sobre DDHH en “Documentos”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *