Afectividad humana, teoría de la… A. Granada

TEORÍA DE LA AFECTIVIDAD HUMANA  

Andrés Granada
Psicólogo afectivo y analista simbólico 

La Psicología
de la Afectividad prácticamente fue marginada de los textos, las discusiones y las investigaciones de la psicología académica y profesional.
La causa de esta tremenda omisión, estuvo en que la segunda mitad del siglo XX trajo la re-evolución cognitiva. De ella surgieron fructíferas interdisciplinas como la neuropsicología, la neurolingüística y la psicolingüística, cuyos conocimientos fértiles aportaron una mejor visión de la mente humana. Sin embargo, la re-evolución cognitiva parece llegar a su fin; en el ambiente académico varios indicios anticipan un nuevo paradigma para el siglo XXI.
[1] Y ese paradigma es el imperio de la afectividad.

La re-evolución afectiva
.

Dicha re-evolución tiene sus antecedentes.
Según Miguel De Zubiria, la re-evolución cognitiva venció la visión conductista que explicó el comportamiento humano con “leyes” obtenidas de la experimentación con ratas de laboratorio. La re-evolución cognitiva observó al ser humano de una nueva manera: como un ser dotado de mente, mientras echó al baúl la idea incorrecta de organismo sin mente.
Autómatas cuya existencia la guiarían los reforzamientos (comida, agua, sexo, palmaditas en el hombro) y la evitación (los castigos).
[2]
Los conductistas sobresimplificaron las leyes de la conducta por un capricho metodológico: se restringieron a estudiar ratas blancas mientras accionaban una palanca en la caja de Skinner, y se restringieron a observar condicionamientos en perros que escuchaban sonidos previos a la aparición del deseado alimento.[3]

Los cognitivistas
dieron nacimiento a la nueva Psicologia del aprehendizaje en reemplazo de la vieja Psicologia del aprendizaje (clásico y operante); estimularon estudiar el pensamiento, y el aprehendizaje re-evolucionó la mirada sobre el hombre, sobre su manera peculiar de autoconfigurarse, asimilando conocimientos y afectos de otros seres de su misma cultura.[4]

Esta renovación pronto afecto a la educación y a la Psicologia educativa. Mutó en concebir al alumno clásico pasivo, que estudiaba solo por calificaciones, receptor de reforzadores y evitador de castigos, en un individuo que aprehende, un aprehendiz que asimila pensamientos y teorías, que razona, induce e hipotetiza, motivado desde adentro: un ser humano genuino.
[5]
Sin lugar a dudas, la re-evolución cognitiva rindió sus frutos.

Aunque olvidó un “pequeño” detalle: el corazón del ser humano (su sentir, su dimensión afectiva); omitió que los niños y jóvenes son seres apasionados, entusiastas, con metas y anhelos, portadores de angustias, buscándole sentido a su vida, no sólo autómatas que inducen, deducen y formulan hipótesis. Olvidó que el intelecto sirve a las pasiones.
[6] Ignoró que la afectividad es la dimensión primaria y más remota de la mente humana.
La Psicologia Afectiva se ocupa entonces de la afectividad humana. Ahora bien,

¿Qué es la afectividad humana?

De acuerdo con Miguel De Zubiria, la afectividad humana es valorar las realidades humanas. ¿Realidades humanas? Si, realidades, en plural. Las personas no habitamos una sola realidad, sino tres. Así lo sabemos desde que Karl Popper nos lo describiera en su teoría de los tres mundos.
Veamos un poco más al respecto:
Además del mundo material, físico y biológico, común a todos los organismos vivos (Mundo-1), los humanos habitamos dos mundos adicionales: el Mundo-2 y el Mundo-3.

El Mundo-1
reúne las cosas y los seres vivientes, que regular, pero imprecisamente, se designa como la Realidad. La realidad con mayúscula, supuestamente la única y genuina realidad. Designación que el filosofo Popper considera miope y pobre, puesto que también son reales otros dos planos.[7]
Además de las cosas y los seres, otras “cosas” para los humanos son tan reales o más que ellas, entre ellas, ¡ellos mismos!

Los sujetos, quienes arman el Mundo-2 de realidades subjetivas como los sentimientos, las angustias, los pensamientos, las palabras, configuran el segundo plano (tan real como cualquiera, o más) en donde vive la mayor parte del tiempo toda persona.
[8]

El Mundo-3
agrupa las creencias y los valores creados por los homínidos.
En particular, sus tres sistemas: el conocimiento (ciencia),  los valores estéticos (arte), y lo jurídico y ético (axiología).
[9]

Tres mundos o tres realidades, dan lugar a tres afectividades: la afectividad práxica (Mundo-1). La afectividad psicológica (Mundo-2) y La afectividad cultural (Mundo-3). Juntas, constituyen la Afectividad Humana.

La afectividad práxica
valora y opta ante las realidades objetivas (m1) (…) En los millones de años que nuestros antepasados recorrieron el mundo, siempre al borde de extinguirse en las dificilísimas llanuras africanas, dichas valoraciones fueron decisivas. Hoy algunos grupos por la muerte indiscriminada de ballenas, por el calentamiento global del planeta, por las horribles condiciones en que se depositan millones de pollos y gallinas en jaulas asfixiantes.[10]

Con respecto a la afectividad cultural (m3), dice De Zubiria que funciona cuando alguien decide escuchar una sonata para violín o alguna canción de rock, o asistirá un recital de poesía o estudiar una escultura, o también decide orientar su vida hacia la matemática, la física, la biología, la psicología, o la sociología que le encantan.
[11] Es el amor por la cultura como tal y por los productos de la mente.

La afectividad psicológica
valora y opta ante realidades subjetivas humanas (m2).
Y según su objeto de aplicación, puede dividirse en Interpersonal, Intrapersonal y Sociogrupal.
[12]
Como equivocadamente sugieren varios autores obnubilados por el éxito del tema “inteligencia emocional”, penetrar la esencia de otra persona, es mucho más que leer su estado emocional.
La lectura emocional la logra hasta el más inexperto niño; no así la lectura sentimental, y menos la lectura actitudinal o la lectura valorativa profunda, que descifra el ser intimo del otro.
[13]
El módulo interpersonal no solamente “lee” estados emocionales (por este error conceptual es que ha sido llamado equivocadamente INTELIGENCIA EMOCIONAL) sino que penetra la subjetividad del otro.[14] Es decir, dicho modulo permite dar cuenta –además de las emociones- de los sentimientos, las actitudes, los valores y los principios que movilizan al otro.
Pero para conocer un poco más de la forma como actúa este modulo interpersonal, veamos a continuación una descripción más detallada:

1.
                 
Afectividad Interpersonal[15]

La afectividad interpersonal tiene por tarea comprehender a otros. Su expresión superior la constituye el talento interpersonal. Componen el modulo interpersonal: la unidad cognitiva (conocimiento interpersonal), la unidad afectiva (aprecio interpersonal) y la unidad ejecutiva (destrezas interpersonales)

1.1        Conocimiento Interpersonal
[16]

Es construir una teoría del otro con base en la proposicionalización de sus afectos, sus creencias y sus roles. Teoría del otro con enorme beneficio práctico para quien la fabrica. Le permite explicar sus acciones y predecir como se comportará –el otro- en circunstancias futuras.
¿De dónde obtienen conocimiento interpersonal los seres humanos? Según la Psicología Afectiva las fuentes privilegiadas de dicho conocimiento las crean tres operaciones psicológicas interpersonales:
1.                  Escuchar
2.                  Observar
3.                  Deducir

Escuchar a la persona que dice de sí misma o preguntarle a otras personas cercanas.
Observarla en varias situaciones y contextos e inferir sus afectos (qué quiere), sus creencias (qué cree) y sus roles (qué hace).
En tercer término, con esos conocimientos deducir comportamientos de la persona que ratifiquen o invaliden mis conocimientos extraídos. Escuchar, observar y deducir conductas.
[17]

1.2        Valorar a otro
[18]
Después de elaborar una teoría del otro, el conocimiento debe atravesar la unidad afectiva interpersonal para que ella dictamine su veredicto, lo someta a sus preferencias y actitudes personales. Esta operación informa si cada característica descubierta en el otro conviene o perjudica. El conocimiento interpersonal sirve para decidir qué hacer. Si conviene mantener a alguien como compañero, o llevarlo a la categoría de amigo o a la categoría de amante, o socio, o novio o esposo.

O si por el contrario, la amistad, el noviazgo, el matrimonio con esa persona no tiene caso; circunstancia cuando es mejor concluir la relación, antes de que en adelante cause mayores sacrificios.
Es menester subjetivizar cada conocimiento, valorarlo: aplicarle la operación afectiva valorar, que precisamente fabrica juicios de valor sobre cada característica del otro. El resultado me muestra sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

Además, el resultado ocurre de cara a mi propia escala de valores y preferencias interpersonales, no a una cualquier escala, sino a la mía propia. En esencia, dicha valoración me indicará si debo invertir más, invertir menos, cancelar el nexo o esperar a ver como evoluciona la relación. Una gran ventaja. Conocer a otros me permite elegir los mejores amigos, socios, novias, amantes, esposa y evitar dolorosos sufrimientos.

1.3       Destrezas Interpersonales
[19]
La operación afectiva optar no cierra el proceso, genera la motivación actuar, muchas veces por la ruta de la comunicación interpersonal. Pero, cómo comunicarle algo al otro, dudas, incertidumbres, anhelos, o deseos causa su previsible reacción, positiva como negativa; conviene planear bien QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO hacerlo.
Planeación y ejecución que el lenguaje coloquial sintetiza en ser diestro interpersonalmente. De eso se trata, de dominar la pragmática comunicativa interpersonal cuyo mejor indicador es la
asertividad –ser asertivo-.
Es asertivo quien integra el qué, el cómo y el cuándo de modo FUNCIONAL.
La asertividad define el súmmum de la competencia interpersonal, debemos enseñársela temprano a nuestros hijos y aprehendices, les resultará vital, ni más ni menos que para ser felices.

Psicología Afectiva subdivide la destreza interpersonal en cuatro competencias:
1.3.1          querer-saber- iniciar vínculos
1.3.2          querer-saber- profundizarlos
1.3.3          querer-saber- desconflictualizarlos
1.3.4          querer-saber- concluirlos

Note que a cualquier competencia le precede la expresión querer-saber la razón es que además del hacer mismo (expresividad) requiere una actitud favorable (afectividad) y a la vez contar con conocimiento (cognición) sobre los estándares que cada subcultura, grupo o persona acepta en tal condición.
Colosal paquete de enseñanzas interpersonales –la asertividad- que antiguamente le enseñaban con paciencia y generosidad todos los parientes al niño hasta hacerlo un hombre o mujer. Hoy nadie lo enseña, ocupados los colegios por las matemáticas, la física, la química, las ciencias sociales, los idiomas y la gramática; y los padres y madres dedicados a suplir la existencia material de su crio. Nadie asume tamaña tarea.

2.
Afectividad Intrapersonal[20]

La afectividad Intrapersonal moviliza los mecanismos de autocomprehensión. Es condición esencial de felicidad el talento Intrapersonal que orienta la propia existencia. La psicología afectiva tiene como argumentales que las personas felices se Autoconocen, se Autovaloran y se Autoadministran (dirigen su vida)

2.1        Autoconocimiento
[21]
Con dificultad enorme se conoce a otra persona. ¿Qué podría decirse entonces de conocerse a sí mismo? ¿Cómo opera el autoconocimiento? Muy distinto a como maniobra el conocimiento de los objetos exteriores y comunes, descifra los afectos, las creencias y los roles de una subjetividad, ¡la suya propia!
De acuerdo con la Psicología Afectiva, al descifrar los afectos, creencias y los roles la autoconciencia posee tres operaciones privilegiadas:

1.
                 
Escuchar a otros hablar acerca de él. Esta operación aprovecha el conocimiento de personas próximas quienes lo tratan de tiempo atrás (hermanos, amigos, amigas, padres, novia), quienes mediante las mismas operaciones pero interpersonales, logran una imagen fiel y fina suya, una Teoría.
2.                  Inducir conocimiento Intrapersonal. En este caso el Sí mismo observa al YO y generaliza acerca de sus formas regulares de actuar. Observa al observador.
3.                  Deducir conocimiento Intrapersonal. El Sí mismo toma de su extensa teoría personal cualquier conocimiento y deriva hipótesis. Este conocimiento puede contrastarlo contra lo que otros saben o contra las acciones reales del Yo. Autoconocerse significa autoproposicionalizarse o crear proposiciones sobre sí mismo. ¿Qué son los propios estados internos a los que alude Goleman en su libro best seller La inteligencia emocional?

En Psicología Afectiva, los estados internos son las creencias, los afectos y los roles de cada quien, los cuales configuran su Ser. Superan las emociones y los afectos e incluyen las creencias y los roles que desempeña. Descubrir –proposicionalizar o conceptuar- los afectos, creencias y roles propios resulta ser la tarea esencial del autoconocimiento o de la autoconciencia.

En síntesis ¿Qué conoce el autoconocimiento?:

§                    
Mis roles
§                     Mis afectos
§                     Mis creencias

2.2 Autovaloración
[22]
Tanto la buena como la mala autoestima atañe al desempeño de alguien; resulta de sus actuaciones, más que de los elogios que recibe y las palmaditas en el hombro. He aquí el problema. El dispositivo autoestima promedia los DESEMPEÑOS más que los halagos recibidos. La autovaloración es un proceso con tres características:
1.                  Promediador
2.                  Basada en desempeños reales
3.                  Siempre inconclusa Autovalorarse resulta un proceso afectivo complejo, extenso, siempre inconcluso. Proceso afectivo que compara contra un parámetro (los otros) el propio desempeño real y juzga su valor. Complejo, pues valora actuaciones propias. Extenso, pues abarca todas las acciones de la persona. Inconcluso, pues cada nueva circunstancia lo hace funcionar, ya que la existencia humana es devenir y cambio.

2.3       Autoadministración
[23]
La Autoadministración agrupa a los dispositivos que intervienen sobre el YO mientras se gestionan afectos, creencias y comportamientos: los tres “recursos” con los que los humanos viven su vida. Además funciona proactivamente. No solo inhibe acciones, o sentimientos, o creencias indeseables, sino que sobre todo conduce la propia vida hacia los destinos que el Sí mismo se traza, la dirige dotándola de sentido, de dirección.
La Autoadministración encausa al Yo en alguna dirección, la que elige el Si mismo, logra dominar al caballo, en lugar de que el caballo lo domine a él.La Autoadministración es ejecutiva, práctica, operativa. Atañe al saber hacer, al saber práctico para dirigir y administrar nuestro caballo.La Autoadministración tiene tres funciones:

1.
                 
La función organizativa
2.                  La función ejecutiva
3.                  La función de monitoreo

La Autoadministración
se vale de la operación afectiva motivar, la cual canaliza las energías psicológicas. Esta operación tiene dos sentidos: proactiva e inhibitoria. En el primer caso operan a su vez la automotivación o el estado de flujo.
Además de lo anterior, la Psicología Afectiva sostiene como tesis central la idea de que a una subjetividad la arman creencias, afectos y roles. Creencias relativas al mundo, la sociedad y los seres humanos incluido él mismo; sentimientos dirigidos al mundo, la sociedad y él mismo; y además de un conjunto de desempeños o roles sociales.[24]

La Psicología Afectiva denomina como instrumentos afectivos a las emociones, sentimientos, actitudes, valores y principios. Plantea que los seres humanos actúan bajo el influjo o guía de algunos de estos instrumentos. Desde el más elemental (emociones) hasta el más desarrollado (principios).

De acuerdo con la Psicología Afectiva, el desarrollo personal, afectivo y profesional, reside en el desarrollo psicológico Intrapersonal, Interpersonal y Sociogrupal.
[25]
En fin, la re-evolución afectiva, en gestación, explicará los fines que rigen a cada ser humano, y por ende hará sugestivas propuestas respecto a cómo educar hombres y mujeres plenos afectivamente: apasionados, alegres y amorosos.[26]
Dicha re-evolución será liderada por la Psicología Afectiva, y respaldada por los hallazgos teóricos de la Psicologia Evolutiva, la Salud Mental Positiva (Psicologia Positiva y Psicologia de la Felicidad) la Teoría de la Mente y la Teoría de la Afectividad Humana. 


[1] De Zubiria Samper, Miguel “ABC de Pedagogía Conceptual: las teorías de pedagogía conceptual” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá, 2008 [2] Ibid[3] Ibid[4] Ibid[5] Ibid[6] Ibid[7]
De Zubiria Samper, Miguel “Psicología del talento y la creatividad: como explorar, identificar y desarrollar el talento de TODOS los niños y jóvenes” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2006
[8] Ibid.[9] Ibid[10]
Miguel De Zubiria Samper “La afectividad humana: sus remotos orígenes, sus instrumentos y operaciones, cómo medirla con escalas y afectogramas” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2007
[11] Ibid.[12] Ibid[13] Ibid[14] Ibid[15] Ibid[16] Ibid[17] Ibid[18] Ibid[19] Ibid[20] Ibid[21] Ibid[22] Ibid[23] Ibid[24] Ibid[25] Ibid[26] Ibid 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *