Representante Legal. importancia y funciones. Misiones

EL REPRESENTANTE LEGAL: IMPORTANCIA Y FUNCIONES

Este Documento constituye una herramienta de trabajo para la discusión de los distintos sectores, actores, organismos involucrados en vistas a generar nuevas propuestas, dispositivos y estrategias de intervención. Su finalidad es fortalecer la calidad y pertinencia del rol y función de los representantes legales como actores imprescindibles dentro del sistema de educación pública, de manera tal que permita garantizar el buen funcionamiento y gestión de las organizaciones que componen el sistema educativo.

Antecedentes

Múltiples aportes y antecedentes subyacen en este documento. Entre ellos la mencionada Ley VI Nº 46 (antes Ley Nº 2987) sobre el “Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones”; las experiencias de instituciones con mucha trayectoria en nuestra Provincia, que han sido bien valoradas por los propietarios y representantes legales y por los funcionarios del estado. Las iniciativas autogestionadas; las numerosas experiencias internacionales y la discusión proveniente del ámbito académico. Todas estas contribuciones abrieron un camino para la paulatina consolidación de un campo específico dedicado al rol y función del Representante Legal en las Instituciones de Gestión Privada. También se retoman las reflexiones y conclusiones de diagnósticos previos realizados por este Organismo de control y supervisión.

A pesar de los importantes esfuerzos realizados en los últimos años y de la renovación que se observa en la forma de gestión a través de los dispositivos de formación implementados, desde este organismo vemos necesario señalar la necesidad de profundizar estas acciones, principalmente en este momento de transformación que se está viviendo dentro de las instituciones a partir de la aplicación de los nuevos marcos normativos derivados de la Ley de Educación Nacional. En consecuencia, parece necesario:

Revisar modelos y dispositivos de gestión de las organizaciones educativas, avanzando hacia concepciones más integrales.

Proponer alternativas para el desarrollo del rol y función de los RRLL, teniendo en cuenta experiencias que han dado buenos resultados.

Establecer con claridad la complejidad de los elementos que son puestos en juego en las políticas institucionales, revisando las expectativas depositadas en el marco normativo respecto a las funciones de los RRLL, sus alcances y limitaciones sin renunciar a la intervención y al cambio.

Introducción

En estos últimos años hemos venido trabajando intensamente en los cursos de formación de los Representantes Legales, cuyo ámbito nos permitió intercambiar conocimientos, fortalecer los vínculos inter-institucionales y desarrollar conceptos comunes para la gestión institucional. Con este grado de avance asumimos el desafío de convocar para la elaboración de un documento provincial que, además de incorporar aquellos aspectos que ya están incorporados a la normativa actual, nos permita analizar otros aspectos comunes que son significativos para el cumplimiento del rol y función de RRLL, expresados en forma de recomendaciones, que nos permita expresar algunos indicadores para un mejor desempeño de aquellos que cumplan dichas funciones en nuestra Provincia.

La idea principal es organizar un encuentro, a realizarse el 12 de noviembre de 2010, con la presencia tanto de funcionarios del Servicio Provincial de Enseñanza Privada como los propietarios y representantes legales de todos los institutos de educación pública de gestión privada de Misiones. En esa instancia se debatirá un documento, que luego será emitido por el organismo de control estatal, en el cual se insertarán recomendaciones para un adecuado desempeño de tan trascendente función.

Objetivo general

Elaboración de un documento de recomendaciones que oficien de marco de referencia para un mejor y más eficiente desempeño de los Representantes Legales en las organizaciones educativas de Educación Publica de Gestión Privada de la Provincia de Misiones.

Objetivo especifico

Proponer criterios que orienten las líneas de acción y las actividades que desarrollan los Representantes Legales en el cumplimiento de sus funciones.

Marco legal vigente

La figura del “representante legal” —consagrada en la Ley 13.047 y de allí tomada por algunas jurisdicciones provinciales en la regulación de los institutos privados, como es el caso de la Ley VI Nº 46 (antes Ley Nº 2987)adquiere una dimensión propia en el sistema educativo de gestión privada, entendiéndose por tal a la persona física que, por designación del propietario, ejerce la representación del establecimiento ante el organismo de control estatal del sistema educativo (SPEPM) en el que aquél se encuentra adscripto y ante sus dependientes.

A los fines de la representación que ejercen quienes actúan en nombre de la entidad educativa, debe tenerse presente lo dispuesto en el artículo 35 del Código Civil, que prescribe: “Las personas jurídicas pueden, para los fines de su institución, adquirir los derechos que este Código establece, y ejercer los actos que no le sean prohibidos, por el ministerio de los representantes que sus leyes les hubiesen constituido”.

A su vez, el art. 36 de dicha norma de fondo dispone que “se reputan actos de las personas jurídicas los de sus representantes legales, siempre que no excedan los límites de su ministerio…”. Velez Sársfield en la nota al artículo 35, aclara que “la persona jurídica, puede sólo por medio de sus representantes, adquirir derechos y ejercer actos, y no por medio de los individuos que forman la corporación, aunque fuese la totalidad del número”.

Si bien, en ocasiones, el representante legal de un establecimiento educativo no actúa en función de un mandato específicamente otorgado a tal efecto, su sola condición de tal hace que sus actos en relación con la autoridad de aplicación o los docentes dependientes sean reputados como válidos y producidos por la entidad representada.

En este sentido debe tenerse en cuenta que el artículo 36, LCT, dispone que “a los fines de la celebración del contrato de trabajo, se reputarán actos de las personas jurídicas los de sus representantes legales o de quienes, sin serlo, aparezcan como facultados para ello”.

También resulta de aplicación en este aspecto el artículo 1874 del aludido Código de fondo, que postula que “el mandato tácito resulta no sólo de los hechos Positivos del mandante, sino también su inacción o silencio, o no impidiendo, pudiendo hacerlo, citando sabe que alguien está haciendo algo en su nombre”.

De la condición misma de mero mandatario del representante legal, se derivan algunas consecuencias, tales como que no corresponde dirigir a su nombre las comunicaciones referidas a la relación laboral, tales como cartas documento o telegramas, denuncias administrativas o demandas judiciales, ya que se trata de un mero representante, siendo siempre el destinatario de tales comunicaciones la empresa o persona física propietaria de la institución educativa.

Condiciones especiales

Con relación a las cuestiones específicas del representante legal, debe tenerse presente que “el mismo es responsable del funcionamiento integral de la comunidad educativa. Es quien asume el ideario institucional; anima su vivencia en todos los roles, creando un clima de diálogo; se inserta en su realidad local, organiza la tarea creando estructuras y, finalmente, se evalúa y luego evalúa toda la acción. En definitiva, resguarda la libertad de enseñanza, que comprende creación, ideario y organización”.

Asimismo, respecto de las cualidades que debe reunir el representante legal, se señala que “debe tener condiciones esenciales de comunicación y relación humana; nivel cultural educativo, cabal conocimiento de los roles y mecanismos internos de una institución escolar, para designar con acierto a sus agentes y brindarle el apoyo que necesitare”.

También se indica que “deben tener conocimientos para el planeamiento institucional, de la legislación específica y de las instancias administrativas que exige el funcionamiento escolar”.

Coincidiendo con estas expresiones, es fundamental que los representantes legales de las instituciones de gestión privada de Misiones asuman plenamente sus roles y funciones, sustentadas en acabado conocimiento jurídico, administrativos y aspectos vinculados a la formación educativa, ya que de ello depende la suerte de la organización escolar, la comunidad educativa y sus agentes.

El Representante Legal en Misiones

En la normativa provincial se hace expresa referencia al representante legal de los institutos de educación pública de gestión privada. Se indican que deberán gozar de buen concepto a la vez que deberáninscribirse en el Servicio Provincial de Enseñanza Privada (SPEPM).

En el Decreto 397 se define al representante legal como “la persona de existencia visible que ejerce la representación de la entidad propietaria ante el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones”, remarcándose que “sólo designan representantes legales las entidades pluripersonales mencionadas en los incisos 2) a 5) del artículo 32 de la Ley VI Nº 46 (antes ley 2987)”. Esto implica que “la persona de existencia visible” no podrá designar representante legal y deberá actuar por sí, marcando claramente la disposición de quien siendo titular de una organización escolar debe actuar en el medio donde la misma se encuentra, ya que deben “fijar domicilio en el territorio de la Provincia”, aunque esto no significa que para actos específicos pueda otorgar poderes especiales.

Artículo 33 (Ley VI Nº 46 (antes ley 2987)) – Los propietarios y apoderados deberán gozar de buen concepto y solvencia suficiente para garantizar el funcionamiento del establecimiento por un período no menor de tres (3) años, lo que será verificado en forma y modo que establezca la reglamentación.

Artículo 35 (Ley VI Nº 46 (antes ley 2987)) – Los propietarios, en sus relaciones con el Estado a los fines de la presente ley, podrán actuar por sí o por apoderados, con mandato registrado en el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones y deberán fijar domicilio en el territorio de la provincia a los efectos legales.

Artículo 36 (Ley VI Nº 46 (antes ley 2987)) –Los propietarios, los representantes legales y los apoderados deberán inscribirse en el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones.

Artículo 37 (Ley VI Nº 46 (antes ley 2987)) –Los propietarios serán responsables del archivo de documentación oficial y del funcionamiento integral del instituto, sin perjuicio de la responsabilidad que correspondiere al personal directivo, docente y docente auxiliar.

Artículo 38 (Ley VI Nº 46 (antes ley 2987)) –Las obligaciones contraídas por lo propietarios con su personal o terceros, no responsabilizan ni obligan de modo alguno al Estado provincial.

Decreto 397/93 – Anexo I: G – Del representante legal

Artículo 27 –Los propietarios a que hacen mención el Artículo 32 inc. 1) de la L 2987 pueden actuar por sí mismo y no tienen obligación de designar representante legal; pero, si por motivos de distancia, trabajo o cualquier otra razón valedera no pudiendo realizar personalmente las tareas propias de su condición de propietarios, pueden designar a un apoderado para actuar ante el organismo oficial.

Artículo 28 –Se llama representante legal a la persona de existencia visible que ejerce la representación de la entidad propietaria ante el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones (S.P.E.P.M.). Sólo designan representantes legales las entidades pluripersonales mencionadas en los incisos 2) a 5) del Artículo 32 de la Ley VI Nº 46 (antes ley 2987). Los representantes legales, por razones fundadas, pueden designar un apoderado ante el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones.

Artículo 29 -La designación de los apoderados de los propietarios impersonales y la de los apoderados de los representantes legales, en los casos especiales que se autorice debe acreditarse por los siguientes documentos, escritura de poder otorgado ante escribano público; o carta poder con firma autenticada por autoridad judicial o por escribano público.

Artículo 30 -Los propietarios que no tengan residencia en el lugar de asiento del establecimiento deberán designar allí un apoderado.

Artículo 31 -El apoderado legal o representante legal puede ser rector del Instituto, pero no puede integrar los cuadros docentes de menor nivel.

Artículo 32 –El representante legal y el apoderado son responsables ante el Servicio Provincial de la Enseñanza Privada (S.P.E.P.M.) del funcionamiento integral del Instituto y de archivo de la documentación oficial.

Artículo 33 –Son responsabilidades y atribuciones de un apoderado o representante legal, las siguientes:

33.1. Tener muy en cuenta la autonomía de gestión, propia de cada uno de los roles institucionales, respetando la responsabilidad que corresponde al personal directivo y docente, sin que ello le impida hacer uso de sus facultades de empleador y responsable máximo de los objetivos del establecimiento.

33.2. Tener cabal conocimiento de los roles y mecanismos internos de una institución escolar, para designar con acierto a sus agentes y brindarles el apoyo que necesitaren.

33.3. Conocer la legalización e instancias administrativas que exige el funcionamiento escolar.

33.4. Poseer condiciones esenciales de comunicación y relación humana, para motivar, orientar, integrar e integrarse en la comunidad educativa.

33.5. Cumplir los trámites reglamentarios para registrar su designación ante el S.P.E.P.M.

33.6. Designar al personal directivo, docente y docente auxiliar.

33.7. Solicitar la incorporación y/o reconocimiento de secciones, cursos y divisiones ante el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones.

33.8. Ordenar la administración y correspondiente documentación técnico-contable del Instituto, asumiendo plenamente su responsabilidad en el manejo y rendiciones, tanto de los aportes por subvención del Estado como del total de los otros ingresos.

33.9. Cumplir el otorgamiento de las debidas licencias conforme al régimen de justicia laboral.

33.10. Cumplir con el pago de los haberes mensuales al personal del Instituto y con el control y firma de las planillas de liquidación.

33.11. Controlar a través de las autoridades escolares de las tareas de todos los que tienen compromiso laboral con el Instituto.

33.12. Mantener todo tipo de reuniones que estime necesarias con el personal, salvo las que tuvieron por objeto el tratamiento de cuestiones pedagógicas.

33.13. Carecer de antecedentes penales.

Artículo 34 –En el caso de que el Instituto se cancelará por cualquiera de los motivos que señala el artículo 29 de la Ley VI Nº 46 (antes ley 2987) es responsabilidad del responsable legal o apoderado hacer entrega de toda la documentación de carácter permanente que integra el archivo oficial.

PROPÓSITOS

El propósito de fortalecer el trabajo del RRLL para que sus decisiones ganen en autonomía y responsabilidad.

Se trata de recuperar el conocimiento construido en la práctica, las experiencias y necesidades institucionales implicadas; construir un saber que parta de las condiciones institucionales de la organización escolar específica y de los problemas detectados en la práctica trascendiéndolos.

Los saberes de los RRLL se articulan con el saber experto interdisciplinar (Derecho, Administración de Empresas, Ciencias Contables, Ciencias de la Educación etc.)

Diferentes modelos de gestión que nos permiten analizar cómo se definen y organizan los siguientes elementos:

el vínculo que se establece entre RRLL y Directivos que puede ser más o menos horizontal;

la legitimidad / autoridad del RRLL, puede provenir de una autoridad exterior, de su saber experto o bien ser construida en la interacción con los equipos docentes, a partir de su capacidad para enriquecer la mirada sobre los problemas institucionales

la coherencia del modelo de gestión con una determinada estrategia de cambio

la participación en la toma de decisiones institucionales, implicancias pedagógicas y financieras

procesos de fortalecimiento, planificación y autoevaluación para el mejoramiento institucional

mejoramiento de las estrategias institucionales que posibiliten el ingreso, permanencia y egreso de los estudiantes.

Impulsar procesos de monitoreo y seguimiento de la gestión institucional

Uso de nuevas tecnologías para la gestión institucional

Fortalecimiento del trabajo en red con otras organizaciones sociales.

RECOMENDACIONES

En este documento, que se basa en diversos artículos y publicaciones, se busca expresar una serie de recomendaciones y orientaciones sobre un particular miembro de la comunidad educativa que ocupa un lugar exigente, complejo y de gran responsabilidad administrativa, legal y pedagógica como es el representante legal, que debe responder a los desafíos del presente.

Recomendación 1.-

El Representante Legal es la autoridad que asume la representación de la Institución Educativa ante los Organismos estatales, personal del establecimiento, alumnos y familias, actuando en nombre de la entidad propietaria del servicio educativo, bajo su mandato y conforme a éste, y haciéndose responsable del funcionamiento integral del mismo teniendo en cuenta su Ideario y sus Objetivos. Por esta causa se recomienda que el representante legal sea una persona diferente a los directivos, es decir, que no asuma – salvo circunstancias muy especiales y por muy poco tiempo – la función de directivo, ya que sus visiones son diferentes, pues el primero debe tener una mirada estratégica en tanto que el rector posee una posición operativa. Esto sin olvidar las pautas legales que imponen que los directivos deben tener título docente.

Recomendación 2.-

La función del Representante legal de una escuela o colegio está regida por la normativa del Código Civil Argentino, además de otras normas ya señaladas. Por esta causa el mandato del Representante Legal será registrado, con las formalidades del caso, ante las autoridades provinciales que correspondan y ante los organismos pertinentes pertenecientes a la entidad propietaria. Ante esta realidad se recomienda que el representante tenga conocimientos de derecho, administración y contabilidad, siendo en lo posible designado un profesional de esas áreas.

Recomendación 3.-

La función de la Representación Legal en las instituciones educativas, por cuya razón las normas de dichas organizaciones también deben ser conocidas, respetadas y cumplidas por el Representante legal, tanto más debido a la recepción de aquéllas en el sistema jurídico argentino. Por esa razón es fundamental que el designado conozca perfectamente el funcionamiento y el ordenamiento interno de la institución, para regir los bienes destinados a la consecución de sus fines. Dicha Representación legal debe ejercerse en el marco antedicho y también conforme al Ideario del Colegio o Escuela dependiente de la entidad propietaria.

Recomendación 4.-

Cada comunidad educativa incluirá en el proceso de elaboración de su proyecto institucional, la adaptación de las propuestas a su realidad sociocultural, en el marco del respeto de su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros. Es función del Representante legal respetar y hacer respetar el Ideario y el Proyecto Educativo Institucional, por cuya razón es importante que el mismo asuma la plena participación en los encuentros donde se analicen esas cuestiones.

Al respecto es importante recordar que el ideario es el conjunto de principios que deben orientar el quehacer educativo, a la hora de elaborar proyectos, establecer prioridades, fijar metas y deducir los medios necesarios. Por lo mismo, contiene una determinada visión del hombre, del mundo, de la educación, que será el marco de referencia institucional.

Por esa causa el Representante legal trabajará denodadamente para que toda la comunidad educativa tenga una adhesión no meramente funcional, de empleado- empleador; maestro – alumno; padres – colegio, sino una real adhesión a la Institución, manteniendo reuniones semanales con directivos y docentes, como asimismo fijar un programa de encuentros con los padres de los alumnos.

Recomendación 5.-

El ejercicio de la Representación Legal exige conocimiento y aceptación de las leyes en vigencia que son aplicables al desarrollo institucional, como también un nivel cultural que facilite el diálogo académico en la Institución. También debe  tener un cabal conocimiento de la dinámica interna del servicio educativo que le permita designar con acierto a sus agentes y acompañarlos en sus tareas. Condiciones personales para integrar e integrarse en la comunidad educativa y una constante disposición al diálogo. Conocimiento de la legislación que atañe a la actividad y de los instrumentos legales y administrativos relacionados con el funcionamiento de la institución. Por esa causa se recomienda una activa participación en el proceso de selección de personal y un adecuado seguimiento de la labor institucional, siempre diferenciando la mirada estratégica que debe aplicar respecto de la operativa que corresponde a los directivos y docentes.

Recomendación 6.-

Es recomendable la designación de un Representante Legal para no más de dos servicios educativos excepto que se trate de un complejo educativo que atienda más de dos niveles de enseñanza o que causas de fuerza mayor así lo requieran. Se estima adecuado, siempre respetando la cultura organizacional, que sean designados por el término de tres años, pero de no mediar revocación explícita del mandato podrán continuar en el ejercicio de sus funciones durante tres años más. Obviamente en cualquier momento, su mandato podrá ser revocado conforme a las normas del Código Civil.

Se recomienda que los Representantes Legales perciban una retribución por su trabajo efectivo. Esa retribución será fijada teniendo en cuenta la dedicación del mandatario y las posibilidades económicas de la Institución.

Recomendación 7.-

El representante legal es el administrador de los bienes de la institución, y de ninguna manera a sí mismo como dueño o propietario. Al respecto es dable tener presente que  el mismo tiene capacidades de administración «ordinaria» y no de administración extraordinaria. Por consiguiente, puede realizar válidamente los actos de administración ordinaria: mientras que para los actos de administración extraordinaria ha de pedir autorización escrita de la entidad propietaria. El Representante legal, en principio y considerando el poder otorgado por el propietario, posee la capacidad de incoar un litigio en nombre de la persona jurídica que representa, contestando a la demanda en el fuero civil, siempre con el patrocinio letrado correspondiente.

En cuanto a las otras funciones del Representante legal como administrador, los mismos están obligados a cumplir su función con diligencia, vigilando que los bienes encomendados a su cuidado no perezcan en modo alguno ni sufran daño, suscribiendo a tal fin, si fuese necesario, contratos de seguro; cuidando que la propiedad de los bienes institucionales se asegure por los modos civilmente válidos; observando las normas civiles, las impuestas por el fundador o donante o por la legítima autoridad, y cuidar sobre todo de que no sobrevenga daño para la organización por inobservancia de las leyes vigentes, por cuya razón se recomienda que deberán tener entre sus asesores profesionales de las ciencias económicas, administrativas y jurídicas.

Dentro de estos lineamientos, los representantes legales deben – siguiendo las pautas fijadas por las normas vigentes – “cobrar diligente y oportunamente las rentas y producto de los bienes, conservar de modo seguro los ya cobrados y emplearlos según el deseo del propietario o las normas legítimas; pagar puntualmente el interés debido por préstamo o hipoteca, y cuidar de que el capital prestado se devuelva a su tiempo; aplicar a los fines de la persona jurídica del dinero que sobre del pago de los gastos y que pueda ser invertido productivamente; llevar con diligencia los libros de entradas y salidas; hacer cuentas de la administración al final de cada año; ordenar debidamente y guardar en un archivo conveniente y apto los documentos e instrumentos en los que se fundan los derechos del instituto sobre los bienes; y, donde pueda hacerse fácilmente, depositar copias auténticas de los mismos en el archivo de la organización”. Naturalmente la lista no es exhaustiva, pues a estas funciones se deberán añadir todas aquellas que se deriven de la administración ordinaria.

Recomendación 8.-

También se ha de considerar función del Representante legal como administrador la petición de la autorización de la entidad propietaria para realizar los actos de administración extraordinaria que sean necesarios para el cumplimiento de los fines de la persona jurídica, contando con el correspondiente asesoramiento profesional. Es decir, será obligación suya el poner los medios adecuados para el cumplimiento de los fines de la persona jurídica, aunque él no esté autorizado por el derecho; aunque en estos casos, su obligación se concreta en la petición de la preceptiva autorización, pues no actuaría con la diligencia de “un padre de familia” si permite que se perjudique el patrimonio de la persona jurídica por su negligencia a la hora de pedir esta autorización.

Recomendación 9.-

El Representante legal debe hacer confeccionar un presupuesto anual, ya que las pautas de una adecuada administración establecen que los responsables hagan cada año presupuesto de las entradas y salidas, presentando a la entidad propietaria, siempre en el marco de las pautas vigentes, incluyendo asimismo la rendición anual de cuentas, recomendándose además que el estado de las cuentas bancarias ha de ser presentado trimestralmente.

Recomendación 10.-

El Representante legal solicitará, en acuerdo con los directivos, el reconocimiento de la Institución y de los cursos y/o secciones que se creen, recomendándose la previa conformidad de la entidad propietaria. Del mismo modo procederá en el caso de cierre de cursos y/o secciones o del establecimiento. En consecuencia se recomienda un análisis pormenorizado de la marcha de la institución en reuniones conjuntas periódicas con los directivos de todas las áreas de la organización.

Recomendación 11.-

El Representante legal nombrará al personal directivo y administrativo previa conformidad dada por la entidad propietaria, en especial directivos competentes en materia de educación. Asimismo, designará al personal docente, auxiliar administrativo y de maestranza previa consulta con los directivos o los superiores del área según corresponda. Se recomienda en este caso contar con profesionales que realizan una adecuada selección de personal (en anexo se incorpora un documento relacionado con este tema, que puede ser de ayuda para los representantes legales en esta labor)

Respecto de la responsabilidad laboral, el Representante legal debe efectuar consultas con el asesor jurídico y solicitar los permisos debidos ante la posibilidad de un despido o la existencia de juicios. Pondrá especial cuidado en la selección del personal a designar, debiendo éste último identificarse con el Ideario de la Institución a la que se incorporará.

El Representante legal evitará actuar con arbitraria discrecionalidad en los casos de remoción del personal. Consultará a la entidad propietaria y a los directivos del nivel cuando se tratare de personal docente. Hará observar el cumplimiento de las obligaciones laborales propias de cada cargo. De ser necesario aplicará sanciones disciplinarias respetando las pautas legales vigentes.

El Representante legal procurará el cumplimiento del reglamento interno de la Institución. Donde éste no existiere será establecido. Cumplirá con la totalidad de las obligaciones laborales, salariales, previsionales, asistenciales y administrativas del empleador con respecto al personal del establecimiento, conforme a la normativa vigente sobre la materia. Contratará los seguros que correspondan (Responsabilidad Civil, seguro de vida obligatorio, riesgo de trabajo, accidentes de alumnos, etc.) conforme a la normativa civil. Llevará los cuadernos de antecedentes y/o legajos de actuación laboral. Respecto del personal docente realizará esta tarea juntamente con el personal directivo. Emitirá, en los plazos legales establecidos, las constancias laborales que le sean requeridas. Fijará las cuotas del servicio educativo de acuerdo a las normas vigentes. Otorgará becas y excepciones que contemplen  situaciones particulares de alumnos. Cuidará los bienes afectados a la obra.

Recomendación 12.-

El representante legal mantendrá el edificio y su equipamiento en las mejores condiciones posibles para su uso y funcionamiento. Proveerá el material requerido para el normal desenvolvimiento de las actividades. Ordenará personalmente y/o con auxiliares la administración y la correspondiente documentación técnico – contable de la Institución. Rendirá cuenta de los aportes estatales recibidos de SPEPM. Asimismo cumplirá con los correspondientes a I.P.S, A.F.I.P y demás organismos estatales, siempre en tiempo y forma. Si correspondiere, abonará los diversos impuestos, tasas y contribuciones que afecten a la institución y cumplirá las disposiciones administrativas emanadas de las autoridades civiles, contando para ello con asesoramiento profesional.

Ordenará personalmente y/o con auxiliares, la administración y la correspondiente documentación técnico–contable del Colegio, asumiendo la responsabilidad del manejo y rendición de la misma.

Recomendación 13.-

El representante legal, acompañado de su cuerpo de asesores, mantendrá actualizado el archivo de toda la documentación de la Institución educativa. Mantendrá el edificio y mobiliario en las mejores condiciones posibles para su funcionamiento y proveerá el material requerido para el normal desenvolvimiento de las actividades escolares. Para concretar obras o proyectos de infraestructura, ampliación o reformas en el edificio de la escuela, informará de lo necesario a la entidad propietaria en término y forma, debiendo contar con la correspondiente autorización por escrito en caso de superar el monto que ésta fija a través de su Administración. Idéntico proceder deberá regir para concretar operaciones de créditos o cualquier acción que pudiere comprometer recursos del propietario

Recomendación 14.-

El Representante legal, al hacerse cargo de sus funciones efectuará un inventario que deberá actualizar anualmente y al dejar sus funciones, y elevará copia del mismo a la entidad propietaria. Tomará conocimiento y asumirá las directivas emanadas de los organismos de supervisión estatal. Otorgará licencias según las reglamentaciones vigentes, consultando con los directivos, los casos que incumban al personal docente. Promoverá la presencia de las familias de los alumnos instrumentando los canales de participación en la estructura de la Institución. Mantendrá fluidas relaciones con docenes, directivos, alumnos y familias. Asimismo, evaluará el desarrollo de toda la actividad del servicio educativo.

GUÍA PARA SELECCIONAR AL PERSONAL

Selección

El primer paso es la presentación de los currículos incluyendo datos personales, datos familiares y antecedentes profesionales, acompañando copia de todas las certificaciones que acrediten los mismos.

El siguiente paso es escoger al candidato más adecuado. Este proceso es delicado ya que si no se selecciona al candidato conveniente, las repercusiones de contratar a una persona “inadecuada para el puesto” pueden ir desde ineficiencia en el desempeño del trabajo, hasta la rescisión del contrato de trabajo, con todas sus consecuencias.

El concepto de Selección de personal se trata de un proceso, es decir que consta de varios pasos secuenciales que concluyen una vez que se toma la decisión de contratar a una persona.

Pasos para la selección de personal

Los pasos para realizar la selección de personal son los siguientes:

1. Depurar las solicitudes, es decir, sacar aquellas que no reúnen las características requeridas.

2. Evaluar a los candidatos usando las siguientes técnicas:

I) Entrevista personal.

II) Exámenes de habilidades o conocimientos.

III) Evaluación psicotécnica, cuando se requiera.

3. Verificar referencias.

4. Decidir a quién contratar.

Es fundamental al llevar a cabo el proceso de selección de personal considerar los siguientes aspectos:

a) La cultura de la institución (ese es un tema desarrollado de manera excelente en tu trabajo de licenciatura).

b) El tipo de personas que gustaría a la directiva que trabajaran en la organización educativa.

c) La descripción del puesto.

d) El perfil del puesto.

A continuación, se analizaren cada uno de los pasos del proceso de selección.

Primer paso: depurar las solicitudes

En el proceso de reclutamiento, cada candidato llenó una solicitud. El primer paso del proceso de selección es revisar cada una de las solicitudes, analizando los datos de cada candidato.

Escoge las solicitudes que van más acordes con las necesidades institucionales. Los aspectos que deben tomarse en cuenta son:

Distancia entre el domicilio y el lugar de trabajo.

Escolaridad, es decir, la titulación específica para el trabajo. En este sentido no es conveniente contratar a alguien que exceda la calificación, por ejemplo, si tiene un doctorado en educación no es adecuado para ocupar un cargo de maestro de grado.

Experiencia en el área.

Experiencia laboral.

Sueldo que solicita. Aunque el sueldo sea el mismo para todos, al preguntar sobre este tema veremos las aspiraciones personales y el posicionamiento del candidato, es decir, si alguien pretende ganar veinte mil pesos mensuales como docente esta fuera de nivel pero si alguien dice que se conforma con cualquier suma tampoco es aconsejable.

Otro aspecto importante por considerar, y que no es obvio, es la manera como el candidato llenó su solicitud. Se debe observar  si está clara, limpia, ordenada o, por el contrario, si los datos son confusos, si la solicitud está sucia o desordenada. La manera en que una persona llena la solicitud, dice mucho de su personalidad y de la seriedad con la que se conduce.

Deben escogerse las solicitudes de los candidatos que parezcan más viables. Sugerimos elegir como mínimo tres solicitudes y máximo, cinco.

Se debe volver a leer estas solicitudes y concertar una cita con cada uno de los candidatos para que mantenga las entrevistas.

Segundo paso: evaluación de los candidatos

La evaluación de los candidatos se realiza utilizando básicamente tres herramientas que son:

La entrevista.

Los exámenes de habilidades o conocimientos.

La evaluación psicotécnica, cuando es necesaria.

Veamos cada una de estas herramientas. El primer paso en la evaluación de los candidatos es la entrevista.

Entrevista

La entrevista es un aspecto fundamental dentro de tu proceso de selección y prácticamente podríamos asegurar que del resultado de ella depende el 80% de la decisión de la contratación de una persona.

El primer punto para llevar a cabo la entrevista es propiciar un ambiente adecuado para realizarla.

Ambiente para la entrevista de selección

Disposición:

Se debe cuidar que, al realizar la entrevista, se tenga el tiempo suficiente para atender al candidato sin interrupciones, que se esté relajado y con disposición para escuchar al entrevistado.

Lugar de la entrevista:

Se debe buscar un lugar tranquilo, sin ruidos excesivos o personas que continuamente transiten por el lugar, para llevar a cabo la entrevista.

Quien entrevista se debe sentar frente a frente con el candidato para facilitar la comunicación. Esta posición permite observar mejor cómo se conduce el entrevistado.

Organización:

Se debe organizar el tiempo: citar a los candidatos en días y horas precisas, de tal manera que se transmita respeto por el tiempo de la otra persona y por el de la persona que entrevista. Es desilusionante y poco respetuoso hacer esperar a cualquier persona por mucho trabajo que se tenga.

Se debe recordar que se tiene que transmitir a los futuros docentes o empleados la formalidad y profesionalismo de la empresa.

Cómo efectuar la entrevista de selección

Para llevar a cabo la entrevista, es necesario que se tenga siempre presente y claro cuál es el perfil de la persona que se busca para ese puesto.

En este sentido, la entrevista debe ser orientada a conocer y verificar si el candidato cuenta con las habilidades y características suficientes para realizar el trabajo docente que se pretende.

Es recomendable tomar notas acerca de los datos que va proporcionando el candidato, ya que cuando se entrevista a más de dos personas, es común olvidar los datos o confundirse, dada la cantidad de información que se obtiene con la entrevista.

Los aspectos que se debe considerar al efectuar una entrevista de selección son los siguientes:

a) Entrada.

b) Experiencia de trabajo.

c) Desarrollo académico.

d) Área familiar.

e) Área personal.

f) Expectativas laborales.

A continuación, un comentario sobre cada uno de esos aspectos, al realizar la entrevista.

a) Entrada

Desde el saludo se debe llamar al candidato por su nombre y dirigirse a él siempre “de usted”. Pregúntale cómo se enteró del empleo y por qué le interesó.

b) Experiencia de trabajo

En este momento de la entrevista se tiene que investigar sobre la experiencia laboral del candidato. Las preguntas que es conveniente formular son las siguientes:

¿Está usted trabajando actualmente?

Si la respuesta es sí, se debe preguntar, en dónde y si en su trabajo saben que está buscando empleo.

De cada empleo o experiencia de trabajo se debe preguntar:

Cómo ingresó a ese trabajo, en qué fecha, qué puesto o puestos ocupó y/o qué actividades desempeñó y, finalmente, el motivo de salida y la fecha.

Ahora se debe consultar:

Cuál fue el trabajo que más le agradó y por qué.

Cuál fue el trabajo que más le desagradó y por qué.

Con cuál director o directores se sintió trabajando más a gusto y por qué.

Con cuál director o directores se sintió trabajando más a disgusto y por qué.

Se debe preguntar si el candidato prefiere trabajar solo o en grupo y por qué.

La experiencia de trabajo de un candidato permite conocer:

La estabilidad o pertenencia al trabajo.

Las actividades que más le gustan o le son más fáciles.

El nivel de experiencia real que posee, en relación al puesto docente que solicita.

Cómo se relaciona el candidato en el trabajo con sus compañeros, con el director, con las personas externas a la institución, y las posibles dificultades que tenga al interactuar.

c) Desarrollo académico

Es importante que se conozca el nivel de escolaridad que posee el candidato para saber si es congruente con los intereses de la institución y si corresponde al nivel que se requiere en el puesto. Algunas personas estudian algo sin que sea lo que realmente les interesa. Por otra parte, ver si el candidato tiene otros intereses académicos y de qué tipo son. Las preguntas que debes formular son:

Cuál fue el último grado de estudios que cursó.

Por qué no continuó estudiando.

Si existe la inquietud por continuar estudiando y qué ha hecho al respecto.

d) Área familiar

A través de estos puntos, se conocerá cuál es el medio ambiente en donde se desenvuelve el candidato para conocerlo mejor. Se tiene que verificar si su entorno familiar afecta o no a su trabajo, y cómo. Los aspectos que se tiene que preguntar son:

Con quién vive, estado civil, edad, escolaridad, y ocupación de su pareja.

Edad y escolaridad de los hijos.

Quién aporta la mayor parte de los ingresos económicos a la casa y cuánto aporta el candidato.

Si apoya moral o económicamente a alguien que no viva con él y por qué.

e) Área personal

En este punto se trata de conocer los intereses e inquietudes del candidato, así como su estado general de salud.

Debe recordarse que toda la información que se vaya recabando sobre el candidato es para verificar que realmente corresponda a los requerimientos del puesto y de la institución. No se debe incursionar en el chisme. Las preguntas por formular son las siguientes:

Cuáles son sus metas, tanto personales como de trabajo.

Cuáles son sus pasatiempos favoritos y con qué frecuencia los practica.

Cómo es en general su estado de salud, saber si ha padecido alguna enfermedad crónica, u operación.

Hace cuánto que se hizo el último examen médico y cuál fue el resultado.

f) Expectativas laborales

Este es el último punto de la entrevista. Se trata de investigar lo que espera el candidato de la institución educativa y el puesto. Los puntos que se tiene que tocar en este momento de la entrevista son los siguientes:

Cuánto pretende ganar y por qué, sin importar que el sueldo docente esté reglado.

Se debe explicar al docente candidato en qué consistiría su trabajo y se le debe preguntar por qué considera que podría hacerlo.

Se debe presentar alguna situación cotidiana de trabajo que se considere de mediana dificultad y preguntarle cómo la resolvería.

Se trata de verificar que el sueldo que solicita el candidato va de acuerdo con lo que se ofrece, ya que puede ser que la persona solicite más salario, o menos. Esto indica cómo valora el candidato su trabajo.

Una vez que se ha realizado la entrevista, y si el candidato parece adecuado, se le debe explicar que, como parte del procedimiento, tendrá que realizar exámenes de habilidades y/o conocimientos para el puesto que solicita.

Se deben archivar todas las solicitudes, anexándoles los reportes de las entrevistas, porque quizá en un futuro puedan ser de utilidad. Guardando estos datos, se podrá hacer un archivo y consultarlo cuando se necesite algún nuevo candidato.

Se debe tener siempre presente que todas las personas somos útiles para algún tipo de trabajo, lo importante es saber para cuál y descubrirlo.

Exámenes de habilidades o conocimientos

Un examen es una prueba cuyo objetivo es valorar, hasta donde sea posible, de manera objetiva, los conocimientos mínimos requeridos para el puesto.

Este examen debe evaluar los conocimientos o habilidades necesarios para el trabajo, se tenga o no experiencia.

Para elaborar un examen de conocimientos o habilidades, de acuerdo al puesto vacante, es necesario, que se tenga a mano, tanto la descripción del puesto como la requisición.

Una manera de comprobar si el examen preparado es aplicable y si mide lo que tiene que medir, es pedirle a la persona que actualmente ocupe un puesto similar, que lo resuelva y brinde sus comentarios al respecto.

Evaluación psicotécnica

Este es un aspecto que sólo puede realizar un especialista en psicología educativa, ya que proporciona elementos finos acerca de la personalidad del futuro docente y cómo podría repercutir ésta en el desempeño de su trabajo. En otros términos, una licenciada en Educación podría realizarlo o bien un psicólogo.

La recomendación es que se utilice este servicio cuando, por la naturaleza del trabajo, se requiera una evaluación profunda de la personalidad del candidato. Generalmente se contrata este servicio al evaluar personal para mandos intermedios o puestos de gran responsabilidad como un directivo.

Tercer paso: verificar referencias

Es importante verificar las referencias que el candidato proporcionó en su solicitud de empleo. Esto se puede hacer por teléfono. Se recomienda hablar por lo menos con dos directores o personas que lo conozcan.

Cuando se hable con sus directores anteriores, se debe preguntar si lo conocen y cómo fue en términos generales su desempeño en el trabajo docente mientras cuando se desempeñó en esa institución o como es actualmente si aun sigue trabajando; cuál fue la causa de su salida y si lo recomiendan o no para un nuevo trabajo. Se debe preguntar finalmente si desean agregar algo más.

Cuando se llame a personas que lo conocen, se debe preguntar desde cuándo lo conocen, qué tipo de relación llevan y si lo recomiendan como una persona honrada y confiable para el trabajo.

No se debe olvidar dar las gracias a cada persona por la información y ponerse a sus órdenes para cualquier cosa que en un futuro ellos quisieran añadir.

Una sugerencia útil antes de decidir a quién contratar es elaborar un pequeño resumen que incluya los datos más importantes o significativos de cada candidato. Esto permitirá tener mayor claridad y objetividad para elegir al mejor elemento.

Cuarto paso: decidir a quién contratar

Con los datos que se recabaron en la solicitud, con la entrevista, y en la verificación de referencias y complementándolos con los resultados del examen de habilidades o conocimientos, se puede evaluar globalmente a los distintos candidatos y elegir al que se considere más adecuado.

Todos los candidatos tienen pros y contras. Se trata de escoger a la persona que pueda desempeñarse mejor en el puesto docente y en la institución en general.

Por último, cuando se hace una entrevista, se concreta un examen o se lee una solicitud, se debe observar algunos aspectos que pueden resultar importantes en un trabajo y que no son obvios, ni se infieren de los contenidos del proceso de selección. Algunos de estos elementos son la seguridad del candidato, su forma de expresarse, sus actitudes no verbales, su limpieza, etcétera. Estas cuestiones también deben ser anotadas y consideradas al momento de la selección.

Información de interés.

– Regimen de Calificación y Promoción Primaria Res Nº 248/06.

– Secundaira Res 11/06.

 

– Convalidación de estudios culminados en el Exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *