Desarrollo Humano y Estrategias. Varios artículos

DESARROLLO HUMANO Y ESTRATEGIAS

munidad como punto de partida.

Cuando se asume que erradicar la pobreza es tarea de todos, es importante cambiar la visión de la pobreza como carencia que tienen muchos integrantes de la sociedad; reconociéndola como generadora de acción, pues esta ultima visión permite romper el círculo vicioso de la pobreza transformándolo en espirales ascendentes de desarrollo, ello utilizando como punto de partida las potencialidades y activos de la comunidad, reforzadas por un rol facilitador de los gobiernos en asociación concertada con los otros actores del desarrollo.

Bajo esta nueva relación entre las comunidades y el Estado, surge como estrategia fundamental la «Autogestión Comunitaria» entendida como una forma de gestión de abajo hacia arriba, complementando la direccionalidad de desarrollo; para que la comunidad sea el punto de partida es necesario otorgarles poder de decisión en los asuntos que afectan sus vidas transformar su precaria realidad actual hacia una visión de futuro, construida sobre la base de consensos comunitarios, utilizando sus en alianzas estratégicas con otros actores.

Para lograr el desarrollo comunitario, es necesario contar con organizaciones de base comunitaria fortalecidas bajo los principios de democracia, equidad, permanencia, con alternabilidad de los cuadros diligénciales, que tenga acceso a la información para hacer eficiente su gestión, que reconozca la igualdad entre hombres y mujeres y que a través de procesos de capacitación para el desarrollo construya sus capacidades para pasar de actor potencial a ser actor activo en la construcción de las ciudades

La autogestión comunitaria.

El programa de gestión comunitaria reconoce a la autogestión como la estrategia a través del cual el potencial inherente a los seres humanos y obstruido por la inequidad social se orienta hacia el logro de una mejor calidad de vida, de acuerdo a sus propios objetivos, metas y con el apoyo solidario de sus semejantes.

La autogestión comunitaria es la capacidad de la comunidad para organizarse a fin de defender sus intereses de manera efectiva, autónoma y sostenida, logrando así su propio desarrollo. Se ha comprobado que comunidades que desarrollan proyectos a través de procesos autogestionarios avanzan mejor y más rápido en su desarrollo, que aquellas comunidades que son sujeto de intervención sin empleo de esta estrategia.

La autogestión comunitaria como práctica social, es un sistema de planificación alternativo que opera en la propia comunidad, que pone en páactica actividades conjuntas en torno a intereses compartidos. Implica también conocer la realidad, desear un cambio positivo, idear un futuro mejor, definir las acciones necesarias para alcanzar sus objetivos, definir el camino que facilita lo deseado y construir la organización adecuada que haga realidad la meta.

La autogestión comunitaria es un proceso de planificación alternativo, es un instrumento ajustable y flexible, es una herramienta educativa, comunicativa, organizativa y puede transformarse en un instrumento técnico-político en poder de las comunidades, al cambiar o complementar el sentido de la planificación (de arriba hacia abajo en de abajo hacia arriba), planificar diferenciando las necesidades de género, grupos y/o patrones culturales sobre la base del ciclo de resolución de problemas.

A través de la autogestión comunitaria, se reconoce que para lograr el desarrollo humano es importante una correcta utilización de sus activos, sean estos recursos humanos, físicos, naturales y financieros en sinergia con los recursos de actores o instituciones externas a la comunidad: fortaleciendo los esfuerzos individuales de las partes y permitiendo la optimización y adecuado uso de los mismos. La utilización de los activos de la comunidad apoya substantivamente en hacer viables y a acortar los tiempos de los procesos del desarrollo comunitario y como consecuencia lógica, un ordenamiento en la construcción de la ciudad bajo la percepción de ciudades incluyentes.

La descentralización y el fortalecimiento de los gobiernos locales

La cogestión a nivel del gobierno local es la capacidad de la comunidad y las autoridades municipales y otros actores sociales para alcanzar entendimientos prácticos de mutuo beneficio que inciden en el desarrollo local, mejoren la gobernabilidad, la concertación desarrollando una nueva cultura de consenso, resolviendo conflictos y aprender a vivir con las diferencias, todo lo cual permite un desarrollo humano sostenido.

La gestión institucional, la cogestión y la autogestión deben ser armónicamente desarrollados, para ello es necesario que los gobiernos locales y centrales reconozcan la participación comunitaria como un nuevo recurso que amplía la base democrática en la toma de decisiones. Ello permitirá impulsar los principios de igualdad de oportunidades, los procesos de desarrollo indispensables para el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades, de las ciudades y del país.

En este contexto es importante que en el ámbito de los gobiernos locales, se recree el conocimiento sobre la necesidad de incorporar a la comunidad en su gestión, que apoye el desarrollo de destrezas en las comunidades y al interior para poner en práctica procesos de concertación que permitan un cambio de actitud entre los socios para participar en igualdad de condiciones, respeto mutuo y comprender que erradicar la pobreza es tarea de todos.

El conocimiento de la autogestión comunitaria, el desarrollo de destrezas y el cambio de actitudes de los actores del gobierno local, propiciará la institucionalización de la gestión comunitaria ya que al utilizar los planes de desarrollo comunitario en la planificación técnica del gobierno local, determinará enfrentar la realidad a través de planes de desarrollo cantonal, asegurando la participación e inclusión de las comunidades en el desarrollo local; cumpliendo con su rol facilitador para la participación ciudadana, creando un contexto propicio a la gestión y cogestión de la comunidad, a través de alianzas con el sector público, privado, ONGs, centros educativos y el gobierno local.

El gobierno local es la forma de administración de Estado más cercana a los ciudadanos por lo tanto está bajo su responsabilidad el crear redes de cooperación, que a través de mesas de concertación permita la participación de grupos organizados, para impulsar cambios en lo social, político y económico que democraticen la gestión del gobierno local, mejorando la gobernanza en la construcción de la ciudad.

Con la finalidad de lograr el desarrollo comunitario, los gobierno locales y el Gobierno Central deben canalizar y movilizar recursos para el cumplimiento de los planes de desarrollo y por lo tanto ejecutar planes de desarrollo cantonales, provinciales y nacional facilitando, además, el acceso a la información como un derecho de los ciudadanos a participar en la gestión y en procesos de auditoría social que desencadenen procesos transparentes en la utilización de los recursos y en la rendición decuentas.

Equidad de género y participación de la mujer.


Otra de las estrategias transversales del Programa, ha sido lograr la equidad entre los géneros y la atención preferente a la mujer por cuanto gran parte de la gestión de los asentamientos humanos es protagonizada por mujeres que se constituyen en jefas de hogar y porque este es un grupo que ha sido históricamente postergado de los beneficios del desarrollo, por estas razones es un grupo que ha recibido atención prioritaria por parte del Programa, tanto en las acciones de capacitación y
liderazgo, como en el desarrollo de proyectos productivos. El objetivo es revalorizar su rol en la comunidad, elevar el nivel de sus ingresos y mejorar sus capacidades técnico-profesionales.

En este contexto, se fortalecieron los grupos de mujeres existentes, o en procesos de consolidación, a la vez que se estimuló su participación activa en las diversas acciones que ejecutó el Programa, tanto en torno a la gestión y desarrollo de los asentamientos, como en lo que respecta a la protección ambiental, la administración y el mantenimiento de los equipamientos y servicios básicos de la comunidad.

EL DESARROLLO HUMANO.

Antonio Luis Hidalgo Capitán

En 1990 el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicó Desarrollo Humano. Informe 1990; dicho documento, que recogía las ideas básicas del Ajuste con rostro humano, marcó el inicio de una nueva etapa en la estrategia de desarrollo de las Naciones Unidas.

Según del PNUD, el objetivo central del desarrollo humano sería el ser humano, ya que dicho desarrollo sería un proceso por el cual se ampliarían las oportunidades de éste. Dichas oportunidades, en principio podrían ser infinitas y cambiar con el tiempo; sin embargo, las tres oportunidades más esenciales serían disfrutar de una vida prolongada y saludable, adquirir conocimientos y tener acceso a los recursos necesarios para poder lograr un nivel de vida decente. Si no se poseen estas oportunidades esenciales, otras resultarían inaccesibles (PNUD, 1990-c, pp. 8-12).

Pero el desarrollo humano comprendería otras muchas dimensiones tales como la libertad política, económica y social, la posibilidad de ser creativo y productivo, respetarse a sí mismo y disfrutar de la garantía de los derechos humanos.

El desarrollo humano tendría además dos aspectos distintos, la formación de las capacidades humanas (mejor estado de salud, conocimiento y destreza) y el uso que la población hace de las capacidades adquiridas (descanso, producción y actividades culturales, sociales y políticas). Si el desarrollo humano no consiguiese equilibrar los dos aspectos podría generar una gran frustración humana.

El desarrollo humano iría más allá de la satisfacción de las necesidades básicas ya que compaginaría la producción y distribución de bienes de consumo con la expansión y uso de las capacidades humanas, incluyendo además un proceso dinámico de participación social, lo que lo convertiría en un concepto válido tanto para países desarrollados como subdesarrollados (PNUD, 1990-c, pp. 8-12).

El informe del noventa presentaba una serie de importantes conclusiones (PNUD, 1990-e, pp. 22-33):

a) Los países en desarrollo habrían realizado progresos significativos en materia de desarrollo humano durante las últimas tres décadas (aumentos significativos en esperanza de vida, alfabetización adulto, cobertura médica primaria, acceso a agua potable y producción de alimentos, y reducción de la tasa de mortalidad infantil).

b).La brecha Norte-Sur, en el campo del desarrollo humano básico, se habría reducido considerablemente durante las últimas tres décadas, a pesar de que la brecha de ingresos se habría ampliado; la brecha se habría estrechado en los componentes de la supervivencia básica (esperanza de vida, analfabetismo, mortalidad infantil) y continuaría ampliándose en los campos del ingreso y de los conocimientos avanzados y alta tecnología.

c) Los promedios de progreso, en cuanto a desarrollo humano, ocultarían grandes disparidades dentro de los propios países en desarrollo, entre zonas rurales y urbanas, entre hombres y mujeres, y entre ricos y pobres; el desarrollo humano sería sensiblemente menor cuando nos fijásemos en la población rural, femenina o pobre, por lo que la intervención pública, vía gasto social, sería ineficiente si no lograse llegar a estos grupos preferenciales.

d) Sería posible lograr niveles bastante respetables de desarrollo humano incluso con niveles de ingresos bastante modestos; habría países con mejor clasificación según el desarrollo humano que según los niveles de ingresos, lo que indicaría que habrían canalizado una mayor parte de sus recursos económicos hacia el progreso humano que aquellos otros países con mayores niveles de ingresos y menores niveles de desarrollo humano.

e) No existiría un vínculo automático en crecimiento económico y progreso humano; el camino más efectivo para el desarrollo humano sería el crecimiento económico acompañado de una distribución razonablemente equitativa del ingreso; sin embargo, a corto y medio plazo sería posible alcanzar un mayor desarrollo humano sin crecimiento, tan sólo con una distribución más equitativa de la riqueza.

f) Los subsidios sociales serían absolutamente necesarios para los grupos de menores ingresos; los mecanismos del mercado podrían ser muy importantes para una asignación eficiente de los recursos, pero no garantizarían una distribución justa, por lo que se haría necesaria una política compensatoria que diese oportunidades económicas a la población más pobre.

g) Los países en desarrollo no son tan pobres como para no poder pagar por el desarrollo humano y atender su crecimiento económico; los beneficios a medio y largo plazo de los gastos sociales sobre el desarrollo humano son muy importantes, por lo que resultaría muy conveniente una reestructuración de las prioridades presupuestarias de los países en desarrollo y mejora de la eficiencia pública.

h) Los costos sociales del ajuste suelen ser optativos y no coercitivos; ante una reducción de los recursos públicos disponibles, el ajuste presupuestario podría recaer sobre distintas partidas, permitiendo salvaguardar los programas de desarrollo humano a costa de otros sectores de la sociedad menos necesitados.

i) Sería indispensable contar con un entorno externo favorable que respaldase las estrategias de desarrollo humano; se haría necesaria una inversión de la transferencia neta de recursos Sur-Norte en Norte-Sur, lo que requeriría de una efectiva solución al problema de la deuda.

j) Algunos países en desarrollo, especialmente África, necesitarían más asistencia externa que otros; el alto grado de privación humana que padecen determinados países, sobre todo africanos, los convierte en prioritarios de la ayuda externa que contribuya a la reestructuración del desarrollo a largo plazo.

k) Si la cooperación técnica tiene como propósito ayudar a consolidar aptitudes humanas y capacidades nacionales en los países en desarrollo, sería preciso someterla a un proceso de reestructuración; la cooperación técnica habría de medir su éxito por la velocidad de desmantelamiento de sus programas.

l) Un enfoque participativo, incluida la participación de las organizaciones no gubernamentales (ONGs), resultaría vital en cualquier estrategia tendente a lograr un desarrollo humano exitoso; el Estado habría de ceder competencias a la sociedad civil, donde destaca la labor de las ONGs, que suelen ser pequeñas, flexibles, eficientes, funcionan con costes reducidos y promueven un desarrollo autosuficiente.

m) Sería imperativo reducir drásticamente las tasas de crecimiento demográfico a fin de lograr mejoras apreciables en los niveles de desarrollo humano; las tasas de crecimiento de la población de los países en desarrollo desbordan la capacidad de estos países para satisfacer sus necesidades básicas y generan migraciones masivas, por lo que resultaría necesario fortalecer los programas de planificación familiar, alfabetización femenina, reducción de la fertilidad y atención médica materno-infantil.

n) El crecimiento acelerado de la población en los países en desarrollo se estaría concentrando en las ciudades; dada la inevitable urbanización de los países en desarrollo, los urbanistas habrían de solventar problemas como la descentralización del poder y los recursos, la movilización de los ingresos locales de origen local, la construcción de viviendas e infraestructuras (incluida la asistencia a los más débiles) y la mejora del entorno urbano con especial incidencia en los suburbios.

ñ) Las estrategias de desarrollo sostenido deberían satisfacer las necesidades de la presente generación sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propios requerimientos; debería tenerse en cuenta que cualquier tipo de deuda (financiera, de negligencia humana o de deterioro medioambiental) afectaría a las generaciones futuras y que la pobreza es el primer contaminante.

Los informes posteriores han seguido utilizando la misma metodología que el de 1990, aunque se han centrado en temáticas concretas (1992, desigualdad; 1993, sociedad civil; 1994, Cumbre Social; 1995, género; 1996, crecimiento; 1997, pobreza; 1998, consumo; 1999, mundialización).

El informe de 1997 merecería una especial atención por cuanto identificaba el desarrollo humano como la negación de la pobreza, enlazando de forma inequívoca con el mensaje del Relatorio de Uppsala. Este informe definía la pobreza como la denegación de opciones y oportunidades básica para el desarrollo humano, vivir una vida larga, sana, creativa y disfrutar de un nivel decente de vida, libertad, dignidad y respeto por sí mismo y de los demás (PNUD, 1997, pp. 2-14). Además, señalaba la multidimensionalidad de la pobreza, destacando entre las principales dimensiones, la vida breve, el analfabetismo, la exclusión social y la falta de medios materiales.

PARA ALCANZAR UN DESARROLLO SOSTENIBLE ES NECESARIO PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE

En 1992 se celebró en la ciudad brasileña de Río de Janeiro la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, también conocida como Cumbre de la Tierra o Cumbre de Río. Participaron un total de 147 países.

Son fruto de esta cumbre:

a) La Declaración de Río (principios básicos para el desarrollo sostenible).

b) El Programa 21 o Agenda 21.

c) El Convenio marco sobre el cambio climático.

d) El Convenio sobre biodiversidad.

e) El Acuerdo sobre desertificación.

f) La Declaración de principios relativos a los bosques.

En la Conferencia de Estocolmo del año 1972 se planteó la necesidad de llevar a cabo, a escala mundial, una nueva estrategia para poner las bases para alcanzar un «desarrollo sostenible o sostenido», es decir, compaginar desarrollo económico y conservación de los recursos naturales.

En la Conferencia de Río vuelven a aparecer estos dos conceptos: medio ambiente y desarrollo. Las diferentes actividades humanas que posibilitan el desarrollo económico tienen un impacto importante en el medio ambiente, razón por la cual se debe proteger, pero el desarrollo no se puede detener y debe llegar a todas las sociedades del planeta.

Pero este desarrollo no debe ser únicamente de tipo económico, sino que debe ser un desarrollo en el que economía, sociedad y medio ambiente no vayan por separado, es decir, debe ser un desarrollo sostenible. Y este concepto de desarrollo sostenible aparece en algunos de los 27 principios que conforman la Declaración de Río. De todos estos principios destacaremos los siguientes:

Principio 1. “Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza”.

Principio 4. “A fin de alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente deberá constituir parte integrante del proceso de desarrollo y no podrá considerarse en forma aislada”.

Principio 21. “Debería movilizarse la creatividad, los ideales y el valor de los jóvenes del mundo para forjar una alianza mundial orientada a lograr el desarrollo sostenible y asegurar un mejor futuro para todos”.

Hay que hacer compatible la protección del medio ambiente con el desarrollo y este desarrollo debe ser sostenible y global.

¿Qué es el medio ambiente?

En primer lugar hay que decir que la expresión medio ambiente puede resultar redundante, ya que ambos términos se refieren a un mismo hecho. Así, por un lado, la palabra: medio, en su acepción ecológica, significa «conjunto de condiciones en que se produce la existencia de un ser vivo o de una comunidad». En el caso de los humanos también se deben tener en cuenta las condiciones económicas, sociales y culturales. Por su parte, la definición de ambiente es «lo que rodea, que circula alrededor de una cosa, especialmente el aire». Esta definición da constancia de que el ambiente no es algo estático, sino todo lo contrario, es muy dinámico. Los humanos somos unos de los protagonistas principales del medio ambiente y tenemos una gran capacidad de modificarlo.

Gómez Orea (2003) define medio ambiente como «el entorno vital, el sistema constituido por elementos físicos, biológicos, económicos, sociales, culturales y estéticos que interactúan entre sí, con el individuo y con la comunidad en que este vive, que determina la forma, el carácter, el comportamiento y la supervivencia de ambos”.

Junto con el concepto de medio ambiente hay dos más muy importantes: el ecosistema y el paisaje.

La definición clásica de ecosistema viene dada por Margalef (1974): «sistema formado por individuos de muchas especies en el seno de un ambiente de características definidas e implicado en un proceso dinámico e incesante de interacción, ajuste y regulación, expresable bien como intercambio de materia y energía, bien como una secuencia de nacimientos y de muertes, y uno de cuyos resultados es la evolución de las especies y la sucesión del sistema en su conjunto”.

Los ecosistemas se caracterizan por la sinergia (el todo es más que las partes), la resiliencia (capacidad de resistencia o elasticidad del ecosistema ante influencias externas), el hecho de disponer de mecanismos de control que regulan el almacenamiento y la liberación de elementos nutritivos y la producción y la descomposición de sustancias orgánicas, una determinada diversidad (número de especies y presencia relativa de cada una), la generación de un flujo de materia y energía (cadena trófica) y su sucesión, es decir, la tendencia del ecosistema a incrementar la complejidad de su organización interna a lo largo del tiempo (Gómez Orea, 2003).

El impulso para el reconocimiento y la protección del paisaje viene dado a raíz de la Convención Europea del Paisaje celebrada en Florencia (Italia) el 20 de octubre del año 2000 en el que, entre otras cosas, se define el paisaje como «cualquier parte del territorio, tal como es percibida por las poblaciones, y que es el resultado de la acción de factores naturales y humanos y de sus interrelaciones». Así, pues, todo el territorio es paisaje (no sólo los paisajes singulares, pintorescos o excepcionales), existe un derecho de los ciudadanos a tener y disfrutar de un paisaje de calidad y el paisaje es un indicador de calidad de vida a la vez que un factor de desarrollo de las sociedades.

Conscientes de la necesidad de protección de los diferentes elementos que forman parte del medio ambiente y de la minimización de los impactos que generan las diferentes actividades humanas sobre los ecosistemas del planeta, a lo largo de los años se han celebrado reuniones internacionales para establecer las bases de esta protección en paralelo al desarrollo humano.
Como consecuencia de lo expuesto, medio ambiente y desarrollo son un binomio indisociable y la conservación del primero debe dejar de ser considerado como un obstáculo al desarrollo, por el contrario, es un elemento de desarrollo en sí mismo.

¿CÓMO PROTEGEMOS EL MEDIO AMBIENTE?

El primer paso es legislar y establecer leyes y normas de carácter proteccionista. En segundo lugar hay que aplicar estas normas y velar por el cumplimiento de los objetivos que marcan.

1 Un primer nivel de protección, llamado de protección horizontal, es aquel en que se encuentra la normativa que tiene una aplicación general a cualquier parte del territorio donde la normativa está en vigor. En Cataluña algunos ejemplos son la normativa de impacto ambiental, la de aguas, la de residuos, la urbanística, la de la atmósfera o la de especies protegidas.

Otro ejemplo es la necesidad que tienen algunos proyectos de ser sometidos, antes de que se ejecuten, a una Evaluación de Impacto Ambiental. Se trata de un procedimiento de carácter preventivo conformado por un Estudio de Impacto Ambiental y una Declaración de Impacto Ambiental, que puede ser positiva o negativa. Este procedimiento ya está previsto en la Declaración de Río, concretamente en el principio 17:

Deberá emprenderse una evaluación del impacto ambiental, en calidad de instrumento nacional, respecto de cualquier actividad propuesta que probablemente haya de producir un impacto negativo considerable en el medio ambiente y que esté sujeta a la decisión de una autoridad nacional competente.

2 Un segundo nivel de protección es el de tipo territorial. Es decir, se limitan una serie de zonas que por sus especiales valores se deben proteger en mayor o menor medida, indicando qué actividades son compatibles con el hecho de preservar las condiciones naturales del espacio en cuestión. Los objetivos de los parques nacionales son, en primer lugar, asegurar la conservación de sus valores naturales, pero a la vez también hacerla compatible con el uso y disfrute de los ciudadanos; finalmente, otro objetivo es el de estar al servicio de la investigación para aumentar el conocimiento científico que se pueda derivar de los parques.

ORÍGENES DEL ENFOQUE DE DESARROLLO HUMANO

El enfoque de desarrollo humano nació, en parte, como resultado de las crecientes críticas al enfoque de desarrollo predominante en el decenio de 1980, el cual suponía un vínculo estrecho entre el crecimiento económico nacional y la ampliación de las opciones individuales del ser humano. Muchas personas, entre ellas el economista pakistaní Dr. Mahbub ul Haq, quien cumplió un rol fundamental en la formulación del paradigma de desarrollo humano, reconocieron la necesidad de un modelo de desarrollo alternativo por varias razones:

-la existencia de evidencia cada vez mayor en contra del convencimiento generalizado, en ese momento, sobre el poder del efecto de goteo de las fuerzas del mercado para propagar los beneficios económicos y erradicar la pobreza;

-los costos humanos de los Programas de Ajuste Estructural se tornaron más evidentes;

-las enfermedades sociales (el delito, el debilitamiento del tejido social, el VIH/SIDA, la contaminación, etc.) continuaban diseminándose aun frente a un crecimiento económico sólido y sistemático;

-una ola de democratización a principios de los noventa aumentó las esperanzas en torno a la creación de modelos centrados en las personas.

No obstante, muchos de los principios de este paradigma pueden encontrarse en los escritos de estudiosos y filósofos de tiempos pasados y de diversas sociedades.

A partir de 1990, el concepto de desarrollo humano se aplicó a un estudio sistemático de temas mundiales, según se publicó en los Informes anuales sobre Desarrollo Humano patrocinados por el PNUD. El trabajo de Amartya Sen y de otras personas fundó las bases conceptuales de un enfoque alternativo y más amplio del desarrollo humano, definido como el proceso de ampliación de las opciones de las personas y mejora de las capacidades humanas (la diversidad de cosas que las personas pueden hacer o ser en la vida) y las libertades, para que las personas puedan vivir una vida larga y saludable, tener acceso a la educación y a un nivel de vida digno, y participar en la vida de su comunidad y en las decisiones que afecten sus vidas.

El desarrollo humano siempre ha sido flexible con respecto a definiciones más específicas. Pueden existir tantas dimensiones del desarrollo humano como modos de ampliar las opciones de las personas. Los parámetros que son claves o prioritarios para el desarrollo humano pueden evolucionar con el tiempo y variar entre los diferentes países y dentro de cada uno de ellos.

Algunos de los temas y asuntos que se consideran de mayor importancia para el desarrollo humano en la actualidad son:

-Progreso social: mayor acceso a la educación, mejores servicios de nutrición y salud;

-Economía: la importancia del crecimiento económico como medio para reducir las desigualdades y mejorar los niveles de desarrollo humano;

-Eficienciaen términos de uso y disponibilidad de los recursos. El desarrollo humano propicia el crecimiento y la productividad, siempre y cuando este crecimiento beneficie de manera directa a las personas pobres, las mujeres y otros grupos marginados;

-Igualdad en cuanto al crecimiento económico y otros parámetros del desarrollo humano;

-Participación y la libertad, en especial mediante el empoderamiento, la gobernabilidad democrática, la igualdad de géneros, los derechos civiles y políticos y la libertad cultural, particularmente en los grupos marginales definidos por parámetros tales como urbanos/rurales, sexo, edad, religión, origen étnico, parámetros físicos y mentales, etc.;

-Sostenibilidad para las generaciones futuras, en términos ecológicos, económicos y sociales;

-Seguridad humana: la seguridad ante amenazas crónicas de la vida cotidiana tales como el hambre y las discontinuidades repentinas como la desocupación, la hambruna, los conflictos, etc.

ESTRATEGIA EN FAVOR DEL DESARROLLO SOSTENIBLE EN EUROPA

La Unión Europea establece una estrategia a largo plazo que combina las políticas para el desarrollo sostenible desde el punto de vista medioambiental, económico y social, con el fin de mejorar de forma sostenible el bienestar y las condiciones de vida de las generaciones presentes y futuras.

SÍNTESIS

Esta estrategia establece un marco político a escala de la Unión Europea (UE) para permitir el desarrollo sostenible, es decir, para responder a las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras a la hora de satisfacer sus propias necesidades.

El desarrollo sostenible se basa en cuatro pilares −económico, social, medioambiental y gobernanza mundial− que deben reforzarse mutuamente. Las consecuencias económicas, sociales y medioambientales de todas las políticas deben examinarse de forma coordinada y tenerse en cuenta en el momento de su elaboración y adopción. La UE debe asumir asimismo sus responsabilidades internacionales en materia de desarrollo sostenible: éste debe promoverse fuera de la UE, incluidos los aspectos relativos a la democracia, la paz, la seguridad y la libertad.

El objetivo de esta estrategia, que es complementaria de la Estrategia de Lisboa, debe ser el de servir de catalizador ante la opinión pública y los responsables políticos para influir en el comportamiento del conjunto de la sociedad. Se basa en medidas sobre los principales desafíos identificados, así como en medidas transversales, financiación adecuada, la participación de todas las partes interesadas y una aplicación y seguimiento eficaces de las políticas.

Los principios básicos de la estrategia son los siguientes:

promoción y protección de los derechos fundamentales;

solidaridad intra e intergeneracional;

garantía de una sociedad abierta y democrática;

participación de los ciudadanos, empresas e interlocutores sociales;

coherencia e integración de las políticas;

explotación de los mejores conocimientos disponibles; y

principios de precaución y de «quien contamina, paga».

Medidas para responder a los principales desafíos

La estrategia pone de manifiesto siete tendencias insostenibles que requieren una intervención: la exclusión social y el envejecimiento demográfico (que ya prevé la Estrategia de Lisboa), el cambio climático y la energía, los transportes, el consumo y la producción, los recursos naturales, la salud y el fomento del desarrollo sostenible en el mundo. Esta estrategia enumera toda una serie de objetivos operativos y cuantificados, y medidas concretas a escala de la UE para alcanzarlos. Dichas medidas se actualizaron y desarrollaron con motivo de la revisión de la estrategia en el año 2005.

1 El primer objetivo específico a largo plazo de la estrategia consiste en luchar contra el cambio climáticoy sus efectos, respetando los compromisos del protocolo de Kioto y en el marco de la estrategia europea sobre el cambio climático. Además, las áreas de eficiencia energética, energías renovables y transporte deben ser objeto de esfuerzos particulares.

2 Limitar los efectos negativos de los transportes y frenar los desequilibrios regionales es otro objetivo a largo plazo, y para ello es necesario romper el vínculo entre crecimiento económico y desarrollo de los transportes, además de fomentar aún más los transportes compatibles con el medio ambiente y la salud. La estrategia contempla, entre otras medidas, la tarificación de las infraestructuras, así como la promoción de los modos de transporte alternativos al transporte por carretera y de los vehículos menos contaminantes y menos consumidores de energía.


3 Para promover modos de producción y de consumo más sostenibles conviene, en particular, romper el vínculo entre crecimiento económico y degradación ambiental y tener en cuenta la capacidad de carga de los ecosistemas. A tal fin, la UE debe, entre otras cosas, fomentar la contratación pública ecológica, definir con las partes interesadas los objetivos de comportamiento ambiental y social de los productos, aumentar la difusión de innovaciones medioambientales y tecnologías ecológicas y desarrollar la información y el etiquetado adecuados de productos y servicios.


4 Otro de los objetivos es una gestión sostenible de los recursos naturales. En efecto, debe evitarse su sobreexplotación, aumentar la eficiencia de su utilización, reconocer el valor de los servicios ecosistémicos y frenar la reducción de la diversidad biológica antes del año 2010. En concreto, la UE debe esforzarse en materia de agricultura, pesca y gestión de los bosques, garantizar la realización de la red Natura 2000, definir y aplicar medidas prioritarias en relación con la protección de la biodiversidad y velar por la integración de los aspectos relacionados con el mar y los océanos. Asimismo, debe apoyarse el reciclado y la reutilización.


5 La limitación de los riesgos para la salud pública es otro objetivo de la estrategia. Debe garantizarse la seguridad y la calidad de los productos a todos los niveles de la cadena alimentaria. Antes del año 2020 han de eliminarse los riesgos para la salud y el medio ambiente debido a los productos químicos y desarrollarse la investigación sobre los vínculos entre salud y contaminantes ambientales. Deben abordarse los problemas vinculados a las epidemias y a la resistencia a los antibióticos -especialmente para estar preparados ante una posible pandemia y para luchar contra el VIH/sida-, así como los problemas relacionados con el estilo de vida.


6 Para luchar contra la exclusión social y la pobreza y afrontar las consecuencias del envejecimiento demográfico, la UE debe favorecer una vejez activa, garantizar la viabilidad de los sistemas de pensiones y de protección social, la integración de los migrantes legales y el desarrollo de una política comunitaria de inmigración, y la mejora de la situación de las familias y los niños, así como la igualdad entre mujeres y hombres.


7 La estrategia revisada prevé asimismo reforzar la lucha contra la pobreza en el mundo, velar por el desarrollo sostenible mundial, así como por el respeto de los compromisos internacionales. A tal fin, la UE debe, en particular, aumentar el importe de la ayuda abonada a los países desfavorecidos, reforzar la coherencia y la calidad de las políticas de ayuda al desarrollo y fomentar medidas para mejorar la gobernanza internacional.


Medidas intersectoriales


La sociedad del conocimiento debe impulsar el desarrollo sostenible. Ha de hacerse especial hincapié en el ámbito de la educación y la formación del mayor número posible de ciudadanos, a fin de estimular un cambio de comportamiento y proporcionarles las competencias necesarias para alcanzar los objetivos fijados en la estrategia.

Por otra parte, debe fomentarse la innovación científica y técnica, en particular mediante los programas marco de investigación y desarrollo, con la colaboración de las universidades, institutos de investigación, empresas y responsables públicos.


Los instrumentos financieros y económicos.son también un medio de crear un mercado con productos y servicios menos contaminantes y modificar el comportamiento de los consumidores. Así, los precios deben reflejar los costes ambientales y sociales reales, mientras que deberían aplicarse medidas fiscales al consumo de energía y recursos y/o a la contaminación. El apoyo financiero de los fondos europeos debe ser el resultado de una coordinación entre la Comisión y los Estados miembros a fin de garantizar una eficacia máxima.

Una mejor.comunicación.permite promover el compromiso de los ciudadanos y las empresas. Se subraya la importancia del diálogo sistemático con los consumidores y la consulta con terceros países a fin de movilizar los esfuerzos de todos los agentes. Deben crearse asociaciones entre las diferentes partes interesadas, entre las que se incluyen los poderes públicos (europeos y nacionales), las empresas y los ciudadanos (incluidas las organizaciones no gubernamentales).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *