Estrategias y Pensamiento estratégico. Varios aportes

PENSAMIENTO ESTRATÉGICO- Diversos aportes

I-DESEO, SENTIMIENTO Y ESTRATEGIAS

Aristóteles señala que el deseo es algo permanente en los seres humanos. Además, el deseo nos pone en obra, nos moviliza, nos empuja, nos dirige, nos coloca en la situación de búsqueda. El deseo es, de acuerdo con este autor, el reconocimiento de la incompletitud humana, de la falta, de la ausencia, de que carecemos de algo que nos resulta importante por algún motivo.

El deseo nos ubica en la vivencia de una cierta penuria, nos pone en situación de necesidad, de ansiedad.

Esta necesidad es la que justifica que los hombres realicen distintas acciones tendientes a satisfacerlas. Es por esto que el deseo constituye el motor de la acción humana.

De esta manera, la estrategia se define a partir del cómo abordar un problema para garantizar la consecución del deseo, lo que implica que constituye un medio cuya adecuada formulación e implementación permite enfrentar

aquellos factores que condicionan la obtención del objeto deseado y la satisfacción de una carencia que afecta nuestro desenvolvimiento diario.


I-LOS SEIS ELEMENTOS CLAVE DEL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

Samantha Howland

En un momento de incertidumbre en el panorama de los negocios, el liderazgo estratégico es más importante que nunca. La capacidad de pensar estratégicamente y navegar por este cambio con eficacia es la clave para la creación de una organización sostenible – pero el pensamiento estratégico y estas habilidades de planificación son una rareza entre la mayoría de los ejecutivos. De hecho, según la revista Chief Executive, siete de cada 10 líderes no son considerados estratégicos.

Este vacío de liderazgo es un fenómeno generalizado, como lo demuestra el tiempo de vida corporativa promedio, que ha caído a tan sólo 40 años. Más que nunca, los líderes de hoy deben poseer una visión macro sobre los sistemas de la perspectiva de su negocio para mantenerse ágiles y permanecer en el negocio, ante la interrupción casi constante. Entonces, ¿cómo pueden los líderes replantear sus puntos de vista y perfeccionar sus habilidades estratégicas?

Todo se reduce a dominar los seis elementos clave del pensamiento estratégico. Diseñados para hacer menos difícil de alcanzar el liderazgo estratégico a los ejecutivos de hoy en día. Hemos desarrollado este marco para la identificación y el desarrollo de pensadores estratégicos basados en la investigación en profundidad con más de 20.000 ejecutivos en más de 175 países. Los seis elementos clave del pensamiento estratégico incluyen la capacidad de: anticipar, cuestionar, interpretar, decidir, alinear y aprender. Aunque cada uno de estos elementos ha sido objeto de atención aislado, son importantes en formas completamente nuevas cuando se examina en el contexto de un marco global.

1. Anticipar: la mayoría de los líderes se centran en el presente, pero la investigación muestra que el futuro no sigue una línea recta. Los líderes estratégicos deben supervisar de forma proactiva el entorno para prever los cambios de la industria – incluso en la periferia – para que puedan prepararse para las amenazas y oportunidades resultantes.

2. Retar: si bien la sabiduría convencional es tentadora, los pensadores estratégicos cuestionan todo en lugar de aceptar la información a su valor nominal. Es necesario replantear problemas para comprender las causas profundas, desafiar las creencias y las mentalidades actuales, y así descubrir la hipocresía, la manipulación y el sesgo.

3. Interpretar: anticipando el cambio y desafiando las convenciones sobre datos y cifras que deben ser analizados cuidadosamente para producir resultados viables y valiosos. Los líderes estratégicos deben comparar y contrastar estos puntos de datos de manera poco convencional y probar múltiples hipótesis antes de llegar a conclusiones.

4. Decidir: la indecisión, también conocida como la parálisis del análisis, a menudo impide que los líderes actúen con rapidez, dando lugar a la perdida de ventanas de oportunidades. Los líderes estratégicos utilizan procesos y disciplina para llegar a una buena decisión suficiente. Equilibran velocidad, rigor, calidad y la agilidad para tomar posiciones valientes, incluso con información incompleta.

5. Alinear, consensuar: bienvenidos los líderes estratégicos a la diversidad de opiniones y puntos de vista, pero también deben saber cómo y cuándo alinear agendas divergentes para trabajar hacia un objetivo común. Es importante la participación activa de las partes interesadas para fomentar el diálogo abierto que ayuda a construir la confianza y llegar a un consenso.

6. Saber: los líderes animan a aprender y aceptar comentarios, ver el éxito y el fracaso como fuentes de información crítica. Insisten en debriefs rigurosos, siguen siendo ágiles, corrigen rápidamente si están fuera de la pista, y celebran las fallas, además del éxito.

De acuerdo a este marco, se creó The Strategic Aptitude Assessment (SAA), una herramienta de autoevaluación para ayudar a los líderes a evaluar sus fortalezas y debilidades en cada área, comparar sus puntuaciones con otros participantes y tomar medidas para mejorar sus capacidades de liderazgo estratégico. El SAA es una herramienta eficaz para ayudar a los líderes a medir las capacidades estratégicas. Ya ha sido utilizado por muchas organizaciones de Fortune 500. En la incertidumbre, es necesario dejar de hablar y empezar a actuar. Realiza la evaluación hoy para ver dónde está el problema.


III-FUNCIONES DEL ESTRATEGA (de Chile)

1) Administración de la estabilidad: Las estrategias requieren de estabilidad, deben mantener la orientación, ganar en eficiencia, centrándose en los procesos y reforzar la identidad y las características distintivas.

2) Detección de discontinuidades: A pesar de lo anterior, es probable que el hecho de “hacer más de lo mismo” provoque que la organización pierda sincronización con el medio ambiente. El reto real del estratega consiste en detectar las sutiles discontinuidades que puedan dar indicios de la necesidad de cambios fundamentales. Para ello, el estratega deberá tener la mente ágil y una clara comprensión de la situación.

3) Conocimiento del entorno: El líder no puede “diseñar estrategias” alejado de los detalles operativos de su entorno. Por el contrario, allí, en la línea de

acción, es donde se encuentra la mejor información, la que permite detectar oportunidades y aprender por el contraste entre las ideas y los hechos


IV-VÍCTOR BARZÁN entrega una base al describir la planificación estratégica a partir de las siguientes características:

– “Proceso de definir una situación final a largo plazo y decidir sobre como alcanzarla.

– Es un enfoque de sistemas para guiar una organización durante un tiempo a través de su medio ambiente, para lograr los propósitos deseados.

– Conjuga la noción de futuro con la efectividad.

– Es planeamiento de una situación final con la mayor seguridad de alcanzarla.

– Es el esfuerzo sistemático y más o menos formal de una organización para establecer sus propósitos, objetivos, políticas y estrategias básicas, para desarrollar planes detallados con el fin de poner en práctica las políticas y estrategias, y así lograr objetivos y propósitos básicos de la organización”

Por ello, es necesaria la realización de un análisis del entorno en el que la institución se desempeña.

De acuerdo con Hill y Jones, este análisis “consiste en identificar las oportunidades y amenazas estratégicas en el ambiente operativo de la organización”

Además, estos autores describen los ámbitos que deben ser examinados como parte de este análisis:local, nacional e internacional. Y el análisis interno: fortalezas u debilidades.

Las políticas son instrumentos para la ejecución de estrategias, fijan las reglas de acción que deben tomarse para lograr las metas y objetivos de la empresa. En definitiva, las políticas vendrían a ser las reglas del juego necesarias para lograr los objetivos establecidos.


V-LAS 9 CLAVES DEL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO


1 En la estrategia, está en juego el futuro de la organización.

Trabajar en temas estratégicos implica negociar el futuro o con lo desconocido.

Imaginar el futuro y un lugar en él para la organización tiene como consecuencia una

serie de decisiones que determinan el rumbo. El futuro ya llegó.

El cambio de escenarios es cada vez más rápido y deja muy poco margen para el

ajuste de las ideas, por lo que los errores pueden ser irreversibles.


2 La estrategia no acepta modelos predictivos.

Pensar lo contrario es lo mismo que pensar que es posible planear o anticipar la incertidumbre, lo que es una inconsistencia. La estrategia, por su esencia, no puede ser modelizada. Si se acepta que la teoría de la estrategia es la teoría del conflicto, el hecho de diseñarla a partir de modelos supondría la posibilidad de su elaboración conociendo de antemano el comportamiento de los oponentes y cierto grado de precisión en la predicción del futuro, lo cual no es posible. El conflicto competitivo tiene su propia dinámica.


3 El DIRECTIVO es una actividad intelectual.

No es sólo una actividad comportamental, sino de raíz intelectual, por lo que el pensamiento adquiere centralidad en la actividad directiva. En las organizaciones, el corto plazo, la política y el día a día insumen la mayor cantidad del tiempo. Sin embargo, se debe pensar en el futuro, periódicamente realizar una síntesis del rumbo e indagar sobre la organización como una totalidad.

Las habilidades intelectuales de un directivo son esenciales.

El pensamiento estratégico provee las preguntas que debieran hacerse respecto del futuro de la organización y su destino.

En esta actividad, el directivo necesita conocimiento, reflexión e imaginación.

Pensar en términos estratégicos no es una tarea sencilla. Imaginar el futuro implica responsabilidades, las elecciones estratégicas involucran a toda la organización y su destino y el de sus miembros.

Cuanto más alto se escala en las organizaciones, más importante se vuelven las habilidades personales. Imaginar el futuro es un talento particular de ciertas personas, que debe ser entrenado y cultivado.

4 No confundir pensamiento estratégico con planeamiento estratégico.

En el contexto de las organizaciones, la estrategia reconoce dos espacios bien diferenciados pero íntimamente relacionados: el pensamiento estratégico y el planeamiento estratégico.

El ‘pensamiento’ es la generación de opciones con una mirada puesta en el futuro, no limitándose a plazos y que opera en el mundo de las ideas.

En cambio, el ‘planeamiento’ es la manera a través de la que se diseña la implementación de las ideas, transformadas en objetivos.

La ejecución abarca el planeamiento estratégico y el conjunto de actividades tácticas y operativas. La salida del pensamiento estratégico no es otra que un conjunto de ideas fuerza que servirán de input al planeamiento estratégico para la fijación de los objetivos. El planeamiento estratégico se apoya en una lógica subyacente, que muestra el carácter analítico del plan, parte de la determinación de objetivos y desciende hasta la elaboración de planes operativos y agendas estratégicas. El planeamiento estratégico es un instrumento limitado como determinante de estrategias, porque la estrategia, en su estado más puro, no puede ser planificada.

5 Pensar estratégicamente implica aplicar un razonamiento no tradicional.

No es un proceso lineal, sino complejo, que provoca ideas y preguntas. La estrategia recorre el mismo camino que la polémica kantiana: sólo puede considerarse acertada o un fracaso a través de su exposición frente a los hechos. No hay banco de pruebas que permita ensayos. Para ser evaluada, debe ser sometida a la realidad de sus mercados y dentro de su dominio competitivo.

El pensamiento estratégico procede a partir de un razonamiento abductivo, que plantea hipótesis sin buscar predicciones. Se moviliza en el mundo de la exploración, la indagación y el descubrimiento. Es un razonamiento riguroso pero abierto. Pensar en estos términos implica revisar y escrutar los factores de la organización que construyen su identidad e ideología: el propósito o razón de su existencia, la misión o el negocio, la visión o destino, la cultura o la forma de ejecución y la política, que significa examinar los patrones que guían la toma de decisiones.

6 Hacer las preguntas correctas.

El valor de un directivo está dado por las preguntas que hace más que por las respuestas que da. El cuestionamiento es un motor permanente de la actividad estratégica. El gran enemigo del cambio es la lógica dominante a través de la que toda la organización piensa de forma parecida. Las preguntas que nos realizamos son fundamentales, pero el contenido varía. Las preguntas de los mandos medios son esencialmente operativas e instrumentales. En cambio, en la alta dirección, buscan disparadores de ideas e información que ayuden a elaborar un pensamiento de una visión del mundo y el lugar de la firma en él.


7 ¿Cuándo pensar y planear en estrategia?

Tanto el pensamiento como el planeamiento son actividades permanentes. No hay una agenda en las organizaciones que señale que un día de la semana en un determinado horario hay una reunión para pensar en estrategias, sino que es un proceso emergente y continuo, sin cronograma establecido y hasta cierto punto caótico. Es una tarea constante de revisión, control y ajustes.


8 La lista de objetivos estratégicos siempre es muy breve.

No se deben confundir los objetivos estratégicos con los operativos. Los estratégicos abarcan a toda la organización y son pocos. La idea es concentrar la estructura organizacional en un par de ideas centrales y amplias. Sin embargo, se observa una tendencia en las empresas a pensar que todo es estratégico.


9 Instalar los temas clave en la agenda de la organización.

Pensar estratégicamente implica también instalar los temas en la agenda, porque lo que no se conversa no está en ella y lo que no está en ella no se hace. La función última del pensamiento estratégico es la conformación de una mirada estratégica hacia el futuro en la búsqueda de la supervivencia de la organización y su desarrollo. Debe ser una mirada amplia que produzca un entorno de ideas que construya el marco conceptual de referencia para todas las actividades de la organización y los modelos mentales. Es la manera más aceptable para lidiar con la incertidumbre y la ambigüedad, que son el signo de estos tiempos.


VI-EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO por Horacio Krell

El pensamiento estratégico es el recurso para conseguir lo qué uno quiere Contestando 4 preguntas: ¿dónde estaba ayer? ¿dónde estoyhoy? ¿dónde quiero estar mañana? y ¿cómo haré para conseguirlo?

Es más sencillo elaborar un plan que ejecutarlo. Lo difícil es visualizar el futuro que se desea y desde el cual se pueda construir el presente que se necesita para lograrlo.

El pensamiento estratégico tradicional opera hacia adelante y está basado en el cálculo, en la lógica o en la experiencia. Es una secuencia razonable: si ocurre tal cosa ocurrirá tal otra.

El pensamiento estratégico como lo reformulamos parte del futuro deseado y retrocede hasta lo que hay que hacer para que se produzca. Cuando la guía es el pasado, la experiencia nos condiciona y nos hace conservadores. Si tu quieres saber que ocurrirá en el futuro la mejor manera de averiguarlo es inventándolo.

Planear desde el futuro es partir desde el ideal que hace nacer al pensamiento reflexivo, con sus fases de observación, problema, hipótesis, selección y ejecución, y convertirlo en un pensamiento estratégico para que la razón se combine con la pasión..

La ley de Murphy. El pensamiento estratégico diseña para reducir la incertidumbre, el segundo enemigo que debilita el planeamiento pero que al mismo tiempo lo hace necesario.

El pensamiento estratégico es el arte de ordenar los conocimientos y los recursos para superar esa diferencia tradicional que existe entre el plan y el resultado. La estrategia se mueve dos polos: el de la reflexión y el de la acción pero da prioridad a la segunda.

La estrategia es una pariente cercana del pensamiento reflexivo. La mejor forma de combatir la ley de Murphy según la cual todo lo que puede salir mal va a salir mal, es ser muy cuidadoso en los detalles.

El concepto de creación es la unión de la creatividad, el plan y la acción ejecutiva. Porque como dijo Séneca no existen vientos favorables para el que no sabe a que puerto quiere llegar.

VII-CONCEPTO DE PENSAMIENTO ESTRATÉGICO


El pensamiento estratégico es aquel que se plantea un fin, analiza los medios con los que cuenta para llegar a él, y luego los dispone de tal modo que faciliten su alcance, de la mejor manera posible, con el menor costo temporal, personal y material, y el máximo beneficio.

Requiere gran intuición, lógica, observación, metacognición, alto nivel de motivación intrínseca, imaginación, capacidadanalítica y sintética, argumentación, y es altamente requerido este tipo de pensamiento en cualquier área de planeamiento, económico, político, educacional, social; siendo fundamental en el planeamiento militar, e incluso aplicable a nuestra propia vida, como cuando se dice que existen varias estrategias para conseguir amigos, para vivir mejor, para conseguir trabajo, y en definitiva, para ser feliz.

Es un pensamiento flexible, capaz de reorganizar los medios cuando el objetivo se pierde de vista, y capaz de readaptarse a los cambios contextuales.


Introducción

En un escenario signado por el cambio y la transformación, las formas de pensar tradicionales basadas en la repetición histórica, infiriendo que el futuro es más de lo mismo, caen abruptamente ante nuevas realidades, si pretendemos pensar tradicionalmente para encarar las nuevas situaciones, atípicas, graves pues se refieren a lo social,

requieren de creatividad, innovación, imaginación, reflexión original y además de todo ello hacerlo de una manera continua, produciendo aprendizaje de los resultados alcanzados y capitalizando experiencia de situaciones y escenarios análogos.


Ello no implica que elpensamientoestratégico se constituya en una sofisticación de altísima racionalidad y razonamiento analítico,

sino un pensamiento interactivo que desarrolla la inteligencia a través de su práctica y que autoproduce conocimientos para incrementar la capacidad de generar alternativas viables para definir objetivos y transformarlos en resultados.

Si el pensamiento tradicional procura forzar las situaciones de la realidad para adecuarlas a los esquemas rígidos preelaborados,

el pensamiento estratégico opera a la inversa, es decir produce esfuerzos notables por entender e interpretar el entorno, el escenario, el espacio donde debe desarrollar su actividad y donde están instaladas las necesidades, en una búsqueda persistente para adaptar y aprovechar la mejor combinación de los recursos existentes.


El pensamiento estratégico contrasta fuertemente con el pensamiento convencional cuya metodología de razonamiento se basa en la linealidad y la repetición, pensamiento automatizado, de respuesta previsible, que aplica una norma permanente ante situaciones similares, contrastando con la intuición pura, que de alguna manera es un atributo positivo y necesario en términos del ideario del pensamiento estratégico.

En el pensamiento estratégico se combinan elementos múltiples y complejos pero, quizás, uno de los aspectos más importantes es que puede ser aprendido, o sea que invirtiendo en conocimiento podemos transformar pensamiento tradicional en pensamiento estratégico.


La imagen de la planificación estratégica resulta imprescindible para el mejor aprovechamiento de los recursos, generalmente escasos, pero no debe adherirse a ella sin reservas.

Uno de los desafíos prioritarios lo constituye, para el estratega, el conocimiento de las capacidades y recursos de la organización tanto actuales como potenciales para reflexionar acerca de las direcciones estratégicas correctas y viables. Hay un trabajo dual, el del artesano que parte de un material sin forma alguna, pero tiene en su mente con claridad el objetivo a lograr -una figura, un objeto- y la componente racional inclinada a la planificación estratégica que define los pasos, etapas o procesos para llegar al resultado.


Los dirigentes son artesanos y la estrategia su arcilla. Por un lado el pasado de la organización, su historia, valores, cultura y estilo de funcionamiento; es decir, la particular identidad que diferencia una entidad de otra, que puede a veces condicionar fuertemente y restringir un futuro promisorio en términos de aprovechamiento de las oportunidades o necesidades del contexto a satisfacer. La estrategia se define como alguna forma de plan, de orientación explícita para la conducta futura. Combina intencionalidad con deliberación, por lo tanto modela pensamiento con acción y actitud de cambio.


La planificación estratégica debe ser reconocida por lo que es, un medio, no para crear estrategias sino para programar estrategias ya formuladas trabajando formalmente sus implicancias, su naturaleza esencialmente analítica, basada en la descomposición en elementos; mientras que, en cambio, el proceso de formulación y elaboración de estrategias es esencialmente sintético.

Por ello que el intento de crear estrategias a través de la planificación formal conduce o a extrapolar las existentes o a copiar las estrategias de otros.


Ello no disminuye el rol de los planificadores que, obviamente, tienen su participación en la elaboración y formulación, pero ello es fundamentalmente con referencia a la necesidad de información y como fogoneros para estimular a otros a que piensen estratégicamente.

El medio ambiente no cambia de manera regular o sobre una base ordenada y rara vez también se producen cambios dramáticos continuos. La clave, entonces, es detectar discontinuidades, turbulencias, situaciones con originalidad propia, que no tienen precedentes y allí emerge la necesidad de modelar la estrategia adecuada, sutil, exclusiva.


El cambio constante obliga a convivir con el pensamiento y el planeamiento estratégico pues este tiende a atrofiarse en los períodos de larga estabilidad.

El tema es manejarse dentro de una orientación estratégica capaz de detectar el perfil de necesidades y planificar estratégicamente las únicas o múltiples alternativas para satisfacerlas.


La gestión estratégica es un camino que se recorre en conjunto, más identificada con la visión y el compromiso que con las técnicas analíticas. Por ello, los responsables de gestionar estratégicamente, en ambientes participativos y solidarios desarrollan capacidades para detectar pautas emergentes y para ayudar a que tomen una forma concreta de implementación. Como las flores que aparecen inesperadamente en un jardín, algunas estrategias emergentes deben ser cosechadas inmediatamente, pues resulta una forma positiva de capitalizar pensamiento espontáneo, creativo, innovador, es decir, estratégico. Lo que realmente se llama: esa es una buena idea.


Pensamiento estratégico

Para muchos tratadistas el pensamiento estratégico de una institución es

la coordinación de mentes creativas dentro de una perspectiva común

que les permite avanzar hacia el futuro de una manera satisfactoria para

todo contexto.

De otro lado podemos decir que el pensamiento estratégico conlleva a

prepararse y estar en condiciones de recibir muchos desafíos futuros, tanto los previsibles como imprevisibles en materia de oportunidades perfectamente articuladas.

Un adecuado pensamiento estratégico debe partir siempre de la misión de

la ENTIDAD la que a su vez se proyecta a una visión de futuro incorporando

valores, basados en las variables de la realidad, en la mística y en la cultura organizacional la que debe materializarse tácticamente, mediante la

información y los conocimientos, articulando opciones.


VIII-QUÉ ES EL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO


El propósito del pensamiento estratégico es ayudarle a explotar los muchos desafíos futuros, tanto previsibles como imprevisibles, más que prepararlo para un probable mañana único. El pensamiento estratégico es importante debido a que ;


-El juicio razonado, aunque suele basarse en información inadecuada, es

lo más importante que cualquier empresa espera de sus directores.

-Para ser efectivo, el juicio colectivo depende de que quienes toman lasdecisiones importantes tengan una visión clara y consistente de lo que debe ser la administración futura de la empresa.

-El pensamiento estratégico incorpora valores, misión, visión y estrategia que tienden a ser elementos intuitivos (basados en los sentimientos) más que analíticos (basados en la información).

-Llegar a un acuerdo sobre estos elementos entre los miembros de su equipo administrativo es un prerrequisito esencial para la planeación efectiva.

El pensamiento estratégico es el cimiento para la toma de decisiones estratégicas sin este fundamento, las decisiones y acciones subsecuentes quizás sean fragmentadas e inconsistentes con la salud a largo plazo de la empresa.

El pensamiento estratégico, es una de las principales competencias que se debe desarrollar no solo a nivel profesional, sino también en lo personal. El saber dónde estamos, para dónde queremos ir mañana, cómo visualizamos ese mañana, cuáles son nuestras fortalezas y nuestras oportunidades, es lo que se denomina pensamiento estratégico, la forma cómo vamos a hacer realidad ese mañana, los caminos que vamos a tomar, es lo que se denomina planificación.

El pensamiento estratégico es el sueño de hacia dónde queremos ir, la planificación estratégica es la cómo vamos a lograr ese sueño.


Qué es el pensamiento estratégico individual y porque es importante?

¿Qué implica el proceso del pensamiento estratégico?

En principio, es más importante que haya consecuencia entre los miembros del equipo administrativo sobre la naturaleza y la intención de su negocio, sobre los principios bajo los que se pretende operar y sobre la dirección hacia la que se debe avanzar como empresa que preocuparse de cómo se van a alcanzar los resultados necesarios. El pensamiento estratégico es el campo para sonar el futuro sin que le estorben las utilidades prácticas. En otras palabras, no sólo es aceptable sino deseable planear lo que a usted le gustaría que se convirtiera su empresa, sin preocuparse si es asequible o no.


El proceso del pensamiento estratégico define términos estrechamente relacionados como:

-Los valores representan las convicciones filosóficas de los administradores a cargo de dirigir su empresa hacia el éxito. Algunos de estos valores ya estarán establecidos, como sus posiciones sobre la ética, la calidad y la seguridad. Otros valores, como la comprensión a los clientes, la diversidad del.producto/servicio y la productividad. pueden variar con el tiempo, dependiendo de la naturaleza de su negocio. Estos sirven como bases de su pensamiento mientras usted se aboca a su misión, visión y estrategia.

-La misión es una afirmación que describe el concepto de la empresa, la naturaleza del negocio el porqué está en él, a quién sirve y los principios y valore bajo los que pretende funcionar.

-La visión es una representación de lo que cree que el futuro debe ser para la empresa a los ojos de los clientes, empleados, propietarios y otros accionistas importantes. La declaración de la visión puede estar separada o incluirse como parte de la declaración de la misión.

estrategia consigna la dirección hacia la que debe avanzar la empresa, su fuerza impulsora y otros factores importantes que le ayudarán a determinar sus productos, servicios y mercados.futuros.


Los valores estratégicos


A este respecto existe abundante información ya que los valores representan convicciones filosóficas de los especialistas en planificación administrativa entre la que podemos citar en primer lugar a la Ética, la calidad total, la seguridad, cero errores como lo mas importantes, siendo preciso tomar un breve concepto de estos valores así tenemos :

-Etica

Dentro de esta, se encuentran los valores ya preestablecidos o determinados que regulan el.comportamiento axiológico de los seres humanos y ayudan a colocar a la institución o empresa en un sitial de éxito.

-Seguridad

Este valor se remonta hasta la antigüedad cuando en el hombre se despierta el instinto de conservación.

La seguridad antes que una acción es un sentimiento que debe estar presente en toda.persona, este mismo principio se extiende a la empresa tomando el nombre de seguridad integral, cuya prevención abarca no solo la preservación de las personas sino también los productos y los establecimientos.

-Innovacion

Dentro del mundo competitivo en que vivimos la institución debe estar dispuesta a experimentar las nuevas ideas, pues tanto el liderazgo como el éxito se logran a través de la.innovación. En la actualidad romper el esquema de viejos paradigmas es muy importante para de esta forma alcanzar el progreso y el desarrollo.

-Imagen de la institucion o empresa

La imagen de la entidad es tan importante como la dignidad de la persona

y conservarla debe ser siempre su objetivo principal. A este respecto las relaciones públicas e industriales han demostrado su necesidad.

-Calidad total

La calidad total resulta ser un valor de vital importancia tanto por su condición como gran controlador que evita los desperdicios de insumos como por la responsabilidad de presentar un buen producto al servicio de la comunidad.

-Cero errores

Una de las causas que traen abajo a las empresas es la frecuente incidencia

de cometer errores tanto por desconocimiento como por la falta de profesionalismo.

Cómo aplicar el pensamiento estratégico

Todo proceso de planeamiento estratégico de vida requiere de un análisis y confrontación de los valores que vive la persona. Aunque cada ser humano

es una realidad individual, el fenómeno social influye en la persona a través

de una escala valorativa referida a principios, normas, tradiciones,

creencias, etc. Que, en la mayoría de casos, determina y crea un sistema valorativo de la persona humana.


Resumen

El pensamiento estratégico proporciona las bases para la planeación estratégica y es, en gran medida, de naturaleza intuitiva.

El pensamiento estratégico lleva a la perspectiva, mientras que la planeación de largo alcance conduce a la posición y la

planeación táctica lleva al rendimiento.

El pensamiento estratégico trata los valores y las convicciones filosóficas de los ejecutivos encargados de guiar a su empresa

en un viaje exitoso; misión, el concepto general de su empresa; visión, cómo debe ser su empresa en el futuro, y estrategia,

la dirección en que debe avanzar su empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *