Gandhi: Pensamientos sobre el Amor

PENSAMIENTOS DE GANDHI
EL AUTÉNTICO AMOR

El primer deber es el de proteger a los dé­biles, y no ultrajar una consciencia humana. No seremos mejores que las bestias, mien­tras no hayamos purificado este pecado. .
* El
cuerpo nos fue dado sólo para que con él podamos servir a toda la creación
El modo correcto, la palabra adecuada, la conducta justa y el comportamiento apropiado eran el estilo de Gautama Buda. El nos brindó la clara ley de la familia hu­mana.
Su amor, su amor ilimitado, llegaba igualmente desde el más inferior de los animales, desde la menor forma de vida, hasta los humanos. Y el insiste en la clari­dad de la vida. La pretensión de que el hu­mano sea un amo de las creaciones meno­res es un ejemplo de arrogancia.

Se requiere un mínimo de bienestar y de comodidad, pero una vez alcanzado tal ni­vel, todo lo que serviría para ayudarnos se convierte en una fuente de malestar. Co­rrer tras un número ilimitado de necesida­des para satisfacerlas de inmediato, es igual que dedicarse a perseguir el viento.
Este falso ideal no es más que una trampa. Hay que saber imponer límites a las pro­pias necesidades, tanto físicas como inte­lectuales, para que el ansia de satisfacerlas no se convierta en una búsqueda del pla­cer. En el plano material y cultural procu­remos que nuestras condiciones de vida no nos impidan servir a la humanidad, que es la misión que debería activar todos nuestros potenciales. 

El hombre es un ser social. Si no se interrelaciona con la sociedad nunca conseguirá su unidad con el universo ni cancelará su egoísmo
El odio siempre mata, el amor nunca muere: tal es la vasta diferencia entre am­bos. Lo que se obtiene mediante el amor es retenido para siempre. Lo que se obtie­ne con el odio se vuelve en realidad una carga, porque incrementa los rencores.

* Los científicos nos dicen que sin la pre­sencia cohesiva de los átomos que confi­guran nuestro mundo, este se diluiría en fragmentos y cesaríamos de existir.
Así co­mo hay fuerza cohesiva en la materia cie­ga, así existe en todos los seres animados, y el nombre de esa fuerza cohesiva en los seres animados es el amor.
Lo percibimos entre el padre y el hijo, entre el hermano y Ia hermana, entre un amigo y otro. Pero te­nemos que aprender a usar esta potencia con todo lo que vive, y en su uso se basa nuestro conocimiento de Dios. Donde hay amor, se imponen el amor y la vida. El odio lleva a la destrucción.  

LA MUJER

* La mujer es la compañera del hombre, dotada con iguales capacidades mentales. Ella tiene derecho a participar en los míni­mos detalles de las actividades del hom­bre, y con él tiene igual derecho al libre al­bedrío y a la emancipación.

El ornamento real de la mujer es su ca­rácter, su pureza.La mujer posee un corazón compasivo que se derrite al ver el sufrimiento.

* Entre el esposo y la esposa no deben exis­tir secretos. Tengo la opinión más elevada so­bre el matrimonio. Aspiro a que ambos se fu­sionen entre sí. Son uno en dos o dos en uno.

* El vínculo espiritual es mucho más pre­cioso que el físico. La relación física divor­ciada de lo espiritual es un cuerpo sin alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *