Cómo enfrenta el Mundo la educación virtual. Mariana Otero

CÓMO ENFRENTA EL MUNDO LA EDUCACIÓN VIRTUAL EN LAS ESCUELAS

MARIANA OTERO

Solo la mitad de los países lanzó plataformas educativas por la pandemia. Los expertos advierten que la transmisión de contenidos no es suficiente y profundiza las desigualdades. Para aprender se necesita interacción entre docente y alumno.

Estudiar en casa acentúa las desigualdades sociales y educativas.

De los 188 países que cerraron las escuelas a consecuencia de la pandemia de coronavirus, solo 96 han implementado portales online, sistemas de aprendizaje en línea o transmisiones educativas por radio y televisión.

Los datos surgen del informe “Covid-19: ¿Qué hicieron los países para continuar con la educación a distancia?», del Observatorio Argentinos por la Educación, elaborado por Alejandro Artopoulos, director de Investigación y Desarrollo del Centro de Innovación Pedagógica de la Universidad de San Andrés.

El documento describe las acciones que los países vienen implementando para sostener el proceso de enseñanza y aprendizaje durante la pandemia.

Según la Unesco, hay casi 1.600 millones de alumnos afectados por los cierres de escuelas, lo que representa el 91,3% del total de estudiantes a nivel global. En Argentina, 14,2 millones de alumnos no asisten a clases presenciales desde el 16 de marzo. Casi todos los países latinoamericanos cerraron las escuelas, menos Nicaragua.

“La nueva situación nos lleva a nuevos desafíos: transitar la pandemia manteniendo clases sin sobrecargar a los diferentes actores; tratar de establecer un vínculo pedagógico de manera remota y estar atentos a lo que sucede alrededor en este contexto”, plantea Artopoulos.

Añade: “Hay que estar atentos a dar respuesta sensible, contener, y preparar a los estudiantes para aprender en este mundo incierto que se abre con la pandemia. La continuidad educativa debe transitarse en el marco de la equidad en el acceso a la educación”.

El informe distingue tres tipos de soluciones educativas online: sistemas LMS o Learning Management Systems (como Moodle, Classroom y Blackboard), plataformas (las que permiten enseñanza sincrónica como Zoom, Google Meet y Skype) y portales educativos. Esta última es la elegida por la mayoría de los latinoamericanos, incluida la Argentina.

“Es natural y previsible que las respuestas estén focalizadas principalmente en la transmisión de contenidos o en facilitar el acceso a la información por parte de los alumnos. Pero si las políticas emergentes solo consideran el acceso a los contenidos, estarán ayudando a amplificar las desigualdades educativas”, advierte Fabio Tarasow, coordinador académico del Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías (Pent) de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Para Tarasow es preciso ir más allá. “El trabajo que realizan los docentes supone acompañamiento, cuestionamiento, revisión, evaluación de proceso, construcción de habilidades en los alumnos. Y para lograrlo, es necesario pensar y construir las interacciones docente-alumno en el entorno en línea. Entonces también tenemos que asegurarnos de que los docentes y directivos puedan formarse y estar acompañados para repensar las formas de enseñar en un entorno en línea”.

El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, que realiza de manera periódica la Unesco, muestra que la equidad en el acceso a la enseñanza basada en las tecnologías es una gran preocupación en muchas naciones, ya que los alumnos de entornos desfavorecidos suelen tener menos acceso a computadoras y otros dispositivos. En algunos casos, viven en zonas sin electricidad y con poca o ninguna conexión a Internet.

Cómo evitar la inequidad

¿Qué medidas han adoptado los países para hacer frente al problema de la inequidad? Durante la cuarentena, China proporcionaba computadoras a los estudiantes de familias de bajos ingresos y ofrecía paquetes de datos móviles y subsidios de telecomunicaciones para los estudiantes.

En Francia se prestan dispositivos y entregan tareas impresas al cinco por ciento de los estudiantes que no tienen acceso a Internet o a computadoras. En tanto, Ma classe à la maison es un sistema de aula virtual accesible en teléfonos inteligentes y PC con clases en línea para jardines de infantes, primaria y secundaria.

Según la Unesco, los Emiratos Árabes Unidos crearon una línea de asistencia telefónica para que maestros y estudiantes busquen apoyo técnico si tienen dificultades. En tanto, en Washington (Estados Unidos) no se alienta a las escuelas a prestar servicios de aprendizaje en línea a menos que se garantice un acceso equitativo. En Portugal, el gobierno sugirió una asociación con los servicios postales para entregar tareas para hacer en casa.

En América latina y el Caribe, 15 países promueven de alguna manera la educación a distancia. En la mayoría, a través de un portal educativo con material de lectura, audiovisual y guías para el trabajo en casa. Solo Uruguay cuenta con una plataforma educativa: Crea (Plan Ceibal).

En España, el Ministerio de Educación y Formación Profesional en conjunto con la Radio y Televisión Española y otras empresas puso a disposición EduClan que propone contenidos audiovisuales en formato web, app y televisión destinados a niños de entre 3 y 10 años. El país ibérico también cuenta con otras dos plataformas: Intef y Procomún.

En Italia, con casi 12 millones de estudiantes de educación preescolar a terciaria, la digitalización del sistema educativo empezó a mediados de los años 2000. Los pizarrones interactivos llegaron a las aulas posteriormente y ahora enfrenta al Covid 19 con el Plan Nacional para la Digitalización de las Escuelas, que comenzó en 2015.

Según datos del Blog de la Educación Mundial, de la Unesco, antes del brote del coronavirus en Italia todo el personal docente utilizaba la tecnología digital en su trabajo diario en el 18% de las escuelas; solo en el 0,5% de las escuelas ningún maestro la usaba.

Las escuelas en las que la tecnología ya formaba parte de la enseñanza, sobre todo en el secundario, obviamente estaban mejor preparadas cuando cerraron las escuelas. Un informe de 2019 mostró que el 47% de los maestros italianos utilizaban diariamente herramientas digitales, el 27% semanalmente, el 14% algunas veces al mes, el 7% algunas veces al año y el 5%, nunca.

En Argentina

En la Argentina, el Ministerio de Educación de la Nación lanzó el portal «Seguimos Educando» (https://www.educ.ar/recursos/150936/seguimos-educando), que ofrece material educativo organizado por nivel (inicial, primario y secundario), y recursos específicos para la educación secundaria técnica, educación especial y formación docente. Se incluyen orientaciones para los docentes sobre cómo facilitar la continuidad del ciclo lectivo y sugerencias para la prevención del coronavirus.

Además, el Ministerio nacional presentó la Biblioteca Digital (https://www.argentina.gob.ar/educacion/biblioteca-digital), que cuenta con más de 100 libros clásicos gratuitos, mientras que la TV Pública transmite contenidos para inicial y primario.

En Córdoba, el portal «Tu escuela en casa» (https://tuescuelaencasa.isep-cba.edu.ar/) incorpora contenidos semanales por nivel. Sin embargo, el acceso a la educación virtual sigue siendo muy desigual.

Según un informe publicado por La Voz  (La educación virtual no llega a todos en las escuelas estatales: https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/educacion-virtual-no-llega-a-todos-en-escuelas-estatales), un altísimo porcentaje de alumnos no dispone de dispositivos ni conectividad en sus hogares. En muchos casos, buscan material impreso en los horarios de entrega de los módulos del Paicor, pero es extremadamente difícil hacer un seguimiento de las tareas y de los conocimientos adquiridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *