Educación virtual, clave para el desarrolo integral. J Prieto

EDUCACIÓN VIRTUAL, CLAVE PARA EL DESARROLLO INTEGRAL

EDUCACIÓN / TECNOLOGÍA

Joanna Prieto

Dada mi experiencia en la enseñanza de la metodología e-learning y ante las muchas preguntas que con frecuencia me hacen quienes todavía cuestionan la efectividad de la educación virtual, les comparto un poco de las impresiones que he recogido con la idea de que les sirva de luz ante el dilema natural que tenemos quienes fuimos educados en la educación tradicional y que hoy en día vemos como las TIC nos motivan a cambiar los métodos de enseñanza y aprendizaje.

La globalización del mundo, las nuevas metodologías de enseñanza y el rápido desarrollo de las tecnologías de la información que ha facilitado el acceso a la información y al conocimiento, con un volumen nunca antes imaginado, ha enfrentado al sistema educativo, al sector empresarial y en general a las personas, a la asunción de nuevos retos, en relación con el aprendizaje.

Bajo este contexto, surge la educación virtual o bien, aprendizaje en ambientes virtuales soportado en las tecnologías de la información y la comunicación como una gran oportunidad no sólo para facilitar el aprendizaje para toda la vida, sino para el desarrollo de programas formales de educación que atienden una población que estuvo desatendida, bien por razones de cobertura o costo, o por imposibilidades de dejar el trabajo para asistir presencialmente a la universidad o a los centros de estudios.

Se destaca entonces la pertinencia de la modalidad virtual en el ofrecimiento de oportunidades para el desarrollo integral y el mejoramiento de la calidad de vida, representadas en el acceso a la educación como un derecho, sin limitaciones de tiempo o espacio (aprendizaje sincrónico y asincrónico) y el respeto por los ritmos y formas de aprendizaje de cada estudiante (autorregulación), así como su contribución al desarrollo de habilidades relacionadas con la metacognición (aprender a aprender), la comunicación, y la generación de motivación intrínseca, esenciales para el desempeño competente y de calidad del estudiante en esta modalidad.

En cualquier modelo pedagógico de educación virtual es necesario que el estudiante tome conciencia de las implicaciones de la modalidad, que se caracteriza por mediar la relación entre el docente (tutor), el saber y el estudiante. Esto significa, que la interacción cara a cara disminuye, en relación con aquella que se realiza a través de diversos medios, entre ellos, materiales de aprendizaje (guías, textos, videos, ambientes virtuales, etc.) y sistemas de orientación académica mediada (por ejemplo por vía telefónica, por correo electrónico y aulas virtuales, entre otros).

Lo más importante de todo el proceso a seguir en el marco de esta modalidad, es poseer la responsabilidad por el propio aprendizaje, que para los nuevos aprendices, significa situarse en un lugar de privilegio para el logro de objetivos educativos.

No son sujetos pasivos de la enseñanza, sino que se convierten en el centro del proceso de aprendizaje, y la responsabilidad por el logro del mismo recae en cada uno de ellos, en su capacidad de autogestión y en su capacidad para el logro de un aprendizaje autónomo.

Con base en lo anterior, debemos hablar entonces de la transformación en la relaciones humanas, de la cual la educación no es ajena; las relaciones entre profesor-estudiante cambian a una relación más orientadora y facilitadora de procesos (tutor-aprendiz) donde el mismo estudiante es el protagonista de su aprendizaje, y quien, entre otras, determina su propia metodología de estudio, ritmo de aprendizaje, estrategias de estudio que potencien las habilidades de pensamiento, etc, lo cual también podría situar a ésta relación en un símil actual de jefe-empleado, líder-seguidor si comparamos que lo que se busca es un desempeño basado en objetivos claros, de baja supervisión y autonomía en los puestos de trabajo pero con alta orientación hacia los logros.

Así pues la educación virtual (e-learning) emerge como una modalidad que permite la promoción del desarrollo humano integral y de las competencias necesarias para enfrentar los retos del mundo actual. A cambio de la educación tradicional, en la modalidad virtual, el estudiante protagoniza su propio aprendizaje teniendo como mediador las diferentes herramientas tecnológicas, los recursos de información y contenida, la constante orientación del tutor y por supuesto, el desarrollo de habilidades y competencias como la gestión del tiempo, la organización y priorización de metas y actividades, comunicación asertiva, trabajo en equipo, disciplina, entre otras. La orientación del modelo educativo virtual es la de facilitar al estudiante todos los recursos de información y guía experta, para que de forma autónoma, proceda en la construcción de un conocimiento de acuerdo con sus intereses, las necesidades propias de su entorno social y personal de aprendizaje. (PLE). 

Se busca que todo proceso de aprendizaje esté orientado al diario quehacer de los individuos y las organizaciones, toda vez que el desarrollo de habilidades de pensamiento, el aprendizaje autónomo y competencias comunicativas y tecnológicas potencian la capacidad de producción y promueven el desarrollo humano integral de las personas dando como resultado profesionales altamente calificados y cada vez más competentes en sus puestos de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *