Cómo ayudan las tecnologías a la inclusión escolar

¿CÓMO AYUDA LA TECNOLOGÍA A LA INCLUSIÓN EN LAS ESCUELAS?

 En los últimos años el aprendizaje y las nuevas tecnologías han comenzado un camino juntos con la idea de eliminar barreras

Las TIC pueden ayudar a diseñar un nuevo modelo de aprendizaje más inclusivo

  • La introducción de lo digital en las escuelas está ayudando a cambiar algunos aspectos de la educación que necesitaban actualizarse.
  • La creación de un modelo educacional más integrador es una necesidad real en nuestros días.
  • La tecnología puede ayudar a personalizar la experiencia educativa de modo que nadie quede excluido de ella como hasta ahora.

Ya sabemos que la transformación digital está cambiando todos los aspectos de nuestra vida y nuestra sociedad. Hasta ahora no solo ha cambiado la tecnología y el mundo del trabajo, sino que también está llamada a cambiar la educación. Pero este progreso no puede entenderse si no utilizamos estas herramientas para cubrir necesidades que nuestra sociedad tiene desde hace tiempo.

No hace tantos años de la primera vez que en la educación se comenzó a tener en cuenta las necesidades que pudieran tener algunos colectivos de alumnos. Hasta el momento siempre se había optado por un modelo estandarizado más excluyente que el que puede encontrarse hoy en día. Pero la exclusión de los colectivos vulnerables de la educación no son señal de progreso.

Precisamente las tecnologías que se han desarrollado en los últimos años pueden ayudar a combatir esta exclusión que se ha vivido hasta el momento. A través de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) se puede facilitar la transmisión de los conocimientos adaptados a las necesidades y carencias del alumno.

Acercar el aprendizaje y la realidad utilizando estas tecnologías puede hacer que su formación sea completa y más fácil de asimilar. Además exige que el docente se implique más en el método de aprendizaje.

Pero aunque el uso de las tecnologías en esta educación inclusiva debe hacerse de forma positiva hay espacio para el error. Si a la hora de diseñar estos nuevos modelos no se tienen en cuenta las particularidades de algunos de los posibles beneficiarios podrían pasar de ser modelos inclusivos a modelos discapacitadores.

Si es necesario establecer unos principios comunes para desarrollar un nuevo sistema de aprendizaje totalmente inclusivo haciendo uso de las nuevas tecnologías habría que asegurarse que ninguno de estos puntos quedara al azar:

  • Uso universal:Con independencia de las capacidades de cada persona debería de ser fácil de usar.
  • Flexible:El diseño debería poder adaptarse a las habilidades y preferencias de cada individuo.
  • Intuitivo y sencillo:Con conocimientos fáciles de entender y asimilar.
  • Fácil de percibir:La información contenida en este diseño debería ser fácil de percibir independientemente de las capacidades sensoriales del individuo.
  • Sin esfuerzo:Que sea eficaz sin necesidad de un gran esfuerzo por parte del usuario.
  • Manejable:Si el sistema fuese más complejo no podría ser usado por todos los individuos.

De esta forma, si tuviéramos que resumir en una sola palabra cómo debería ser el sistema de aprendizaje derivado de la integración de la tecnología sería accesible.

Lo importante es hacer llegar cualquiera de los beneficios y aspectos del aprendizaje al individuo sin importar las capacidades intelectuales o motoras o su situación en la sociedad. No basta con incluir las TIC en el aula como ocurre ahora mismo, si de verdad se quiere una educación inclusiva será todo el sistema el que deba cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *