Cómo tus creencias afectan tus resultados. Edith Gómez

¿TUS CREENCIAS AFECTAN A TUS RESULTADOS?

Edith Gómez

Cuando nos proponemos algo, esta premisa debe ir seguida de una serie de actividades que nos lleven a obtener esa meta que nos trazamos. Si no es así, pues es un objetivo prácticamente sin probabilidades de hacerse realidad. También hay otro factor que influye en esto y son nuestros pensamientos alrededor de esa meta, porque pasa que a veces, aunque tenemos un objetivo claro, hay una voz en nuestra mente que dice que no podemos lograrlo.

La manera en que tus creencias  afectan tus resultados

Esa voz es decisiva. Si no podemos callarla o le creemos, puede sabotearnos la existencia hasta el final, dejándonos presos en una zona de “confort”, que aunque pueda parecer segura, ya se nos queda pequeña para los sueños y aspiraciones que podamos tener. Si esto te resulta familiar, aprende cómo ganar confianza en ti mismo en Gananci, para sobreponerte.

Las creencias que tengas acerca de ti mismo y del mundo lo afectan de diferentes maneras, descubre cómo a continuación:

  • Si al ver en alguna red social fotos de personas viajando y pasándola bien, y en vez de alegrarte, piensas que logran eso con dinero mal habido, tienes que revisar cuáles son tus creencias en cuanto al dinero ¿Piensas que el dinero es malo? ¿Piensas que los ricos han llegado a serlo obligatoriamente a través de vías ilegales/inmorales?

Las creencias son algo difícil de cambiar, pero puedes hacerlo si pones de tu parte. Si tienes creencias negativas en cuanto al dinero pondrás resistencia inconscientemente a la hora de recibirlo. La solución es practicar, recordar conscientemente que el dinero es bueno, es una dádiva y que todos estamos en la capacidad de obtenerlo.

Cuando veas a alguien vivir una vida ostentosa alégrate por esa persona y piensa que podrías ser tú más adelante, no ofrezcas resistencia a las cosas buenas, haz lo posible por atraerlas.

No te digo todo esto con ánimos de juzgarte o señalarte, sino más bien para que te des cuenta de los métodos que puedes estar usando para auto-sabotearte y puedas cambiarlos más temprano que tarde.

  • ¿Le echas la culpa a la suerte de lo que te ocurre? La suerte es un sustantivo que las personas usan para culpar a un tercero de resultados que solo le competen a ellos. Puede sonar cruel, pero es cierto. Si crees en la suerte, esta te domina.

Si algo te sale bien no es suerte, es que diste los pasos correctos en la dirección que buscabas. Si algo te sale mal no es mala suerte, es la consecuencia de uno o varios errores cometidos. Esos errores no tienen por qué representar algo negativo, úsalos a tu favor, si no sabes cómo mira en Gananci algunas lecciones que puedes aprender al equivocarte.

  • ¿Crees que el destino es el único responsable de tus resultados? ¡Tienes razón! La buena noticia es que el destino no es un ente con vida propia, sino que somos nosotros quienes lo moldeamos con nuestras acciones. Es decir, el destino no decide sobre ti, sino que tú eres quien lo hace sobre él.
  • Todo lo anterior fue para demostrar que cualquier cosa que creas te hará actuar en base a ella, por lo que esa creencia se hará realidad en tu vida.

Por ejemplo, si crees que no eres capaz de graduarte, no te graduarás. Eso es porque tu cuerpo obedece las órdenes de tu cerebro, así sea inconscientemente y por esto siempre hallarás la manera de sabotearte hasta darle la razón a la creencia que siempre has mantenido. Es decir, no querrás estudiar porque ya sabes que no lograrás graduarte, no te esforzarás porque no vale la pena, entre otras actitudes derrotistas. Es un ciclo de acciones donde una lleva a la otra.

Si crees que no puedes lograr X cosa, tenlo por seguro, no vas a lograrlo por más que lo intentes, esto porque básicamente te has rendido antes de comenzar.Por esto, la recomendación es que nunca te consideres incapaz de lograr algo, porque si lo haces, te vas a poner tantas trabas en el camino que al final solo conseguirás rendirte.

Nunca digas que no puedas. Considérate capaz de alcanzar todo lo que te propongas, incluso aunque no sepas cómo. Una actitud ganadora y siempre abierta al aprendizaje son de las claves más poderosas que los exitosos tienen para lograr sus metas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *