Cómo establecer y alcanzar metas este año. Edith Gómez

CÓMO ESTABLECER Y ALCANZAR METAS ESTE AÑO

Edith Gómez

Muchas personas han estado girando alrededor de metas equivocadas por décadas. Aprenden a establecer objetivos SMART y los persiguen como si la vida dependiera de ello. Mientras que otros, una vez que logran el objetivo, se dan cuenta de que no están más felices que antes. Entonces seguramente hay una mejor manera de alcanzar lo deseado.

Cómo establecer y alcanzar metas

“Mantener la motivación es difícil, especialmente cuando las cosas no van como queremos, así que no está mal buscar inspiración en otros lugares.” (https://gananci.com/frases-para-inspirarte/)

Por ello es importante considerar la idea de proponerse metas con alma. Estos objetivos comienzan con el verdadero anhelo que guardas en tu corazón y lo que te motiva a pensar en tus deseos: los sentimientos.

En última instancia, lo que más importa cuando se trata de objetivos es cómo te quieres sentir: Reflexiona en torno a lo siguiente: ¿Cuándo fue la última vez que te preguntaste, “¿Cómo me quiero sentir?” Y luego, “¿Qué puedo hacer para asegurarme de que me sienta así?”

Primero los sentimientos, luego las metas

Establece y logra metas que te hagan sentir bien comenzando primero con cómo te sientes. Generalmente solo persigues objetivos específicos porque crees que te harán sentir de cierta manera. Buscas el dinero, el trabajo, el automóvil o la casa porque crees que estas cosas te harán feliz.

Pero todos saben cómo se desarrolla esa historia. Entonces, si en cambio comienzas con la forma en que quieres sentir y luego estableces tus objetivos, es mucho más probable que no solo consigas tus objetivos sino que también te sientas bien. He aquí cómo hacerlo:

1) Corriente de Conciencia:

Organiza un bloque de tiempo para expresar todos sus pensamientos, insinuaciones y deseos al sentir palabras o sensaciones. Lo que sea que venga a tu mente o corazón. Lo que sea que sientas en tu cuerpo.

Imagina los sentimientos ideales con respecto a cada área de tu vida: carrera, relaciones, salud, espiritualidad y cualquier otro sector importante. ¿Qué sentimientos principales surgen en la superficie? Sea lo que sea, escríbelo, sin censura y sin inhibiciones.

2) A escanear:

En el paso dos, escanearás todo lo que has escrito. ¿Qué has escrito más de una vez? ¿Qué palabras le hacen cosquillas a tu corazón o capturan tu mirada? Detente en estas palabras, especialmente si hay varias que describen una sensación similar. Mira lo que dice el diccionario. ¿Con qué definición te alineas más? Aquí es cuando las reducirás a una lista entre siete y 10 palabras.

3) Depurar:

Ahora tienes entre siete y 10 palabras que se sienten muy cerca para llegar a lo que quieres experimentar. Si es fácil para ti reducirlas aún más (piensa entre tres y cinco palabras de primera categoría que realmente te tocan de cerca), entonces hazlo.

Una vez que has definido esta lista, familiarízate con la misma. Tómate todo el tiempo que necesites. Pasa un día, una semana o un mes pensando en estas palabras. Colócalas en notas adhesivas, completa tu agenda, establece recordatorios en tu teléfono o memorísalas.

Durante todo el día, usa las palabras para guiar tus decisiones. ¿Cuáles se sienten mejor? Una vez que hayas realizado muchas pruebas, elije las  tres o cinco palabras favoritas. Estas palabras no tienen que ser la selección final, así que no te preocupes. Siempre puedes regresar y reemplazar o probar palabras nuevas o diferentes. No tengas miedo.

4) A planificar:

Finalmente, debes planificar o poner tus palabras en acción. Antes de saltar a simplemente establecer metas de la misma manera, ejecuta los objetivos según los sentimientos que deseas. ¿Se engranan? ¿Conseguir ese número, obtener ese ascenso o comprar esa casa realmente te hará sentir libre, independiente, realizada o creativa? ¿O comenzar un nuevo pasatiempo, viajar por el mundo o escribir ese libro se sentiría un millón de veces más cercano al sentimiento deseado? Tú decides.

Una vez que hayas decidido los objetivos a seguir, utiliza la estrategia de configuración de objetivos SMART (Específicos, medibles, alcanzable, realista y a tiempo) si crees que eso te ayudará a alcanzar tu objetivo.

De lo contrario, puedes sentirte bien confiando en tus sentimientos centrales como tu luz guía y motivador. ¿Quién no quiere sentirse bien? ¿Y qué mejor motivador puede existir?

Aprende a dirigir tus sentimientos porque, en última instancia, son precisamente esos sentimientos que más deseas los que te atraen hacia ciertos objetivos. Entonces, si comienzas con tus sentimientos, estarás a años luz del resto de la multitud y diez veces más feliz también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *