Cómo establecer tus prioridades de forma concreta. Edith Gómez

CÓMO ESTABLECER TUS PRIORIDADES DE FORMA CORRECTA

Edith Gómez

Siempre soñamos con tener tiempo libre a pesar de que, en teoría, es algo poco realista, pues cuando éste finalmente llega, siempre estamos ocupando nuestro tiempo en algo, ya sea trabajo, ocio o descanso. De manera que la única alternativa para insertar algo nuevo a nuestra rutina es eliminando algún hábito viejo, ya que las 24 horas del día las mantienes ocupadas. La mayoría de las veces no sabemos cuáles son las actividades a las que necesitamos recortar o reducir el tiempo.

La persona que no establece prioridades en su vida corre el riesgo de hacer cosas que no se integran a sus necesidades, por esto se frustran y se desaniman antes de lograr alcanzar un objetivo, por esa razón queremos enseñarte cómo hacer un plan de vida.

Al establecer prioridades se determina el orden, la planificación necesaria y la energía que se debe emplear hacia los propósitos correctos. Se requiere una visión a largo plazo y respetarse a sí mismo y al objetivo que te planteaste a través del trabajo continuo.

Cómo establecer tus prioridades de forma correcta - formacion-integra

Toma las decisiones lo antes posible

Con cada nueva información que llega a tu vida, cabeza u oficina significa una decisión que deberás tomar tarde o temprano. La mayoría posterga esta decisión a último momento, ignorándola la mayor parte del tiempo posible. Lo ideal es procesar esta información en el momento, para que no ocupe más tiempo del necesario descartando cosas rápidamente.

Crea un borrador

Plasma en una nota las tareas que debes hacer en el plazo de un día, semana, mes o año. De esta forma tendrás una visión más clara de tus quehaceres y te permitirá organizarte para cumplirlas en el plazo que estableciste. Según Gananci, al no tener claras las tareas que deben ser realizadas solemos dejar todo para último momento, al plasmarlas podrás comenzar con el siguiente paso.

Clasifica el esfuerzo requerido para cada tarea

Clasifica tu lista según la dificultad que cada tarea supone para ti para que sepas situar en relación con las demás tareas. Procura juzgar cada tarea individualmente como difícil, moderado o fácil. De esta manera las clasificarías de acuerdo a su dificultad real, sin compararlas entre sí.

Tiempo ganado

Debes ver tu lista como una escalera: existen tareas que no pueden ser realizadas sin haber completado otra antes, o haber recolectado ciertos resultados, califica las actividades que deben encontrarse en el escalón base y realízalas antes que las demás. Gana tiempo anticipando tareas. En este caso, concéntrate en conseguir esos recursos primero, porque sin ellos no habrá mucho que puedas hacer al respecto. Mientras tanto, si bien no accionas directamente sobre ese pendiente, vas ganando tiempo gestionando por otro lado.

Haz lo más difícil primero

A veces vamos posponiendo aquellas tareas que nos generan incomodidad por alguna razón. La procrastinación no es un tipo de pereza, es una manera de evadir, y naturalmente evitamos cosas que no queremos hacer. Lo que sea que no quieras hacer, hazlo primero, así eliminarás el temor persistente que te quitará la energía para hacer las otras tareas mientras pospones lo inevitable.

Sé práctico

La mayoría de las personas pierden más tiempo lamentándose por algún error, que solucionando los problemas que surgen, lo que ocasiona que se pierda hasta el triple del tiempo, tiempo en el que podrías estar ejecutando otra actividad. Cuando tengas algún problema, no pierdas el tiempo en lamentarte, busca una solución, y saca el aprendizaje de esa experiencia para que no se repita de nuevo. Puedes preparar una nueva manera de actuar destinado a evitar ese problema.

Tacha las tareas de la lista conforme las completes

Es importante auto recompensarnos los pequeños logros que vamos obteniendo. Conforme completes la lista, tómate un feliz momento para sentirte satisfecho tachando cada tarea cumplida, borrándola del archivo o cortándola del papel, la idea es saber que ya has terminado con esa tarea. Tómate un minuto para relajarte, si fue algo muy importante que tenías que hacer, date un pequeño descanso y continua.

No hacen falta 25 horas al día para poder realizar todas tus actividades, solo se necesita organización y disposición. Es fundamental que logres cumplir todas las actividades sin que éstas repercutan negativamente en tu vida o te desgasten, haciendo que tu rutina sea tediosa. Por más rápido que realices una actividad, no asegura que sea un trabajo bien hecho. Ten paciencia y poco a poco lograrás tachar cada una de las tareas de tu lista y éstas serán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *