El cerebro y su evolución

EL CEREBRO Y SU EVOLUCIÓN

Cerebro es clave para nuestro desarrollo como especie. Fue creciendo más y más mientras luchábamos para adaptarnos a los cambios rápidos del clima y el medio ambiente en la sabana africana 100.000 años atrás. Por ejemplo, una mutación genética ocurrida al azar nos llevó a caminar en dos piernas en lugar de cuatro patas. Este método eficiente de movernos libremente liberó mucha energía que permitió al cerebro crecer y devenir muy poderoso.

Gracias a esto en algún momento nos dio una habilidad única: la representación simbólica. Sólo nosotros podemos ver una figura y comprender que representa a un animal, un lugar o una letra del alfabeto. Esto a su vez nos permitió comunicar mejor, entendernos entre nosotros trabajando juntos y desarrollar el arte, la cultura y la tecnología. Esta última nos permite saber cada vez más sobre nuestro órgano más preciado y así poder explicar de forma sencilla algunas características de nuestro día a día cerebral para ser más eficientes y vivir con mayor bienestar.

Tu cerebro fue construido mientras caminábamos unos 20 kilómetros diarios, o sea que si querés mejorar tus habilidades de pensamiento, ¡movete! Ejercitar tu cuerpo lleva más glucosa, es decir, energía y oxígeno al cerebro, limpiándolo de compuestos tóxicos derivados de las propias neuronas. También estimula ciertas proteínas que mantienen a las neuronas mejor conectadas. Algunos estudios muestran que realizar ejercicio aeróbico dos veces por semana reduce a la mitad el riesgo de demencia.

Lo que aprendés y hacés en tu vida cambia la estructura de tu cerebro, lo recablea. Además, varias de sus regiones se desarrollan a diferentes velocidades en distintas personas. No existen dos cerebros que guarden la misma información de la misma forma y en el mismo lugar. ¡Por eso, no te compares!

Tu cerebro está en constante tensión entre células y sustancias químicas que tratan de hacerte dormir y otras que quieren que estés despierto. Mientras dormís las neuronas muestran una actividad rítmica importante, probablemente reviviendo lo que aprendiste en el día. La gente varía en cuánto y cuándo quiere dormir, pero la siesta parece ser una necesidad universal. La falta de sueño empeora la atención, la memoria corta, tu humor y todas tus funciones ejecutivas. ¡Dormí lo que tu cuerpo te pida!

El sistema de defensa de tu cuerpo, la liberación de cortisol y adrenalina, fue desarrollado para responder de forma inmediata a serios peligros como tigres dientes de sable. El estrés crónico desregula este sistema haciendo que la adrenalina genere cicatrices en los vasos sanguíneos, que pueden causar ACV y ataques al corazón. El cortisol daña las células del hipocampo y disminuye la habilidad para aprender y recordar. El peor estrés es cuando tenés la sensación de no tener control sobre un problema, te sentís desesperanzado. Sé consciente de tus niveles de estrés y aprendé a regularlo. Puede salvarte la vida.

Absorbemos información a través de los sentidos, traduciéndola en señales eléctricas que se dispersan por diferentes áreas del cerebro para luego reconstruirse y eventualmente percibir ese evento como un todo. Parece que el cerebro se ayuda de sus experiencias pasadas para combinar esas señales, es decir que dos personas pueden percibir el mismo evento de forma muy diferente. Nuestros sentidos evolucionaron para trabajar juntos, lo que significa que aprendemos mejor si estimulamos varios sentidos a la vez. Te desafío a que diseñes de forma multisensorial la próxima vez que quieras explicar algo a alguien. Los bebes son los modelos perfectos de cómo aprendemos. No de forma pasiva y reaccionando al ambiente, sino testeando activamente a través de la observación, hipótesis, experimentos y conclusiones. Muchas partes de nuestro cerebro adulto son tan maleables como las de los chicos, por lo que podemos crear neuronas y aprender durante toda nuestra vida. Desafiate a seguir aprendiendo cosas durante toda tu vida. Es la mejor forma de mantener un cerebro joven y sano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *