Cómo el Mar puede ayudarte a sentirte bien. E Gómez

CÓMO EL MAR PUEDE AYUDARTE A SENTIRTE BIEN

Edith Gómez

De acuerdo a lo planteado por Gananci, la ansiedad es una de las enfermedades que afecta a mayor número de personas hoy día. Pese a ello, este padecimiento no recibe la importancia que debería, hasta que sus síntomas comienzan a afectar gravemente.

No obstante, existen centros de atención que apuestan por una vida libre de estrés, y están allí dispuestos para quienes recurra a ellos buscando mejoría. Estos sitios son más frecuentes en las zonas costeras, en las cuales hay spas y balnearios que se dedican a practicar tratamientos de talasoterapia.

La palara Thalasso, que proviene del griego, significa mar, y para aplicar este efectivo tratamiento los encargados hacen uso de los mejores recursos que podemos encontrar en el entorno natural, es decir, el mismo mar o la arena.

Es conocido por muchos lo terapéutico que resulta ser el mar, especialmente cuando las olas impactan con el cuerpo, el cual además se encuentra en constante movimiento cuando se sumerge a disfrutar de esta deliciosa sensación.

marbienestar

Dicho mecanismo produce efectos comparables con los de recibir un masaje, y sus beneficios van desde la mejoría del sistema circulatorio, hasta la cura de afecciones dermatológicas, tales como la psoriasis o el acné.

Este método también hace uso de otros recursos marinos tales como el barro y las algas, incluido además el clima, que también posee efectos terapéuticos. El agua que se toma, suele ser purificada y esterilizada, con el propósito de que no haya residuos que puedan ser perjudiciales al momento de aplicarlos.

Terapia ancestral

Sus efectos terapéuticos ya han sido reconocidos desde la antigüedad. De hecho, en algunos textos de Hipócrates, el agua del mar es aconsejada para disminuir algunos dolores.

De igual forma, los egipcios también estaban conscientes de su poder, pues, ha sido posible constatar la existencia de algunos papiros en los cuales eran reconocidos los beneficios del lodo proveniente del rio Nilo, así como la influencia que ejercía el clima en la persona, en los procesos terapéuticos.

Los romanos tampoco ignoraban el poder de la terapia del mar, ya que en Roma las termas gozaban de popularidad, así como los estudios sobre los efectos del mar como método curativo.

Esta práctica que hoy día continúa teniendo más vigencia que nunca, dejó de ser aplicada durante la época medieval. Sin embargo, su efectividad sobrevivió a muchos momentos de la historia, hasta el punto de cobrar fuerza en el siglo dieciocho, en el cual nacieron además otras técnicas que continuaron perfeccionando la talasoterapia.

Actualmente, el sector del turismo ha contribuido a que este método tenga más presencia, y sea considerado por más personas, las cuales al sentirse abrumadas por el estrés, deciden hacer un momento de pausa, acudir a las bondades del mar y reencontrarse consigo mismas.

Propiedades de la talasoterapia

El mar, en sí mismo, posee la mayoría de los componentes que el organismo necesita para funcionar de la mejor manera.

El plasma sanguíneo está compuesto de forma parecida al agua marina, lo cual contribuye a que el organismo encuentre bienestar y balance. Dichos elementos pueden ser absorbidos por la piel, especialmente el socio y el yodo, los cuales poseen efectos renovadores.

El cuerpo también se beneficia con las bondades del mar puesto que el movimiento de las olas funciona igual que la técnica del hidromasaje.

Las algas también poseen una concentración alta de vitaminas como la A, B, C, E, F, K, además de hierro, proteínas, minerales y calcio, que obtienen del mar. Por ello, quien recibe su aplicación puede beneficiarse de sus efectos como antibiótico, antiviral, antioxidante, además de prevenir el envejecimiento de la piel.

El método de la talasoterapia es tan rico que todos sus elementos son aprovechables. Por ejemplo, el aire que se encuentra en el medio marino se encuentra impregnado de las gotas del mar y posee yodo, siendo relajante, antibiótico y contribuye a mejorar las defensas del cuerpo.

Por estos motivos es que la talasoterapia suele indicarse para tratar inflamaciones, debido a su propiedad analgésica, siendo recomendada en casos de reumatismo, osteoporosis y problemas circulatorios.

También se recomienda para procesos post-operatorios, problemas neurológicos y respiratorios, tales como padecimiento por asma o faringitis. Por supuesto, también muchas personas lo emplean para tratar la psoriasis.

El alcance de la talasoterapia es mucho mayor, pues no sólo es empleado este método a nivel fisiológico, sino también psicológico, ya que tiene efectos relajantes y es sugerido para quienes padecen de depresiones, problemas al dormir, estrés, fatiga, entre otros.

En la estética también es empleado este método para reducir la celulitis, flacidez, y detener el envejecimiento de la piel.

Suele decirse que una vez que se inicia el tratamiento, será posible  observar sus primeros resultados a partir del día número 7.

Sin menoscabar todos los aspectos positivos del uso de este método, siempre se recomienda acudir a centros que cuenten con personal médico especializado, ya que es necesaria una revisión previa para evitar efectos no deseados en casos complejos de alérgicas, problemas de tiroides, cardiovasculares o respiratorios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *