Lo importante en la escuela. Benetti

LO IMPORTANTE EN LA ESCUELA

Falta una cosa importante

Para el día del niño, el padre le ha regalado a su hijo una hermosa nave espacial. El aparato es realmente imponente y fantástico. El niño lo observa cuidadosa­mente, ve a los astronautas con sus trajes espaciales, los mandos electrónicos, las luces, las lanzaderas de cohetes, todo. El padre, más que satisfecho porque ha impactado a su hijo.

– Papá, le dice de pronto el niño, aquí falta una cosa muy importante.

– ¿Qué?, responde el padre azorado.

– Papá, esta nave espacial no tiene servicios. ¿Dónde van a hacer sus necesidades los astronautas? Y ríe triunfalmente.

Cuando pensamos en el sistema educativo para nuestros niños y adolescentes, podemos suponerlo como esa nave espacial, tan moderna, tan superdotada de instrumentos, con tantos controles … pero se olvida que será habitada por seres humanos de carne y hueso.

Pensemos en la organización de nuestro sistema educa­tivo, en la universidad, en los programas de estudio, en técnicas modernas de aprendizaje, en sistemas de evalua­ción, en fin, en todo eso que constituye el aparato educativo del país y puede ser muy probable que olvidemos, por ejemplo, que los niños y adolescentes sienten.

Sí, sí… sien­ten, tienen sentimientos y necesitan expresarlos.

¿Y hay lugar en nuestra escuela para los sentimientos?

También nuestros chicos quieren pensar cosas nue­vas con sus cabezas, cosas que no están en los progra­mas… “programas” … porque tienen ganas de progra­marse a sí mismos.

Necesitan pensar y sentirse creativos.

Y como si esto fuera poco, también quieren hacer. Hacer… Algo difícil cuando se está encerrado en una cápsula con tantos telecomandos. Y hacer lo que no está escrito ni prescrito, ni mandado ni ordenado. Porque eso es “hacer”…

Sentir, pensar, hacer: tres necesidades fundamenta­les de todo niño y adolescente que quiere aprender a ser adulto, ¿tienen su lugar en nuestro sistema educativo?

Recordemos sin más lo que fue nuestra escuela pri­maria y secundaria y la alucinante cantidad de datos que tuvimos .que almacenar; pero, ¿se acuerda usted si alguna vez se le preguntó por sus sentimientos?

Y ¿cuán­tas veces, inclusive en la universidad, se le permitió pensar originalmente apartándose del pensamiento que había que aprender?Es increíble, pero es así..

Tenemos que aprender lo que pensaron tantos filósofos y científicos, pero es muy raro que se nos permita pensar por nuestra propia cuen­ta… que eso es pensar. Y aprendimos lo que hicieron tales jefes de estado o generales, aquellos artistas o estos inventores. Pero ¿qué espacio tuvimos para inventar, para desarrollar nuestras capacidades artísticas, para hacer lo que nosotros podíamos hacer?

Es fundamental que repensemos nuestro sistema edu­cativo.

Pero, por favor, una educación para seres humanos de carne y hueso, con corazón, con imaginación, con fanta­sía, con sexo, con capacidad de hacer y de pensar, con crisis de crecimiento, con necesidades propias, porque si las necesidades no son” propias”, ¿pueden acaso ser necesida­des?

No hay nada más subjetivo que una necesidad. ¿Será por eso que nunca nos damos por enterados de tantas necesidades de nuestros niños, adolescentes y jóvenes?

Y cómo nos vamos a enterar si no les preguntamos …

Y para qué les vamos a preguntar si ya todo está programado, escrito y preescrito de antemano, como si las necesidades surgieran por arte mágica ante el conjuro de nuestras programaciones.

– Usted tiene razón en lo que dice, pero es imposible de aplicar en la educación. Nosotros les damos a los chicos lo que sabemos, no lo que ellos… ¿cómo decirle?…

– No lo que ellos necesitan, ¿verdad? Y ¿podría decirme usted para qué sirve una escuela si justa­mente no responde a lo que los clientes necesitan?

– Lo que pasa es que no estamos prepa­rados para eso. Si ni siquiera nosotros, que somos los educadores, podemos expresar nuestros sen­timientos, y no le digo “pensar”. Si los alumnos son robotitos, nosotros también lo somos. y cómo puedo yo ser creativo si tengo más controles que un astronauta. ¿Se da cuenta?

– Creo que todos nos estamos dando cuenta, lo cual ya es un paso muy importante, como el niño ante la nave espacial. Y alguna fórmula inventaremos para que los astronautas hagan sus necesidades.

Por algún lado hay que romper esa cadena de pro­gramaciones, tan plagada de palabras huecas y aburri-­das, que dejan tan insatisfechos a los alumnos educandos, y más insatisfechos aún a los educadores, conscientes de su propia frustración, tanto como profesionales educa­dores, como en su calidad de personas; seres humanos también ellos de carne y hueso, necesitados como el que más de sentir con fuerza y pasión la vida, de pensar con audacia y de inventar, sí señor, inventar nuevas fórmulas para que nuestra educación, “sublime vocación”, ya que es mal paga, al menos nos resulte divertida y útil.

Y esta es mi propuesta:

una educación divertida, audaz, creativa, llena de imaginación, de vida,

de cora­zón, de gente pensante. Pensante y atrevida.

Imaginemos un nuevo modo de educar cuyo centro sea la vida real, la del siglo XXI, en este lugar concreto, con esquemas culturales y formas de vivir y pensar muy distintos a los de hace diez años.

Gracias a Dios, y quiero pensar bien, nuestras escue­las todavía tienen servicios (¿higiénicos?) donde todo el mundo, desde el rector hasta el último alumno de la lista, puede cumplir y satisfacer sus necesidades fisiológicas.

Pero (y ya que tanto hablamos de “educación inte­gral”, del “ser en plenitud”, del “hombre completo” y de tantas otras cosas tan huecas como las palabras emplea­das), ¿hay un lugar para las necesidades del corazón? O nuestros educandos rompiendo todas leyes de la psicología, carecen de sentimientos?

Y ¿hay cabida para la imaginación creativa y para el pensamiento origi­nal?, ¿o tenemos educandos descerebrados? Estos robotitos que vienen a ocupar un banco en nuestras aulas espaciales, ¿tendrán tiempo y permiso para pensar irrigando con fIujo propio sus bellas neuronas, cuyo funcionamiento aprenden en las lecciones de anato­mía? Pero, ¿qué es más importante: que sepan cómo funcio­nan o que las hagan funcionar?

Que nuestros hijos no tengan que decir: Papá, me mandaste a una escuela muy moderna, con tizas de colores y hasta una computadora, pero no me-dejan sentir ni pensar ni inventar nada. Dicen que eso lo voy a hacer cuando sea grande…

En estos artículos iremos reflexionando sobre estos y muchos otros temas más, los temas de hoy, los problemas de hoy, para buscar soluciones hoy.

Envía un Comentario del Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *