5 Pasos para Identificar y Comunicar tus Puntos Fuertes

5 PASOS PARA IDENTIFICAR Y COMUNICAR TUS PUNTOS FUERTES

Edith Gómez.

Editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. @edigomben

Cuando nos toca hablar de nosotros mismos puede ser un poco complicado. Si alguna vez te han pedido describir tu personalidad puede que no hayas logrado responder inmediatamente. Hablar de nuestras debilidades y fortalezas no es algo que podamos hacer con facilidad, a menos que estemos preparados y podamos responder sin ningún tipo de problemas.

Cuando vas a una entrevista de trabajo, debes tener claro que el entrevistador tratará de obtener toda la información posible. No se trata únicamente de conocer los aspectos técnicos y tus conocimientos, sino también de conocer un poco más de ti y tu personalidad con el fin de evaluar si eres o no el candidato ideal para cubrir la vacante en su empresa.

En este tipo de entrevistas, queramos o no, debemos exponernos abiertamente frente al entrevistador y explicarle cada detalle que nos pregunte. Dado que la pregunta de los puntos fuertes es casi una constante en todas las entrevistas, es mejor prepararnos antes de que nos pregunten para no quedarnos sin saber qué responder.

Es completamente normal no saber con exactitud cómo responder qué sabemos hacer bien y qué no. Hacer una lista con nuestras mejores cualidades no es tan sencillo porque el primer paso debe ser identificarlos y luego aceptarlos. A veces solemos pensar que nuestras mejores cualidades son  comunes o insignificantes, pero realmente no es así.

puntos fuertes- seguridad- fortalezas

Si te cuesta reconocer cuáles son tus puntos fuertes, sigue la lista que se presenta a continuación y aprende a identificarlos:

  1. No te hagas comparaciones con los demás

Ten claro que se trata de ti y lo que sabes hacer bien. No importa si hay otras cosas que alguien hace mejor que tú. Evita compararte con otras personas ya que esto puede ocasionarte problemas de seguridad y otros efectos negativos. Recuerda que todas las personas tienen un talento único y no todos son buenos para las mismas cosas. Además, piensa en el tiempo que cada persona ha invertido en prepararse y llegar al nivel en el que están. Piensa únicamente en ti.

  1. Lo que importa realmente es cómo lo haces

Si te resulta más fácil guiarte del resultado en vez de cómo lo haces, piensa en una ocasión donde, a pesar de que te hayas esforzado, el resultado no fue bueno. Esto sucede usualmente cuando defines tus objetivos y trabajas en función a alcanzar cada uno y en función de alcanzar un objetivo final. Es igual de importante la manera en la que resuelves los problemas, así que piénsalo dos veces antes de actuar.

  1. Date el valor que mereces

Si estamos conformes y orgullosos de quienes somos será más fácil identificar nuestros puntos fuertes. Debes comenzar a valorarte  por lo que eres para que las cosas comiencen a fluir de una mejor manera. Cuando tú conoces el valor que tienes, será más fácil para otros también darse cuenta del mismo y respetarte por lo que eres. Debes llenarte de pensamientos positivos.

  1. Enfócate en las cosas que se te dan bien

No todas las cosas se te pueden dar bien. Identifica entre tus rutinas las actividades que mejor realizas. Puede que tus destrezas sean el trato con el público y tener buenas relaciones con tus compañeros, o que quizá prefieras dedicarte al orden y control de las cosas. Sean las que sean, analiza todas las situaciones en las que disfrutes lo que haces y aprende a reconocer tus fortalezas.

  1. No subestimes detalles

Quizá no se trate únicamente de aspectos laborales. Puedes incluir rasgos de tu vida personal también. No es necesario separar nuestra personalidad doméstica de la laboral. Al fin y al cabo somos la misma persona en distintos contextos. Si hay alguna actitud constante, la repetiremos en casa y en el trabajo por eso podemos aprovechar nuestras vivencias diarias para poder identificar nuestros puntos fuertes.

Es importante analizar bien cada una de estas recomendaciones antes de que asistas a una entrevista de trabajo. Asegúrate de responder con la verdad y permítele al entrevistador demostrar que la información que compartes es verdadera. No cometas el error de suministrar información falsa. Si aún sigue siendo complicado para ti identificar tus fortalezas y debilidades, puedes consultar la opinión de alguien que te conozca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *