Aceptación de los sentimientos y espiritualidad

ACEPTACIÓN DE LOS SENTIMIENTOS Y ESPIRITUALIDAD

Del trabajo espiritual surge el conocimiento y la aceptación de los propios sentimientos.

La espiritualidad se fundamenta en enfrentarse a los acontecimientos como van viniendo, sin querer disfrazarlos ni ocultarlos con banales interpretaciones intelectivas.

También se basa en aceptar lúcida y conscientemente los pensamientos, los sentimientos y las emociones que broten en uno mismo, sin negarlos o enmascararlos, sino viéndolos como son y tratando de potenciar los constructivos y de ir transformando o disipando los nocivos mediante su conocimiento.

La enfermedad no se desvanece porque una persona no quiera verla y genere una red de autoengaños y racionalizaciones a propósito de ella, sino viéndola, asumiéndola y poniendo todos los medios a su alcance para poder superarla.

Demasiadas veces, para no querer asumir la Verdad ni los propios deseos, inclinaciones, conductas, sentimientos o emociones, el ser humano recurre a argumentaciones insustanciales con los que intenta engañarse a sí mismo y a los demás, y cae en discursos y racionalizaciones patológicas que tratan de enmascarar, justificar u ocultar lo que verdaderamente hay en él. Pero todo aquello que no quiere verse se fortalece, y lo que se trata de ocultar se hace más evidente.

Este tipo de componendas se vuelven contra la persona, la frustran en su proceso de maduración y alimentan sus tendencias neuróticas. Los enredos intelectualistas, eruditos y perversos no solucionan el núcleo del caos, sino que lo intensifican. Así no hay trabajo espiritual posible ni se resuelven las contradicciones ni los conflictos internos, que seguirán desgarrando, y cada vez en mayor grado, a la persona y a la comunidad.

Sólo la persona espiritual ve, acepta sus propios sentimientos y, si es necesario, los transforma mediante la consciencia, el amor y el conocimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *