Educación personalizada. Varios artículos

EDUCACIÓN PERSONALIZADA

Antecedentes del método de Educación personalizada de Pierre Faure

Para conocer las raíces del pensamiento pedagógico del jesuita Pierre Faure, hay que comprender que no sólo se vio influenciado por la tradición pedagógica propia de la orden jesuita sino que también por todo un grupo de pensadores del siglo XIX quienes, basándose en los nuevos descubrimientos de la medicina, revolucionaron el modo de enseñar.
Pierre Faure construyó su propuesta de educación personalizada siguiendo con las teorías propias de la escuela pedagógica de Itard, Seguin, y María Montessori. De acuerdo con la pedagogía de Seguin, Faure diferenciaba la educación motriz, de la educación sensorial y consideraba esencial trabajar ambas junto a la educación intelectual.
Marc Gaspar Itard
Eduard Seguin
María Montessori

“Los antecedentes más inmediatos de Pierre Faure, sin descuidar su influencia jesuítica, los encontramos en Marc Gaspard Itard (1775 – 1838), Eduard Séguin (1812 – 1880), María Montessori, y Lubienska.

Los tres primeros llegaron a la pedagogía a través de la medicina. De hecho, el movimiento de renovación pedagógica del siglo XIX no proviene del campo de la pedagogía sino de la medicina. Médicos y psicólogos como Dewey, Decroly, Montessori, Claparéde, etc, se enfrentaron ante la concepción tradicional de escuela, centrándose ellos en la libertad y los intereses del niño. Es así como Decroly llega a los “centros de interés”y Montessori a la “Educación en libertad”.

La escuela que representa a los tres anteriormente mencionados (Itard, Seguin y Montessori), se aplicó al funcionamiento psicológico de la inteligencia expresado por el aparato motor.

Seguin llamó a su método educación psicológica. Es el primero en diferenciar una educación motriz y una educación sensorial que deben preceder y acompañar a la educación intelectual. Elabora un material didáctico, gracias al cual el niño desarrolla la memoria muscular de las formas y adquiere una apreciación experimental de las diferencias de pesos, y volumen de los objetos. Ve en el sistema métrico un poderoso medio para formar un espíritu ordenado.

Después de su muerte, solamente en el asilo de Bicetre y en el de los Hermanos Grand conservan su recuerdo. Cuando María Montessori descubre el último ejemplar de su libro, ella se apasiona por sus ideas, las desarrolla y se convierte en la gran divulgadora. Es así como esas mismas ideas llegan hasta Faure, si bien él las sigue aplicando y experimentando para enriquecerlas con sus nuevas aportaciones y su nuevo estilo.”

Motivado por la crisis en la educación, el método de educación personalizada propuesto por Pierre Faure se basaba en gran parte en una visión integral del ser humano, y en la necesidad de educar su cerebro o de “aprender a aprender”. A través de diversas charlas y escritos, Faure demostró el carácter rupturista y original de su nuevo método.

1 -Tres principios de la educación personalizada (EP) según Pierre Faure.
A. Principio de Singularidad

B. Principio de Autonomía

C. Principio de Apertura

Faure basó su método de educación personalizada en una visión especial de la persona y de sus rasgos esenciales. Entre los rasgos que caracterizan el modo de SER del ser humano, Faure destacó tres que conforman los principios esenciales que una pedagogía debía considerar.

  1. A.  Principio de Singularidad:Este principio reconoce la individualidad de cada ser humano y el respeto que se merecen las particularidades y los ritmos de cada persona. Este respeto debe traducirse en una pedagogía que sea adaptable a cada alumno y que fomente la creatividad e iniciativas de cada uno, pues la creatividad es para Faure el resultado de la personalización de lo aprendido.

    Los alumnos son individuos. Ningún ser humano es idéntico a otro. Los hombres tenemos elementos comunes, o si no, no podríamos aplicarnos la categoría de hombre.La educación es perfeccionamiento de la persona, por lo tanto, si llega sólo a una parte de ella y no llega a su totalidad, es una educación parcial.La Educación Personalizada, no puede realizarse con una sola posibilidad, con una sola técnica. No sirve usar sólo un programa que atienda nada más que a lo común, porque no sería una educación completa. Cada estudiante tiene su propio camino, su propia motivación, sus propios intereses: los alumnos tienen diferentes ritmos, e incluso dentro de la misma persona hay diferentes ritmos. Ante los mismos estímulos las personas tienen distintas reacciones y en esos casos cada hombre estaría creando.

    El concepto de creatividad, obra creadora del hombre, no es más que participación de la obra creadora de Dios. El hombre debido a su naturaleza trascendente está hecho para superarse. Esta trascendencia se manifiesta en su actividad creadora. De hecho el hombre se realiza en y por su creación. Al crear, el hombre modifica lo que de algún modo está ya dado.
    En la creatividad se encuentra la originalidad. Uno es más original mientras más cerca esté del origen de las cosas. Mediante la capacidad creadora el hombre no realiza una obra cualquiera, sino la de construirse a si mismo, su modo peculiar de ser y de vivir, con un estilo propio, con iniciativa. Y esta dimensión es eminentemente humana. Por eso el tema de la creatividad interesa especialmente en educación y la labor del profesor debe incluir también el hacer que los alumnos personalicen lo que reciben.No hay verdadera adquisición, si no existe el empleo personal de lo que se ha aprendido, según P. Faure “La repetición es un peligro que hay que considerar como defecto”.

    De esta forma la vida no consiste sólo en un don, sino en una tarea propia, en un proyecto original. Y aquí la obra creadora más que un momento, será también un estar siendo, por ser algo constitutivo del ser personal. Esto exige un clima que permita y que provoque una expresión personal y por ello creadora, libre de bloqueos.Faure propone crear un clima permisivo, libre, no coercitivo. Manifiesta que es necesario dejar libre el camino de la creación, que no quiere decir el provocar necesariamente una obra genial; hay que favorecer el pensamiento original y evitar que el hombre moderno de hoy se encuentre en una situación en la que “Mucho de lo que se piensa y dice no es otra cosa que la que todo el mundo igualmente piense y dice”, porque no ha adquirido la capacidad de pensar en forma original.La verdadera originalidad se desarrolla en la comunidad. Faure dice que: “Resulta imposible conquistar la autonomía y el progreso en ella sin la creatividad del individuo y del grupo. Pues nunca es suficiente dar derechos y reconocerlos; hay que hacer a la gente capaz de ejercerlos”.
    Para poder conquistar esa creatividad, debemos poner los medios y debemos orientar. La creatividad no se da de la nada, hay que fomentarla.
    Asimismo, no existirá creatividad sin rigor. Es difícil que la creatividad del alumno se desarrolle si éste no sabe dónde va; si ignora lo que debe conquistar; si su espíritu no se enriquece con ideas directrices lo bastante amplias como para suscitar una búsqueda, una reflexión, una información y lo bastante claras como para orientarlas.De este modo, educar hoy, es liberar al hombre para que recupere su capacidad de iniciativa, y se transforme en un motor de su propia educación y progreso. En el fondo, una educación basada en el principio de singularidad trata de enseñarle a los hombres el arte de vivir, de amar y de trabajar en una sociedad que ellos están llamados a crear a imagen de su ideal.

    Bibliografía-Educación Personalizada, un proyecto pedagógico en Pierre Faure”. Nieves Pereira-Apuntes: Judith León Guevara y Víctor García Hoz.

    B. Principio de Autonomía

  2. B.  La educación personalizada considera que el ser humano no sólo es libre sino que además debe estar consciente de esta libertad, y de que esto implica que posee la capacidad y necesidad de comprometerse con lo que elija. En pedagogía esto significará que al alumno se le educará su capacidad de tomar elecciones y de actuar siguiendo una elección personal y no de acuerdo a una obligación ciega. Asimismo, la importancia que Faure le da a la autonomía implica que es necesario que el niño entienda con claridad la finalidad que persigue cada actividad y que tenga un rol activo en la planificación de su propia educación.
    La Educación Personalizada implica ejercer la libertad. El individuo debe ser capaz de tener en si mismo la norma de su conducta, de decidir si elige esto o lo otro. La persona es capaz de dar una respuesta responsable y libre. El hombre que percibe y siente esta llamada interior a una planificación creadora de si mismo, no puede más que englobar todo su futuro en una respuesta personal y libre, en el presente. Respuesta que no es otra cosa que compromiso y que se apoya en la posibilidad de la persona de ser capaz de darla, porque es responsable, es decir, capaz de respuesta. Esta respuesta más que de sus acciones, se trata del hombre mismo con capacidad de dar una respuesta de si; que se analiza, se interroga, toma conciencia y devuelve al mundo en respuesta su misión. La vocación es una misión; misión que no necesariamente implica una intencionalidad de promoción humana. Sólo en la medida en que el hombre esté abierto a su vocación de progreso y se comprometa libremente, responde y se mantiene el hombre como persona. La vida es tarea propia, un proyecto personal y por tanto original.

    Mounier, repitió con insistencia el que la libertad de la persona es precisamente “la libertad de descubrir por si mismo su vocación y adoptar libremente los medios de alcanzarla”. Faure, se instala en está línea afirmando que nadie puede ser libre en su lugar, sustituyéndole. Se trata de una libertad de compromiso y no de inhibición. “Es propio de la persona y no de la sociedad humana construir el destino propio”. Nuestra libertad es una libertad de ser, una libertad de llegar a ser, de progresar. Faure, afirma que cuando uno encuentra lo que le conviene para su propio progreso, es su deber hacerlo. Y es aquí donde ejerce en plenitud su verdadera libertad que coincide exactamente con la necesidad y la obligación de todo ser humano de progresar. Fuera de eso no hay libertad. Por eso añade: “Insistimos mucho en nuestro proyecto pedagógico, en los métodos en la organización y creación de unos medios que ponemos a disposición de los alumnos y nos esforzamos en darles la posibilidad de elección, de adhesión, a través de un acto libre”.

    La persona se afianza y se determina eligiendo. Lo importante, afirma Faure, es poder elegir los medios para llegar a un fin. Esta es propiamente la libertad humana, no la libertad abstracta: “La libertad real es, una vez visto el fin poder elegir los mejores medios para alcanzarlo”. Educar, debe consistir entonces, en mostrar la necesidad de una respuesta libre, no imponerla. No es tanto dar libertad, sino que ayudar a ser libres creando un clima que ayude a superar las situaciones en las que la libertad no pudiendo nacer se atrofia. Ser libre para la persona es comprometerse y sólo se compromete quién es libre.

    Ejercicio de la autonomía en el colegio:Una exigencia de la Educación Personalizada es el ofrecimiento de posibilidades de elección a distintas situaciones, con objeto de que los alumnos vayan ejercitándose en el uso de la libertad. Esta libertad es preciso dejarla actuar, participando los escolares, no sólo de la realización, si no también de la organización y programación de actividades, en un clima propicio para ejercer su libertad de elección, de aceptación y de iniciativas personales. Para que los actos de elegir sean verdaderos actos libres, han de realizarse como una consecuencia de la reflexión acerca de las posibilidades que al alumno se le presenten; de aquí el que en una actuación educativa personalizada, la reflexión y la deliberación sean actos imprescindibles. La libertad implica capacidad de elegir, pero también la capacidad de aceptar la responsabilidad en los actos libres.El concepto de libertad que opera en la Educación Personalizada se apoya fundamentalmente en considerarla como base de la actividad humana, en sus actos fundamentales antes señalados: la elección, la aceptación y la iniciativa.En el colegio San Luis Beltrán se busca que tanto la distribución de la sala de clases como los materiales fomenten la autonomía del alumno.Ejemplo: Dispensador de pañuelos

Asimismo, a través del espacio de trabajo personal es posible entender cómo aplican el principio de autonomía en pedagogía.
Bibliografía:-Nieves Pereira, “Educación Personalizada, un proyecto pedagógico en Pierre Faure” Edit. Narcea-Judith León Guevara, Víctor García Hoz, “Documentos sobre Educación Personalizada”-Antonieta Gálvez Pino, “Memoria Taller de proyectos curriculares”. Colegio Sn Ignacio, Santiago 1992

C. Principio de Apertura

Faure consideraba que la escuela debía educar la dimensión social o comunicativa de cada alumno. Para lograr esto era necesario crear un clima alegre y distendido donde cada niño se sintiera invitado a participar y a expresarse espontáneamente.
La persona es un ser abierto a otro. Es comunicación y participación.La vida humana es esencialmente comunicación. Cada persona es un ser incomunicable y a la vez es posibilidad de comunicación. En el campo del ser la persona es esencialmente incomunicable y en el campo del hacer la persona es esencialmente comunicable. Es este el gran misterio de la persona: la apertura y la clausura. El estar abierto en la medida en que se descubre y realiza con los otros y el ser algo clausurado, único que la diferencia de los demás y le permite anclarse en una identidad intransferible.

Para Faure, “es evidente lo que la experiencia nos muestra. No estamos hechos para nosotros. No podemos concebir nuestra personalidad solamente en relación con nosotros mismos. El deseo más grande de nuestra personalidad es que otra persona solicite nuestra persona”. Somos seres interpelados desde fuera y desde dentro. Tenemos en nosotros dos caras de la misma moneda: somos personales y tenemos una dimensión social. “Hay en nosotros una dimensión profunda que nos lleva no sólo a ser, sino también a dar a los demás lo que somos” (Faure).
Podemos decir que no sólo somos. Sino que somos con una dirección hacia. Nuestra actividad tiene una dimensión social. Cuánto mayor es la posibilidad de don, mayor es el perfeccionamiento de la persona en la responsabilidad y la alegría. Mounier siempre consideró la comunicación como el hecho primitivo y esencial de la existencia personal. Haciendo eco de ello, Faure, se define igualmente afirmando la necesidad de relacionarse con los demás y evitar el aislamiento. Ante ésta cuestión el jesuita francés se pregunta: “El colegio, la escuela ¿prepara para la comunicación?, ¿se da en ella un clima que lo permita?”.
En la base de la comunicación está el amor, de tal manera que la comunicación comienza cuando no sólo respeto y acepto al otro, sino cuando le amo: “Estamos hechos para amar”. Sin amor la comunicación no existe. Faure, sitúa la comunicación en un clima de espontaneidad y alegría, como los índices de vida, vida que necesita ser comunicada: “La comunicación es un signo de vida, de alegría y cuando uno está alegre, tiene necesidad de comunicar el motivo de su alegría. En éste caso la comunicación es espontánea. Pero… ¿encuentran nuestros alumnos este clima de espontaneidad, de alegría?.”

Para Faure, comunicación y participación se enlazan, pero sólo resulta fácil esta comunicación en una atmósfera distendida y lo que la continuada convivencia busca es en primer término, provocar la expresión espontánea del alumno. La comunicación automática lleva a la participación y el que participa comunica algo. Cuando se toma conciencia de la dimensión personal, es imposible ignorar al otro, porque nuestra persona es hacia el otro, dado que la persona humana está potencialmente abierta a los demás. Mientras no se ha tomado conciencia de si mismo y de sus actos, de su persona, no puede ser responsable de la persona de los otros, que para él quedaría reducida a la categoría de cosas. El conocimiento personal es la única forma más profunda de conocer, porque en ella el ser personal se nos descubre desde dentro y en libre autocomunicación, nos da una idea de su vida personal propia, de su pensar, sentir, querer. En frases de Mounier, “la persona no existe sino hacia los otros, no se conoce sino por los otros, no se encuentra sino en los otros”. Es necesario buscar, descubrir la unidad viviente que es la auténtica vocación del hombre: dar respuesta al llamado irresistible de una Persona Suprema que ante todo es amor. Es por esto que el hombre sólo se halla bien, allí donde se entrega por entero, donde su adhesión es auténtica. Este movimiento de entrega, entre más profundo sea, despierta en la persona una sed de infinito dada su realidad trascendente. En educación, más que en ninguna otra profesión, es necesario tener presente que cada hombre es “portador de un ser-para-el-otro, que al mismo tiempo es un ser-a-través-del-otro”. La relación maestro alumno, entraña de por si una apelación del alumno a la persona del maestro haciéndole una invitación a que lo quiera, a que le de la posibilidad de existir captando sus valores y su dimensión en la libertad, aceptándola, apoyándola, orientándola.

Bibliografía:- Antonieta Gálvez Pino, “Memoria Taller de proyectos curriculares”. Colegio San Ignacio, Santiago, 1992

 

QUE ES ESO DE LA EDUCACION PERSONALIZADA?

“Educación personalizada, una modalidad educativa”
Blanca Lilia Amaya

En este texto se dan a conocer los conceptos sobre educación personalizada como una modalidad educativa que facilita el desarrollo humano en la vivencia de las características de la educación personalizada: singularidad – creatividad – originalidad, autonomía – libertad, apertura – comunicación como valores fundamentales en los procesos de aprendizaje los cuales están mediados por la conversación.
El texto propone además, la Unidad de Producción de Conocimientos (UPC), como una alternativa metodológica para orientar la educación personalizada en el aula de clase..

1. Educación – educación personalizada

Actualmente se concibe la educación para el desarrollo humano fundamentada en procesos de individuación y socialización. Se acepta que estas dos modalidades son igualmente válidas, se dan simultáneamente y a partir de la fusión de las dos, se construye la identidad y el mundo personal. Esta concepción difiere de la concepción que tradicionalmente se tiene sobre educación individual y educación socializada.
En concepto de García Hoz (1988) la educación colectiva y la educación individual son formas parciales e incompletas de educación. La educación individual aísla el sujeto de los compañeros le impide establecer relaciones sociales de igualdad, de enriquecerse a través de los trabajos en equipo, lo hace dependiente, con lo cual reduce sus posibilidades de desarrollo general. La educación colectiva se entiende como la acción del maestro que estimula y dirige la formación de un conjunto de alumnos.
De otra parte, la educación individual ofrece la posibilidad de atención constante a las dificultades y posibilidades especiales de los estudiantes en el proceso de aprendizaje. La educación colectiva ofrece posibilidades de socialización en los alumnos y maestros, permite economizar tiempo y esfuerzo. A partir de esta concepción, la denominada educación personalizada, aprovecha las posibilidades que ofrece cada una de dichas modalidades educativas y se orienta a fortalecer interiormente a la persona para hacerla más eficaz socialmente. En este sentido se habla actualmente de educación personalizada.

La educación personalizada se apoya en la consideración del ser humano como persona con potencialidades para explorar, cambiar y transformar el mundo. Las características esenciales incluidas en el concepto de persona de las que se derivan las orientaciones para ofrecer una educación personalizada son: singularidad – originalidad – creatividad, autonomía – libertad – responsabilidad, apertura – comunicación y trascendencia.

2. Educación personalizada y desarrollo humano

Actualmente existe una preocupación porque las instituciones educativas brinden a sus estudiantes una educación que posibilite el desarrollo humano integral. En este sentido se han expuesto diferentes concepciones entre las cuales se mencionan las siguientes:
– El Estado Colombiano a través de la Ley General de Educación concibe la educación como un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes (art. 1°).
– Carlo Federici considera la educación como principio y fin del desarrollo humano. Por ello, el proceso educativo debe contemplar el desarrollo humano como una finalidad, el desarrollo social como una condición, el desarrollo comunitario como una estrategia y la educación como un medio para todos en conjunto. La construcción del sujeto es el proceso central del desarrollo humano. “El sujeto tiene una identidad personal y cultural que es integrada e integradora; es un ser productivo y productor de sus propias condiciones de existencia lo cual le permite… darle sentido a sus luchas. La construcción del sujeto colectivo exige además, ser consciente del potencial de transformación del medio… “Por esto, en el proceso educativo los aprendizajes deben ser referidos a las cosas, la realidad y la construcción de sentido.
– La UNESCO (Santiago, 1997), plantea la necesidad de asumir la educación desde una concepción centrada en un nuevo humanismo que ponga en práctica el ejercicio de la ciudadanía, el dominio de los códigos de la modernidad: el lenguaje y las competencias básicas para participar en la vida pública y productiva y en una actitud de respeto por sí mismo y por el otro.
– Max Neff (1986), plantea la educación dentro de una concepción humanista, lo cual implica apertura hacia nuevas formas de contextualizarla, un desarrollo a escala humana orientado a la satisfacción de las necesidades humanas (la educación es una necesidad humana), exige un nuevo modo de interpretar la realidad. Obliga a ver el mundo, las personas y sus procesos de una manera diferente a la tradicional. El reto es, orientar la educación desde el nuevo enfoque humanista, de satisfacer esta necesidad y ello debe hacerse desde lo teórico y lo práctico.
Los planteamientos anteriores llevan a la consideración de construir una nueva visión de la educación que supere la sola construcción de conocimientos y asimilación de información dentro del paradigma tradicional, o al cultivo de lo cognitivo desconociendo otras dimensiones del ser humano (afectivo, psicomotor, valorativo, sexual, entre otras) las cuales son susceptibles de formación a través de una educación personalizada.

3. Educación personalizada

La construcción de la persona debe ser el proceso central de la educación, contemplada desde el desarrollo integral del ser humano, única forma de lograr la satisfacción de las necesidades humanas, el ejercicio de la ciudadanía y el manejo de códigos de la modernidad. Desde esta perspectiva, la educación personalizada surge como una modalidad educativa que se apoya en la consideración del ser humano como persona activa, con posibilidades personales para explorar, cambiar y transformar el mundo que lo rodea. Permite la autorrealización del sujeto a partir de la conciencia de sus potencialidades y oportunidades para reconocer su valor por el hecho de vivir y actuar como persona.
El dinamismo de la educación personalizada surge del principio del crecimiento personal implícito en el concepto de persona y del hecho de que cada ser humano está en la búsqueda permanente de su perfeccionamiento como ser en constante transformación, con capacidad para fortalecerse interiormente y ser más eficaz para la sociedad.
El más profundo sentido de la educación personalizada se haya en convertir el aprendizaje en un elemento de formación personal a través de la aceptación de responsabilidades por parte del escolar como ser original y creativo, con capacidad para autogobernarse, establecer relaciones y buscar sentido a su vida.

3.1. Educacion personalizada – características

La educación personalizada reconoce a la persona como un ser individual, uno en sí mismo y distinto de los otros; singular, único e irrepetible y por lo tanto, original y creativo, con capacidad de dar respuestas libres y responsables, abierto a los otros, a la comunicación, al diálogo, a la participación y a la trascendencia.

Singularidad – Creatividad

La persona es centro de su ser y de su acción. Es uno en sí mismo y diferente de todos los demás seres humanos, es único, Irrepetible, imprescindible, con capacidad para crear, razonar, emitir juicios, asumir posiciones críticas, legitimarse como ser humano, construirse desde su individualidad y darle sentido a su vida en la relación con sí mismo, con el otro y con el entorno.
Es en el conocimiento de sus posibilidades, oportunidades, y limitaciones en donde comienza su motivación para ser, para crecer, para proyectarse tal como es, sin máscaras ni apariencias, y dejar su huella personal como ciudadano del mundo con responsabilidad social.
(…) la educación personalizada surge como una modalidad educativa que se apoya en la consideración del ser humano como persona activa, con posibilidades personales para explorar, cambiar y transformar el mundo que lo rodea.

Ser singular es diferente a ser individualista. Mientras el primero busca la relación con el otro a través de su capacidad de amar, el segundo es un ser solo sin posibilidad de amar, ni de relacionarse.
Ser original le permite vivir para crecer con otros y por otros, crecer convalidando el mundo y su presencia en el mundo, en un constante descubrirse, como lectura permanente de sí mismo. La originalidad como la manifestación del ser, y la creatividad como la manifestación del hacer, son los resultados del dinamismo interior que posee el ser humano.
El ser humano es original y creativo en la medida de su singularidad. Condición fundamental para el desarrollo de la capacidad creadora es la utilización de estrategias pedagógicas que permitan el reconocimiento de los educandos como personas con capacidades, conocimientos y sentimientos propios de donde se derivan estilos y ritmos de aprendizaje, modos de ser, niveles de desarrollo intelectual, social…, entre otros. Es legitimar el ser del estudiante en un reconocimiento como sujeto único, original y con posibilidad de transformación permanente en una relación dialógica.

El objetivo de la educación desde la singularidad personal, es hacer al ser humano consciente de sus propias potencialidades, oportunidades y limitaciones. Y como la vida de las personas se realiza no sólo en su interior, sino también en relación con el otro y con el mundo que le rodea, es necesaria una mediación pedagógica que oriente procesos de reflexión en relación con su visión de la vida y sus aspiraciones hacia lo de la vida y hacia lo trascendente. A la vez el maestro puede orientar la construcción del conocimiento atendiendo a las diferencias individuales. Este no sólo ayuda a aprender sino también a ser consciente al estudiante de la forma como construye el conocimiento y de la formación de su identidad que le permite reconocerse como persona.

Autonomía – libertad

Autonomía es la capacidad de pensar por si mismo, tomar decisiones libres y responsables a partir de procesos de reflexión crítica y de confrontación sustentada. La persona libre y responsable enfrenta su realidad con juicio crítico, toma decisiones y asume riesgos de las consecuencias de sus actos.
La máxima expresión de la autonomía es el uso de la libertad en forma responsable. Esto es, entender la autonomía como la capacidad para gobernarse así mismo, saber aprovechar las posibilidades y oportunidades de obrar libremente. De igual manera, la máxima expresión de la libertad tiene su significado en la independencia, en la capacidad de autodeterminarse, y en elegir en cada momento de manera consciente y reflexiva el mejor modo de actuar entre las diferentes opciones.
Siendo la autonomía – libertad aspecto fundamental en la formación del ser humano, se requiere de maestros con mentalidades abiertas para asimilar los cambios y modalidades educativas que con alguna frecuencia se presentan, con metodologías creativas e innovadoras mediadoras en los procesos de aprendizaje para lograr el desarrollo armónico y permanente de la persona.

El maestro como apoyo en la formación de la autonomía propicia en los estudiantes el desarrollo de capacidades de reflexión, interpretación, argumentación y proposición, como competencias fundamentales en el proceso de resolución de problemas, conflictos y toma de decisiones.
Posibilita en los estudiantes el desarrollo de capacidades que les permita dirigir sus destinos y responsabilizarse de los mismos a fin de buscar su crecimiento personal y contribuir al desarrollo de la sociedad en la que se encuentran inmersos. Para ello, es necesario que el maestro posibilite el trabajo en equipo donde los estudiantes puedan compartir sus iniciativas, participar en la construcción del conocimiento, los valores, crear actitudes, conciencia de sí mismo, del otro y de su entorno a través del proceso enseñanza – aprendizaje en las diferentes áreas del saber y demás actividades que conducen a la formación integral de las personas.
La libertad de iniciativa, la libertad de elección y la libertad de aceptación son los objetivos que sintetizan la formación de la autonomía en el ser humano para orientar la educación personalizada.

Apertura – Comunicación

La apertura es la disposición personal que permite al ser humano abrirse así mismo y al otro en un proceso de comunicación a través de un lenguaje. La persona va construyendo su historia en el encuentro con el otro, permitiéndole a ese otro ser él mismo en una relación de libertad y aceptación. En este contexto García Hoz expresa (1988):
“Toda relación humana es comunicación, toda comunicación requiere capacidad expresiva y comprensiva por parte del comunicante, de donde claramente se infiere que la comunicación personalizada, en la medida que responde a la apertura de la persona, desemboca en el desenvolvimiento de la capacidad comunicativa”.
La comunicación es la capacidad que tiene el ser humano de conversar con el otro. Para Humberto Maturana (1997), todo quehacer humano se desarrolla en el conversar y todas las actividades humanas se dan como distintos sistemas de conversaciones. En la conversación comienza el respeto al otro o a lo otro, comienza la legitimidad del otro y se acaba la aceptación de las ideologías que justifican la negación, control y manipulación que deslegitiman al ser humano.

La conversación implica saber escuchar. Esto es, escuchar con el cerebro, con todos los sentidos y con el corazón. Es ser capaz de mirar el mundo desde la realidad del otro.
En la conversación, es el amor el que configura la aceptación del otro. La conversación es el espacio de reconocimiento de seres humanos, donde lo que le pasa al otro es importante, lo que permite la mirada reflexiva del respeto por lo humano y del rechazo de todo aquello que descalifica y niega al otro. “Conversar es el entrelazamiento del lenguajear y el emocionar que ocurre en el vivir humano en el lenguaje” (Maturana, 1997).
La conversación implica saber escuchar. Esto es, escuchar con el cerebro, con todos los sentidos y con el corazón. Es ser capaz de mirar el mundo desde la realidad del otro. Es entrar en contacto con la emoción del otro de manera armónica. Sólo así, dos seres humanos pueden entender lo que cada uno está diciendo, lo contrario, son monólogos en donde cada uno habla para sí mismo y no hay conversación.
La confianza es básica en el proceso de conversar, es una actitud legitimada y aceptada por las personas implicadas en la conversación como una aceptación incondicional de dos seres humanos que quieren dialogar para crecer, construir y desarrollar conocimientos, actitudes y valores. La relación en la conversación está valorada por el encuentro de personas y no por las expectativas, las apariencias, consecuencias o la manipulación de las personas.

Para que la conversación sea efectiva debe desligarse de la competencia, porque ésta genera lucha, poder, manipulación e impide la confianza, la aceptación y la comprensión mutua. La confianza genera seguridad en sí mismo y en el otro, motiva al ser humano para hacer las cosas bien. Confiar en los demás es tener confiabilidad: es decir, ser digno de la confianza del otro. Confiar, comprender, disculpar y perdonar son valores esenciales de la convivencia humana.
Toda conversación efectiva implica saber escuchar, reconocer al otro y expresar los pensamientos y sentimientos en forma asertiva. La conversación efectiva construye la armonía como la posibilidad de vivir en el disfrute y establecer conversaciones de cooperación en la creación responsable de un mundo común respetuoso del otro y del entorno.
Saber escuchar es atender lo que el otro quiere decirnos con sus palabras, sus gestos, su tono de voz y sus actitudes. Es valorar el contenido de lo que quiere comunicar desde su experiencia y su mundo. Se escucha al otro con todo su ser, con todos sus sentidos y con su corazón.
En el conversar se expresan los pensamientos y sentimientos. Para Humberto Maturana (1997), el “convivir humano tiene lugar en el lenguaje, ocurre que el aprender a ser humano lo aprendemos al mismo tiempo en un continuo entrelazamiento de nuestro lenguaje y emociones según nuestro vivir. Conversar es este entrelazamiento del lenguaje y emociones, por esto el vivir humano se da de hecho en el conversar”. La expresión de pensamientos y sentimientos apoya la confianza y la empatía como procesos básicos en la comunicación humana.
En el contexto de la apertura – comunicación, como elementos fundamentales de la educación personalizada, el maestro tiene como misión establecer procesos de conversación efectiva consigo mismo, con los estudiantes y comunidad educativa en general.
Los espacios educativos son sitios de encuentro en donde maestro y alumno construyen su bienestar en una relación dialógica de aceptación incondicional y afectividad, en donde sin miedos ni temores el estudiante logra motivarse y decide aprender a ser, a hacer, a aprender y a convivir.

4. Hacia una metodología personalizada

La metodología personalizante busca humanizar a hombres, mujeres, niños y niñas. Parte de creer en el estudiante como una persona original, creativa, única e irrepetible con posibilidades, con capacidad de autogobernarse, de entablar relaciones y con el deseo de darle sentido a su vida. La finalidad de la metodología personalizada es servir de guía y orientación al desarrollo de la personalidad de los estudiantes.
Para lograr este objetivo se requiere de un maestro que en su quehacer educativo involucre acciones metodológicas como las siguientes:
– Fomentar el diálogo, propiciar la participación democrática, la toma de decisiones, el trabajo en equipo, la búsqueda de la verdad en forma participativa.
– Establecer una relación de comprensión y empatía con los estudiantes a nivel individual y cooperativo.
– Reconocer y valorar las potencialidades de los estudiantes como seres humanos identificando los talentos que hay en cada uno de ellos para propiciar su desarrollo. Toda institución educativa debe ser una escuela de talentos donde cada uno descubra y desarrolle de manera óptima sus posibilidades.
– Involucrar al estudiante en forma activa y responsable en la construcción del conocimiento mediante un plan de trabajo y unos objetivos claros y precisos.
– Hacer uso de la tecnología educativa para ayudar en la orientación y desenvolvimiento del proceso de humanizar y personalizar la educación.
– Crecer en armonía con la comunidad educativa en los valores y características que propone la educación personalizada.
– Fomentar desde las distintas disciplinas del conocimiento una cultura centrada en los valores, que unifique las mentalidades científicas, técnicas y humanísticas que se dan en el establecimiento educativo y en la sociedad en general.
– Facilitar aprendizajes pertinentes enfocados al desarrollo humano con la finalidad de lograr los cambios sociales que exige la sociedad actual.
– Conocer y respetar los estilos y ritmos de aprendizaje de cada estudiante.
– Basar la orientación del aprendizaje en el desarrollo de las potencialidades y no en las limitaciones de los estudiantes.
– Reconocer y aceptar que cada estudiante tiene talentos y posibilidades y por lo tanto es capaz de aprender, sólo necesita un adulto mediador que lo acompañe a encontrar el método apropiado a sus características cognitivas y emocionales para seguir él solo en el aprender a aprender.
La educación personalizada conduce a la superación del castigo, el miedo, el temor, la angustia y el deseo de complacer al otro en su afán de ser reconocido. Permite el desarrollo de seres auténticos.
– Construir espacios de reflexión para analizar las conductas negativas y convertirlas en oportunidades de crecimiento personal en donde el estudiante asume su compromiso de cambio como su mejor opción de vida. La educación personalizada conduce a la superación del castigo, el miedo, el temor, la angustia y el deseo de complacer al otro en su afán de ser reconocido. Permite el desarrollo de seres auténticos.
– Posibilitar en cada estudiante el autoconocimiento de sus posibilidades, ritmos, estilos, formas y procesos de aprendizaje, base importante en su autorrealización.
– Establecer conversación permanente con los estudiantes como proceso válido para el aprendizaje de los diferentes saberes y la construcción de un proyecto que de sentido a su vida.

5. Unidades de producción de conocimientos
Una opción metodológica que el maestro puede utilizar en su práctica educativa es la elaboración y desarrollo de Unidades de Producción de Conocimiento (UPC). Esta opción de aprendizaje permite el ejercicio de la originalidad, la autonomía, y la conversación permanente entre maestros – estudiantes, estudiantes – estudiantes, estudiantes – padres de familia, estudiantes – comunidad.
La Unidad de Producción de Conocimiento comprende trabajo individual y cooperativo.
Individualmente cada estudiante investiga un tema específico, escribe un ensayo sobre lo investigado y lo sustenta frente al grupo.
Con base en los contenidos expuestos, se conforman equipos de trabajo con el fin de intercambiar ideas, experiencias y lograr acuerdos para reelaborar los temas investigados, enriqueciéndolos con los aportes de los trabajos realizados individualmente.
Finalmente se hace una plenaria para socializar y enriquecer las construcciones elaboradas sobre los temas investigados.
La evaluación está dada por el trabajo individual, de grupo, la participación en la socialización, atendiendo a criterios de creatividad, posición crítica, argumentación, saber escuchar, compartir y reconocer las posibilidades de los compañeros.

Una Unidad de Producción de Conocimiento se estructura con base en los siguientes aspectos:
– Título de la Unidad: tema que se desea investigar.
– Planteamiento de la unidad: breve descripción de los elementos esenciales del tema que se desea investigar y tendencias de pensamiento al respecto, con el propósito de hacer comprensible el significado del trabajo que deben adelantar los estudiantes.
– Objetivos generales: plantean lo que se desea investigar para lograr la formación integral del estudiante mediante la construcción de conocimientos, afectos y sentimientos.
– Conducta de entrada: breve diagnóstico acerca del conocimiento que el estudiante posee sobre la temática a investigar. Puede hacerse por medio de una prueba (test), unas preguntas, el análisis de un texto, entre otras formas de acercamiento al trabajo por realizar.
– Ideas principales que constituyen la esencia del tema a investigar: determinación de las ideas claves que orientarán el trabajo a realizar por los estudiantes desde el punto de vista del contenido de la unidad que se desarrolla.
– Ideas básicas para el trabajo personal: constituyen las directrices para la construcción de conocimientos a nivel personal. Incluye orientaciones sobre contenidos y metodología en concordancia con los objetivos de la unidad.
– Ideas extraídas de las investigaciones personales para ser trabajadas en grupo: constituyen las ideas clave para la construcción de conocimientos a nivel cooperativo. Incluye directrices para la organización de los conocimientos mediados por una metodología y en función de los objetivos propuestos en la unidad.
– Auto evaluación con base en los objetivos propuestos: determina la mirada del estudiante sobre los resultados de su propio aprendizaje, haciéndolo consciente de sí mismo como persona y miembro de una comunidad, de sus posibilidades y limitaciones, de sus logros en relación con sus fortalezas, de sus valores traducidos en normas de comportamiento, entre otros aspectos.
– Determinación de cronograma en el que se señalan las fechas para la entrega de los trabajos personales y los colectivos: comprende la fijación de fechas para asesoría, entrega y sustentación del trabajo personal, presentación y sustentación del trabajo realizado cooperativamente.

– Bibliografía. Comprende la recomendación de una bibliografía básica que los estudiantes puedan consultar.
Solamente una educación centrada en la persona y su singularidad, en el desarrollo de sus potencialidades, de todas sus capacidades para la creatividad, la libertad, la autonomía, la comunicación, la socialización, realizada en un ambiente de armonía, de cooperación y diálogo, permitirá construir una sociedad para la sana convivencia y la paz que necesitamos.

Bibliografía
BRENSON, Gilbert y otros. Manual del facilitador. Fundación Neohumanista. Santafé de Bogotá, 1995.
DELORS, Jacques. La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre educación para el siglo XXI. Santillana Ediciones UNESCO. Madrid, 1996.
FREIRE, Paulo. Cartas a quien pretende enseñar. Siglo veintiuno editores. 3°edición. Madrid, 1997.
GARCIA HOZ, Victor. Educación Personalizada. Grupo editor quinto centenario S.A. Bogotá, 1988.
GOMEZ BUENDIA, Hernándo. Educación la Agenda del Siglo XXI. Hacia un desarrollo humano. Programa de Naciones Unidas para el desarrollo. Tercer Mundo Editores. Santafé de Bogotá, 1998.
MATURANA, Humberto. El sentido de lo humano. Dolmen. TM editores. Santiago de Chile, 1997. Novena edición.
MATURANA, Humberto. Formación Humana y capacitación. Dolmen. TM editores. Santiago de Chile, 1997. Segunda edición.
MAX – NEEF, Manfred. Desarrollo a Escala Humana. Una opción para el futuro. Fundación Cepaur. Medellín, 1.996.
MINISTERIO EDUCACION NACIONAL. Ley General de Educación. Corporación Tercer Milenio. Educación para la Nueva Epoca. Bogotá, 1996.
—— Hacia un sistema nacional de formación de educadores. Serie documentos especiales. Santafé de Bogotá, 1998.
NERICI, Imídeo G. Hacia una didáctica general dinámica. Serie Didáctica. Biblioteca de cultura Pedagógica. Editorial Kapelusz. S.A. Buenos aires, Argentina, 1969.
ROGERS, Carl. El proceso de convertirse en persona. Ediciones Paidós Ibérica, S. A., Barcelona, 1994.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *