Identidad, cosmovisión y espiritualidad indígena. Giles

IDENTIDAD, COSMOVISIÓN Y ESPIRITUALIDAD EN LOS PUEBLOS INDÍGENAS

María Florencia Giles, Universidad Nacional De La Plata.

Título: “De manera sagrada y en celebración. Identidad, cosmovisión y espiritualidad en los pueblo indígenas”. Autor: Martínez Sarasola, Carlos.

RESUMEN

En su último libro, Carlos Martínez Sarasola profundiza la investigación sobre la cosmovisión indígena de la Argentina, recopilando información de las investigaciones realizadas en años anteriores dentro del marco de los procesos de re-etnificación y espiritualidad emergente en la actualidad.

En la obra, se pueden observar ciertas cuestiones: síntesis histórica de los pueblos originarios de Argentina hasta la actualidad, su lucha reivindicativa, su postura crítica sobre el Estado como generador de la imagen del indígena dentro de la Historia y el marco legal que da el Estado Argentino a las comunidades indígenas.

El libro  “De manera sagrada y en celebración”. Identidad, cosmovisión y espiritualidad en los pueblo indígenas” es la continuación de una obra anterior, (“Nuestros paisanos, los indios”), de Carlos Martínez Sarasola.

Este trabajo, propone abordar con mayor profundidad la cuestión de la cosmovisión indígena, la concepción de la realidad que la sustenta, y el chamanismo, en el marco de los procesos de re-etnificación y espiritualidad emergente. Retoma ciertas categorías analíticas:  cosmovisión,  biodiversidad, reetnificación, multiculturalismo, territorios, interculturalidad, autonomía, preexistencia étnica, bilingüismo, cosmovisión y espiritualidad.

El autor desarrolla su argumentación a través de un modelo preliminar que construyó a lo largo de los años, basándose en tres puntos principales: uno, las culturas indígenas americanas presentan puntos en común en sus cosmovisiones; dos, esos puntos en común pueden ser sintetizados en principios o ideas principales que a su vez están nutridos por otros conceptos vitales; y tres, el chamanismo juega un rol peculiar en la vinculación entre las comunidades y sus respectivas cosmovisiones.

En este sentido, analiza las diferentes cosmovisiones de los grupos indígenas de nuestro país. Confecciona un cuadro expositivo de los elementos esenciales de la cosmovisión: Totalidad, Energía, Comunión, Sacralidad y el Sentido comunitario de la vida.

El trabajo se encuentra dividido en dos partes que incluyen seis capítulos. En la primera parte, realiza una síntesis histórica de los pueblos originarios de Argentina desde los primeros asentamientos hasta la Argentina del año dos mil. Posteriormente, expone su situación actual, los avances y retrocesos obtenidos en la lucha reivindicativa, teniendo en cuenta la influencia de la modernización y el contacto con los occidentales.

De la misma forma, adquiere una mirada crítica sobre la construcción de un discurso hegemónico que posiciona y construye una imagen de los indígenas basada en la incivilización, subordinación y el carácter bárbaro. Asimismo, demuestra que “parte de la historia ha sido negada por nuestro sistema educativo y la historiografía oficial, generando en los argentinos una conciencia en la que los indios no existían”.

En otro de los apartados, resalta cómo las teorías antropológicas permitieron la justificación de las masacres cometidas en las colonias europeas.

En contraposición a esas teorías, sigue la línea de investigación que entiende por identidad aquello que no cambia, lo que ha podido permanecer, como es el tema de la cosmovisión, las relaciones dentro de la comunidad (relaciones de parentesco, la lengua, identidad étnica).

En la segunda parte del libro, analiza la cosmovisión indígena, su espiritualidad, su visión del mundo, como aportes para la reafirmación de los pueblos originarios. Posteriormente, hace hincapié en las ceremonias y su revalorización. Resulta interesante la propuesta de observar la concepción occidental y las significancias para el mundo indígena procurando así, la apertura mutua.

Además, en estos últimos capítulos se dedica a la introducción y exposición del mundo invisible, el chamanismo y las plantas sagradas (permiten al chamán y al paciente enfermo tomar contacto con el mundo invisible y con los seres que en él habitan). Este análisis lo adquirió seguidamente de realizar la práctica de campo, llevándolo a cuestionar seriamente su forma de ver el mundo y la vida hasta ese momento. Consecuentemente, desarrolló su propia  apertura intelectual.

En otro punto, presenta la identidad indígena a través de las fiestas y  juegos como la prolongación de las ceremonias y actividades de los descendientes de los aborígenes, tanto en el interior de su comunidad como en el ámbito urbano. Con estos actos los otros grupos indígenas en proceso de reetnificación han encontrado uno de los vehículos para el reencuentro con su identidad y su consecuente fortalecimiento.

Al mismo tiempo, exhibe las nuevas legislaciones, las políticas indigenistas, las reivindicaciones de tierras y territorios, como asignaturas pendientes dentro de la nueva agenda indígena.

Finalmente, se considera a esta obra un gran desafío de Carlos Martínez Sarasola, al realizar un trabajo que contribuye a presentar (sobre un área poco estudiada) una nueva forma de indagar, problematizar e investigar el espacio indígena en Argentina. Es un desafío y una invitación a una nueva forma de análisis de la cuestión indígena, empezando por escuchar su voz y así lograr la “convergencia cultural”, posicionando a los aborígenes como los principales protagonistas de la historia teniendo en cuenta su concepción de la realidad, su cosmovisión y su lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *