Derechos Humanos vividos en la escuela. e- Armonía social 5

ESCUELA QUE VIVE LOS DERECHOS HUMANOS (…)

E) UNA ESCUELA Y EDUCACIÓN QUE SE ESTRUCTURAN DESDE LA VIVENCIA DE LOS DDHH EN ARMONÍA SOCIAL

Nuestro objetivo es pensar entre todos cómo generar una Escuela y una Educación que viva los
derechos-deberes humanos en su misma estructura,
no como una declamación o una enseñanza racional, sino como una vivencia.
Para esta tarea sintetizamos algunas pistas que básicamente ya hemos desarrollado:

1. Es evidente que tratamos a los DDHH en su sentido amplio e integral, incluyendo también la vivencia de la democracia y la búsqueda de una auténtica paz social.

a) Tenemos en cuenta que todos los derechos se unifican en el derecho al DesarrolloHumano Integral (de educandos y educadores)

b)Al mismo tiempo recordamos que tratar de los derechos humanos es atender a las Necesidades fundamentales del ser humano, en nuestro caso de niños y adolescentes. 

Para este tópico sigo el Documento “Desarrollo a escala humana” de CEPAUR, sobre escritos de Manfred Max Neef.

Estas necesidades fundamentales las podemos agrupar en 9 categorías:

1. Vida digna,

2. Protección y Seguridad,

3. Afecto,

4. Educación y Conocimiento,

5. Descanso y Ocio,

6. Igualdad y Libertad,

7. Participación,

8. Creatividad e

9. Identidad.

Es evidente que pedagógica y estratégicamente es mejor partir de las necesidades hacia los derechos y no viceversa, ya que las necesidades son situaciones vitales concretas que se sienten,mientras que los derechos son elaboraciones más racionales, un tanto abstractas y jurídicas.

→ La primera tarea es Partir de cada necesidad y realizar con el grupo o comunidad un:diagnóstico, teniendo en cuenta 3 variables:

– Lo que se necesita Tener para cubrir esa necesidad,como alimentos, trabajo, remedios, etc.

– Lo que se necesita Hacer, como aprender, amar, trabajar, jugar, etc.

– Lo que se necesita desde el Estar, como casa, patio, escuela, club, etc.

Lo que se necesita para cubrir cada necesidad se denomina “Satisfactor”

Así va surgiendo un
Diagnóstico de la situación de la vivencia de los derechos humanos en la escuela
y también en el ambiente local de los educandos.

CUADRO DE NECESIDADES  Y SATISFACTORES (con algunos ejemplos)

WP_20170317_010 (3)

Como vemos, la necesidad de subsistencia se satisface con varios satisfactores como alimento, trabajo, etc.

Las necesidades humanas fundamentales son finitas, pocas y clasificables, y las mismas para todos, pues se basan en valores esenciales.

En cambio, los satisfactores, o sea, la manera de satisfacerlas, son infinitos y variables según cada situación social y cultura.

Por ejemplo, todos tienen la necesidad de vivienda, pero el tipo de vivienda varía de una cultura desarrollada en zonas de calor, a otra de lluvia, de frío, etc. Lo mismo dígase de la educación, la familia, salud, etc.

De allí que el diagnóstico tiene que hacerse en el lugar y con la gente del lugar.

– También podríamos hacer un cuadro con elementos violadores o destructores de las necesidades (burocracia, autoritarismo, censura, discriminación, etc.), o bien con los pseudosatisfactores: que dan una falsa o aparente satisfacción, como por ejemplo, la democracia formal (que aparenta cubrir con el voto la necesidad de participación), la prostitución (aparente trabajo), el paternalismo (aparente afecto), las drogas (aparente solución de la angustia), etc.

– Es esencial aprender a inter-relacionar las cuatro columnas para ver las posibles carencias en cada una de ellas. Así, por ejemplo, en la IV, puede haber maestros y escuelas, pero falta investigar.

La planilla nos permite salir de las generalidades (“hay problemas de educación…”) y especificar en cambio detalles de acuerdo a cada una de las columnas.

En la práctica,
cada grupo analiza, fila por fila, las necesidades y derechos, deteniéndose en aquellas necesidades que considera más importantes y urgentes.
Luego, se escriben todos los resultados de las reflexiones, según las categorías del tener, hacer y estar.
Se puede completar esta tarea, agregando en cada caso el derecho cercenado o violado.

Pero queda una tarea importante,
es necesario ordenar las necesidades, colocando en primer lugar la necesidad que creemos prioritaria, derivando de ella otras necesidades que se cubrirían si se atiende a la primera.
Este es el aspecto sistémico del diagnóstico
.

Por ejemplo, si se satisface la participación, se logra mayor igualdad e identidad, y se potencian la creatividad y la identidad, etc.

Es decir, se realiza un nuevo cuadro donde aparecen las necesidades fundamentales ordenadas por prioridades, en una relación de causa y efecto, siendo la pri

2. Los DDHH, como vemos en las dos primeras columnas del Cuadro, se fundamentan en ciertosvalores,que consideramos absolutos,causa de la segunda y así sucesivamente.

Este esquema nos permitirá elegir aquellos objetivos prioritarios para cuando realicemos el proyecto integrador.E imprescindibles, teniendo en cuenta la triple relación armónica del ser humano con el cosmos, con los seres vivientes y con los seres humanos.

Estos valores se asientan sobre el valor primordial de la Vida, una vida digna, o sea, con armonía, con amor, sociabilidad y afecto; con solidaridad, cooperación, creatividad y libertad; con respeto a todos por igual y tolerancia.

Cada comunidad descubre y reflexiona los valores sobre los que quiere asentar su vida; es una tarea creativa y constante, que demanda participación, diálogo y consenso.

Para ayudarnos en esta tarea, podemos busar el articulado de los Derechos Humanos quetiene que ver con las necesidades y el valor correspondiente sobre el que se apoyan.

Por ejemplo, teniendo en cuenta la
Convención de los Derechos del Niño, reflexionamos sobre los artículos que corresponden a cada necesidad:

a) Subsistencia en una vida digna: art.6, 19, 23, 24 y 27

b) Protección y Seguridad: 2, 3, 9, 10, 11, 12.2, 16, 19, 20, 21, 22, 23, 25, 26, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39 y 40.

c) Afecto: en la Introducción

d) Educación: 5, 12, 13, 14, 17, 18, 28 y 29

e) Descanso: 31

f) Libertad e Igualdad: 12, 13 y 16

g) Participación: 15 y 31

h) Creatividad: 31

i) Identidad: 7, 8, 14 y 30

Ver también en nuestra Página en la sección Documentos:

Declaración universal de los Derechos Humanos

Derechos de la Mujer
Derechos Humanos en la Constitución Argentina

3. Por tanto, en el centro del proceso educativo está siempre la totalidad de la Persona, como sujeto de derechos y deberes, y como miembro activo de la comunidad humana. Una persona integral, autónoma, libre, creativa y social.

La integralidad de la persona no se agota en el desarrollo de la mente y de la lógica, o de la memoria, como suele suceder a menudo.

Integralidad de lo corpóreo, de lo afectivo, de lo psíquico, de lo racional, de lo social, de las actitudes y de la actividad.

Integralidad que incluye en forma imprescindible la educación de su sexualidad integral:
identidad psicosomática, vínculos, afectos y sentimientos con sus expresiones adecuadas a cada edad. Persona que aprende a asumir su identidad sexual y su relación con los otros, los del mismo sexo y los de distinto sexo, sin discriminación alguna.
Sexualidad integral y responsable, elemento fundamental de la integración social.

4. Toda la Estructura Educativa-Escolar debe reflejar la vivencia de los DDHH en todas sus instancias y actividades, una escuela coherente que vive los valores que proclama.

Al respecto señalamos:

a)La organizaciónde la escuela, los vínculos entre directivos y docentes, entre educadores y educandos, educandos entre sí y con su familia; todas las normas disciplinarias, administrativas y de convivencia (elegidas éstas desde el consenso), metodologías y didáctica del aprendizaje:

TODO debe ser una vivencia coherente con los DDHH.

El mejor termómetro de la coherencia educativa está en el sistema vincular, pasando del modelo autocrático autoritario al modelo democrático, en respeto, igualdad, diálogo y cooperación.

Sólo un buen sistema vincular afectivo y democrático puede generar una autentica “disciplina”, que es el:”arte del aprendiz”
(“Discere” en latín significa aprender, de donde viene la palabra discípulo y disciplina).

Y las normas disciplinarias deben ser necesariamente generadas por toda la comunidad: padres con los hijos, educadores con los educandos.
Normas racionales, las básicas y las necesarias, que tienen razón de ser, internalizadas en cada uno y consensuadas por todos.

Deber de los educadores es co-rregir es decir, ayudar, estar-con el educando, acompañarlo para que aprenda a regirse, a gobernarse solo.
El fin de la co-rrección es la autonomía de la persona, no un castigo, reproche o humillación..

Lo que también implica pasar del método del castigo al de la reparación: toda violación de un derecho del otro implica el deber de repararlo, algo que constantemente se olvida o se ignora en nuestra sociedad.

No hay desarrollo integral si la persona no se hace cargo de sus derechos y de sus responsabilidades o deberes. Es la autonomía ética.

La organización escolar y sus componentes administrativos deben favorecer la autonomía, participación y creatividad de los educandos y sus educadores, y no entorpecerlas como sucede tantas veces.

La burocracia administrativa es un medio para educar, no un fin…!
Todo debe estar al servicio del desarrollo integral de los educandos (y también de los educadores):
la organización escolar, normas administrativas, disciplina, métodos, etc.

Este es el gran desafío de una escuela sana
asentada sobre el eje de los derechos humanos.

Cuando esto no sucede tenemos una escuela enferma que enferma a los educadores y genera actitudes disonantes y enfermizas en los educandos.
No se puede curar a los enfermos (con psiquiatras, psicólogos y psicopedagogos) si no se cura y sanea toda la estructura educativa!!

b)Los DDHH se deben vivenciar desde la vida real y cotidiana de los educandos, tanto en la familia, como en la escuela y en otros ambientes.

Descubrir en el diagnóstico la conflictividad inherente en esos ambientes, los problemas que se plantean para la vivencia de los DDHH (falta de afecto, discriminación, violencia, castigos, indiferencia, descontrol, etc.)

c)Por eso insistimos en el artículo anterior en realizar con toda la comunidad un Diagnóstico de los DDHH, detectando los principales problemas, carencias y conflictos que viven los educandos en su familia, en la escuela y en otros ambientes. De ese diagnóstico surgirán los objetivos a lograr

d)La Educación en derechos-deberes humanos contempla la metodología del aprendizaje de cualquier actividad, tema o asignatura: un aprendizaje con trabajo en equipo, en diálogo permanente, con espíritu creativo y cooperativo, con libertad de expresión, con sentido crítico. Es “aprender a aprender”.

El trabajo en equipo desarrolla la vivencia de la democracia con la participación de todos para un objetivo común.
Al mismo tiempo pone en marcha los valores de altruismo, cooperación, respeto a las opiniones ajenas, consenso, liderazgo democrático, ayudad mutua, etc.

e)Educación que desarrolla las tres instancias del proceso educativo; pensar, sentir,hacer.

Educandos que expresen con libertad sus pensamientos, sus sentimientos y afectos, sus propuestas de acción. Desarrollo, por tanto, de la comunicación integral.

Ayudar a los educandos a expresarse con espontaneidad pero también con corrección idiomática y lenguaje respetuoso (algo que hoy brilla por su ausencia en nuestra TV).

Favorecer todas las formas de expresión corporal y artística (música, coros, danza, pintura, poemas y escritos, cerámica, audiovisualismo, teatro, etc.) y ya desde la temprana edad.

El arte y el desarrollo expresivo deben ser mucho más que una simple asignatura.
Aprender a comunicarse expresándose con todo el cuerpo y en sus múltiples dimensiones (palabra, gestos, movimientos, etc.) y con libertad es un derecho esencial de todo educando.

f) Capítulo especial merece el desarrollo de todo lo lúdico: juegos, deportes, fiestas, excursiones, campamentos. Son los instrumentos privilegiados para la socialización y la creación de un clima agradable en la comunidad. La mejor forma de aprender es aprender con alegría y humor.

Gracias al juego organizado (en recreos y otros momentos) los educandos desarrollan la mutua adaptación, la sana competitividad, la autoestima, la salud y las habilidades corporales, la participación y creatividad, la no discriminación, la no violencia, la aceptación de las reglas, todos valores directamente relacionados con los derechos humanos.

Si no se desarrollan estas formas sanas que canalizan el caudal de fuerza vital, entonces queda el camino de su canalización violenta y antisocial, o de inhibiciones y represiones.

g) En todo momento tener en cuenta la complejidad del mundo actual y de la enseñanza, con análisis de los conflictos actuales, de la situación política y social, de los medios de comunicación, etc.
Descubrir cómo la temática de los derechos-deberes se aplica a toda la vida local, nacional e internacional.

De allí la necesidad de la formación de una conciencia política y ciudadana comprometida con el país.

La posmodernidad plantea temas muy diferentes a los de la modernidad: un sistema económico perverso que atenta contra los derechos humanos, mayor individualismo y subjetividad, rechazo de estructuras de autoridad y control social, estimulación de lo económico (del tener) y de la sensualidad como valores absolutos, competitividad salvaje, ética de la simple conveniencia sujetiva, influencia masiva de los MCS, esclavitud sexual de niños y adolescentes, adicciones desde temprana edad, etc.

Todo lo cual implica la necesidad de los debates críticos correspondientes en la escuela y en la familia y la ardua tarea de generar criterios sanos desde la ética de los derechos-deberes humanos.

h) Por cierto que esta educación en los derechos-deberes sobre un eje transversal de todo el proceso educativo no excluye encuentros especiales para conocer y analizar los derechos humanos en sus documentos e historia. Cotejarlos con los mensajes de los medios de comunicación.

Hay también circunstancias de la vida local o nacional que reclamarán un análisis especial, como elecciones, actos de violencia o corrupción, guerras, etc.

i) En ningún momento la escuela debe olvidar su relación con la familia.

Son necesarias reuniones con los padres para cotejar y unificar valores sobre los cuales educar, clarificar conceptos sobre derechos y deberes, buscar consensos sobre normas y límites, fortalecer los vínculos entre educadores y padres, entre padres e hijos.

Es evidente que la educación en los derechos-deberes humanos se inicia y desarrolla prioritariamente en la vida familiar, pero ¿quién se ocupa de eso?

Los educadores debieran trabajar mucho más con los padres si quieren lograr frutos con sus hijos.

En síntesis: coherencia total entre los que declamamos y enseñamos con lo que sentimos y hacemos.

 

Envía un Comentario del Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *