Educación Holística

LA EDUCACION HOLÍSTICA

 

El holismo pone el estudio del todo antes que el de las partes. No trata de dividir las organizaciones en partes para comprenderlas o intervenir en ellas.
Concentra su atención más bien a nivel organizacional y en asegurar que las partes estén funcionando y estén relacionadas conjuntamente en forma apropiada para que sirvan a los propósitos del todo. Ser holístico también significa enfocar los problemas para emplear el lenguaje de sistemas. Por ejemplo, mirar las organizaciones, sus partes y sus entornos como sistemas, subsistemas y suprasistemas. Todos los enfoques de los sistemas descritos en este libro buscan hacer uso de la filosofía del holismo y del vocabulario de sistemas asociado con el.

Debido a la popularidad creciente del movimiento holístico, hoy en día existe un bien provisto almacén de diferentes enfoques sistémicos.
Aunque todos estos emplean el holismo, no todos propician la creatividad. Algunos caen presas del defecto encontrado en las muchas innovaciones administrativas -que nos llevan a mirar a las organizaciones desde una única perspectiva.
Progresivamente, ser sistémico es también llegar a ser capaz de mirar las situaciones problemáticas y saber cómo resolverlas a partir de una variedad de puntos de vista y usar diferentes enfoques de sistemas y combinarlos. El pensamiento sistémico crítico específicamente anima este tipo de creatividad.
Todos los esfuerzos dirigidos a desarrollar un sistema de educación a lo largo de la vida, que permita a todas las personas desarrollar sus capacidades de creación, innovación, producción, y su pleno desarrollo personal, parecen no responder a las cambiantes y cada vez más complejas necesidades de la sociedad. Ante el fracaso que cada vez es más evidente del modelo educativo que ha funcionado en los últimos años, hoy nos encontramos ante la necesidad de cambiar el modelo educativo para garantizar una mejor calidad de técnicos y profesionales que pueden hacer más viable el desarrollo y construir una mejor sociedad.
Quizás la poca relación que tienen los contenidos con la experiencia real de las personas y sus motivaciones, sea lo que provoca un profundo desinterés y aburrimiento, convirtiéndose de este modo la educación en una rutina insípida para los estudiantes, cuando la educación debería ser una experiencia gratificante.

Ante este panorama, podemos suponer que la educación ha fracasado porque se ha basado en supuestos falsos sobre la naturaleza del aprendizaje, la inteligencia, las instituciones de educación y el ser humano.
Todo esto es lo que hace imprescindible un cambio en el modelo educativo, estamos viviendo un cambio caracterizado por la emergencia de un nuevo paradigma global de nuestra cultura, necesitamos por tanto una nueva educación que sea una alternativa real para solucionar creativamente los problemas de la sociedad industrial-científica y la visión del mundo mecanicista que todavía domina nuestras vidas.

Nuestra educación basada filosóficamente y epistemológicamente en el mecanicismo, determinismo y materialismo, en la que los valores predominantes son el control, el consumo, la competencia, la velocidad, el éxito material, es lo que estamos viendo en el modelo actual de educación y lo que no ha resuelto el problema, es por esto que estamos frente a un reto que sobrepasa la educación clásica (Prada 2005), para iniciar una educación acorde con la naturaleza del ser, una formación holistica defendida por la Unesco y la organización internacional de la educación holistica, en el festival por el desarrollo educativo celebrado en México, donde se hizo la declaración mundial de la educación holistica para el siglo XXI.

Hoy sabemos que la educación clásica plantea una visión del mundo que genera más problemas que soluciones, por lo que es fundamental un cambio que nos permita educar de manera diferente, para una sociedad sustentable, de manera integral, con una visión holista del ser humano del siglo XXI, entiende al mundo como un sistema de componentes inseparables (Prada, 2005), interrelacionados y en constante movimiento, donde el mundo natural es un mundo de infinitas variedades y complejidades, un mundo multidimensional que no contiene líneas rectas, ni formas absolutamente regulares, donde las cosas no suceden en secuencia sino todas juntas.

La educación holista se entiende como una estrategia comprensiva para reestructurar la educación en todos sus aspectos: la naturaleza y el contenido del curriculum, la función del docente y los estudiantes, la manera como el proceso de aprender es enfocado, la importancia de los valores y la naturaleza de la inteligencia. Representa por tanto una estrategia comprensiva donde la educación holista nos provee de un marco coherente e integral que incluye todos los aspectos a ser considerados en una propuesta educativa.

La propuesta de la educación holista está basada filosófica y conceptualmente en un conjunto radicalmente diferente de principios sobre la inteligencia, el aprendizaje, el ser humano, la sociedad y el universo que habitamos, principios surgidos desde los nuevos paradigmas de la ciencia, tales como la física cuántica, la teoría del caos, la teoría holográfica del cerebro, las ciencias cognitivas, la ecología profunda, etc.

La educación holista es mas un arte que una tecnología. Percibe al mundo en términos de relación e integración, reconoce que toda la vida en la tierra está organizada en una vasta red de interrelaciones. Cuando los principios holisticos son aplicados a la educación la escuela empieza a funcionar como un sistema vivo, como una comunidad de aprendizaje, porque los sistemas vivos son por naturaleza comunidades de aprendizaje (Cortes, 2000), el mejor modelo para una escuela como comunidad de aprendizaje es la comunidad ecológica. Esto significa también que la verdadera educación debe basarse en principios ecológicos, la educación holista nos da un camino ecológico para aprender y enseñar.

La comisión para “la educación del siglo XXI” de Unesco ha señalado un conjunto de recomendaciones para orientar la educación hacia las necesidades e intereses de las comunidades del nuevo milenio, estas recomendaciones y otras mas surgidas de diferentes experiencias educativas son recogidas por la educación holista, llegando a construir una propuesta integral y estratégica para educar a los seres humanos en un nuevo sentido de la experiencia humana. Esta nueva educación ensanchara las posibilidades de calidad de vida de todos.

La educación holista es considerada como el nuevo paradigma educativo para el siglo XXI, se ha desarrollado a partir de la presente década de los noventa, recuperando el mejor conocimiento de diferentes campos e integrándolo con los nuevos desarrollos de la ciencia de la totalidad. Ofrece un nuevo marco para entender el sentido de la educación en la nueva época, por un lado recupera lo mejor de los educadores clásicos y por el otro supera los falsos supuestos en que se baso la educación durante el siglo XX, el resultado es un paradigma educativo enormemente creativo, sin precedentes en la historia de la educación que esta revolucionando radicalmente nuestras ideas sobre lo educativo.

La educación holista no se reduce a ser un método educativo, se caracteriza por ser una visión integral de la educación y va aun más allá, algunos de los
principios sobre los que se basa son los siguientes:Â

– El propósito de la educación holista es el desarrollo humano.
– El ser humano posee una capacidad ilimitada para aprender.
– El aprendizaje es un proceso vivencial.
– Se reconocen múltiples caminos para obtener el conocimiento.
– Profesor y estudiante están ambos en un proceso de aprender.
– Aprender solo puede tener lugar en un ambiente de libertad.
– El estudiante debe internalizar el aprender a aprender como metodología de aprendizaje.
– Educar para una ciudadanía global y el respeto a la diversidad.
– Educación ecológica y sistémica, una toma de conciencia planetaria.
– La espiritualidad es la experiencia directa de la totalidad y el orden interno.

Estos diez principios holisticos definen el ambiente educativo en el cual trabajan los nuevos educadores; el centro de todo el proceso es el estudiante. Un proceso que es el despliegue de su potencial ilimitado a través de la experiencia directa de lo real; este proceso es particular a cada ser humano por lo que los métodos estandarizados poseen grandes limitaciones que son reconocidos.

Todos los participantes en una comunidad de aprendizaje holistica tienen como objetivo primordial aprender, el cual solo es posible si existe libertad de lo conocido, libertad para indagar. Este tipo de educación se dirige a formar seres humanos que puedan participar en comunidades democráticas mas allá del autoritarismo y la imposición violenta de metas sociales.
La educación holista pretende educar para la ciudadanía global lo cual solo es posible si existe el respeto por la diversidad cultural, pues nos orientamos a formar la sociedad del siglo XXI, una comunidad interdependiente que alcanza la unidad por la diversidad. El desarrollo de la conciencia holista implica mirar el mundo en términos de interrelación y unidad. Es la experiencia de la totalidad, lo que nos permite reconocernos como perteneciendo a todo el universo, el fundamento universal del ser humano.

La espiritualidad es el despliegue de los valores universales que surge del despertar de la conciencia al malentendido de que somos egos aislados, a través de la espiritualidad despertamos a nuestra verdadera naturaleza incondicionada.
Todas las personas somos seres espirituales en forma humana, que expresamos nuestra individualidad a través de nuestros talentos, capacidades, intuición e inteligencia. La experiencia y desarrollos espirituales se manifiestan en forma de una profunda conexión consigo mismo y con los demás, una conciencia del significado y propósito de la vida diaria, una experiencia de la totalidad y la interdependencia de la vida, una pausa en la actividad frenética, en las presiones y estímulos de la vida contemporánea, entonces el desarrollo espiritual incluye el conjunto de la experiencia creativa y un profundo respeto por le misterio de la vida.
La parte mas valiosa, mas importante de una persona es su vida interior, subjetiva que es su individualidad o alma, por lo que todo modelo educativo debe cultivar el crecimiento sano de la vida espiritual que ayude a comprender que en la vida todo esta conectado con lo demás, porque sí todos estamos conectados a todos y a todo lo demás, entonces cada persona puede de hecho hacer la diferencia.

Otro punto sustancial de la educación holistica tiene que ver con su inserción en una comunidad global. Lo sepamos o no, cada persona es ciudadano del mundo, la especie humana es mucho mas amplia que los valores o formas de pensar de una cultura en particular, la comunidad global que ya vivimos nos pone en contacto (como jamás antes en la historia de la humanidad lo habíamos estado), con culturas y percepciones del mundo muy diversas. Por ello la educación debe cultivar el aprecio por la magnífica diversidad de la experiencia humana y el potencial perdido o todavía desconocido que existe dentro de los seres humanos, y la educación global debe dirigirse a aquello que es mas plenamente, que es mas universalmente humano en la generación joven de culturas.

La educación global se basa en un enfoque ecológico que pone énfasis en la relación del hombre con el entorno, y que facilita el rol que todos en la ecología planetaria y sus sistemas, a través de los principios que incluyen los beneficios de la diversidad, el valor de la cooperación y del equilibrio, las necesidades y derechos de todos con la necesidad de sustentación dentro del sistema.

Asimismo otros componentes de la educación global son los que incluyen la comprensión de las causa de los conflictos, al mismo tiempo que explora temas sociales tales como derechos humanos, justicia, presiones del exceso de población y desarrollo, para comprender las causas de la guerra y las condiciones para la paz;
fomenta también la comprensión y aprecio por las religiones y tradiciones espirituales, como también los valores que proclaman, incluyendo la búsqueda de la trascendencia, del amor, la fraternidad, la compasión, la sabiduría, la verdad y la armonía. Por lo que la educación global se dirige a todo lo que es humano en su sentido mas completo y universal.

La educación parte del mas profundo respeto por la vida en todas sus formas, por lo que se hace imprescindible educar a las personas para que su relación con el mundo de la naturaleza sea sustentadora y no explotadora; el planeta es un ser vivo sumamente complejo pero fundamentalmente unitario, es un oasis de vida en el oscuro vacío del espacio, la ciencia post-newtoniana. La teoría de los sistemas y otros avances del pensamiento moderno ya reconocen lo que enseñaron durante siglos las tradiciones espirituales y mitológicas antiguas: “el planeta y toda la vida en el, constituyen una entidad independiente”, entonces las instituciones económicas, sociales y políticas deben predicar con el ejemplo en un profundo respeto por esta interdependencia, todos debemos reconocer la necesidad urgente de cooperación global y sensibilidad ecológica, un planeta enfermo no pude mantener personas sanas.

La educación planetaria requiere de una evaluación holistíca (integral) de nuestro planeta y de los procesos que sostienen la vida, las fuentes de energía, los ciclos, las interdependencias y los cambios.
Asimismo es un campo integrado que incluye la política, la economía, la cultura, la historia y los procesos de cambio a nivel personal y social.
Esta pretensión se concreta en una educación global o total que es considerada como el
nuevo paradigma educativo para el siglo XXI, y que se ha desarrollado a partir de la presente década de los noventa, recuperando el mejor conocimiento de diferentes campos e integrándolo con los nuevos desarrollos de la ciencia de la totalidad. Ofrece un genuino marco para entender el sentido de la educación en la nueva época, por un lado recupera lo mejor de los educadores clásicos y por el otro supera los falsos supuestos en que se basó la educación durante el siglo XX.
El resultado es un paradigma educativo, enormemente creativo, sin precedentes en la historia de la enseñanza que está revolucionando radicalmente nuestras ideas sobre el proceso entre el docente y el discente.

Esta propuesta señala cuatro tipos de aprendizaje que es necesario desarrollar en las comunidades educativas del siglo XXI, y que son los siguientes:
Aprender a aprender;
Aprender a hacer;
Aprender a vivir juntos y
Aprender a ser.

Estos cuatro aprendizajes se reconocen como estratégicos para los seres humanos del siglo XXI, y se orientan a las cuatro dimensiones de la educación holista: ciencia, sociedad, ecología y espiritualidad.

Yus (2001) ha realizado un trabajo sobre la educación integral partiendo de los diez principios que se promulgaron en el VIII Congreso Internacional de Educadores Holísticos, celebrado en 1990, y en el que crearon la Alianza Global para la Educación Transformadora (GATE).
El primer principio versa sobre una primacía del equilibrio entre lo humano sobre lo económico en el sentido de que sólo la persona plena e íntegra puede ser productiva en la sociedad.
El respeto a la individualidad de cada sujeto es el segundo referente importante de esta declaración. Además, un tercer punto realza que el educando debe estar en contacto real con la vida laboral y social porque la experiencia es básica en el desarrollo, más aún cuando este se pretende que se contemple de forma holística, como se propone en el cuarto principio.
Un quinto apartado se dirige a los profesores que deben potenciar una comprensión significativa de la complejidad del mundo, que exige que la educación sea más favorecedora de la libertad aportando alternativas para responder a una cultura heterogénea.
Los principios VII, VIII y IX promueven, respectivamente, en primer lugar una educación para la democracia participativa en la que los ciudadanos puedan expresar en la comunidad y sepan ser críticos con ésta; en segundo lugar, la ciudadanía global para estar por encima de valores relativos y promulgar otros de índole más universal como el amor, compasión, sabiduría, verdad y armonía; y la alfabetización de la tierra que incluye procesos de cambio políticos, culturales y personales para entender desde una perspectiva global y ecológica la profunda interconexión de todas las microesferas de la vida.
Y por último o desde el principio décimo, partir de la espiritualidad del sujeto o de su alma para poder trascender a otra dimensión más social, es decir, sólo partiendo de un desarrollo integro se podrá conseguir que la persona se preocupe por el resto de los individuos.

Los criterios pedagógicos que subyacen en esta educación holística, siguiendo a GATE y a Millar (1996), promueven una implicación y compromiso de la escuela en varios sentidos.
En primer lugar, el estudiante es el centro del contexto de enseñanza-aprendizaje y como persona intrínsecamente buena, según dice Rousseau, debe de alcanzar una plenitud personal. Con este fin, se aboga por un currículum como medio para fomentar la transferencia en todas las áreas disciplinares y la escuela como sistema viviente y responsable de una comunidad más amplia.

La educación holista señala que en la nueva educación aprender y enseñar no tiene la misma importancia, el aprender tiene una importancia mucho mayor que el enseñar, el cual se realiza en el marco del aprender, por ello no cabe seguir hablando de un proceso de enseñanza-aprendizaje si no mas bien de un aprendizaje holistico.

La nueva visión educativa señala cuatro tipos de aprendizaje que es necesario desarrollar en las comunidades educativas del siglo XXI, estos son los siguientes:
Aprender a aprender
Aprender a hacer
Aprender a vivir juntos
Aprender a ser

Estos cuatro aprendizajes se reconocen como estratégicos para los seres humanos del siglo XXI, se orientan a las cuatro dimensiones de la educación holista: ciencia, sociedad, ecología y espiritualidad. Por ultimo podemos expresar, que al acercarnos al siglo veintiuno, muchas de nuestras instituciones y profesiones están entrando en un período de profundo cambio.
Los que trabajamos en educación estamos empezando a darnos cuenta que la estructura, los objetivos y los métodos de nuestra profesión fueron diseñados para una época histórica que se acerca ahora a su fin. Ha llegado la hora de transformar la educación para poder hacer frente a los retos humanos y del medio ambiente que se nos presentan.

Según la declaración de Chicago de 1990 sobre la Educación, adoptada por mas de 80 destacados educadores del mundo se cree que la educación en esta nueva era debe ser holística. La perspectiva holística es el reconocimiento que toda vida en este planeta está conectada entre sí de innumerables maneras, profundas y imperceptibles. La vista de la Tierra suspendida sola en el negro vacío del espacio, destaca la importancia de tener una perspectiva global al tratar con las realidades sociales y educativas. La educación debe promover respeto por la comunidad global de la humanidad.

El holismo pone énfasis en el desafío de crear una sociedad sustentable, justa y pacífica en armonía con la Tierra y sus formas de vida. Implica sensibilidad ecológica, respeto profundo tanto por las culturas indígenas como por las modernas, así como por la diversidad de las formas de vida del planeta. El holismo trata de expandir la manera en que nos vemos a nosotros mismos y a nuestra relación con el mundo, celebrando nuestro potencial humano innato: lo intuitivo, emotivo, físico, imaginativo y creativo, así como lo racional, lógico y verbal (Ramiro, 1998).
La educación holística reconoce que los seres humanos buscan significación, no solamente datos o destrezas, como aspecto intrínseco de un desarrollo completo y sano. Creemos que sólo seres humanos sanos y realizados pueden crear una sociedad sana. La educación holística cultiva las aspiraciones más altas del espíritu humano.

La educación holística no es un currículo o una metodología determinados; sino que se puede describir como un conjunto de proposiciones que incluye lo siguiente:
– La educación es una relación humana dinámica, abierta.
– La educación cultiva una conciencia crítica de los muchos contextos en la vida de los educandos: moral, cultural, ecológico, económico, tecnológico, político.
– Todas las personas poseen vastos potenciales múltiples que solamente ahora estamos empezando a comprender. La inteligencia humana se expresa por medio de diversos estilos y capacidades, todos los cuales debemos respetar.
– El pensamiento holístico incluye modos de conocer intuitivos, creativos, físicos y en contexto.Â
– El aprendizaje es un proceso que dura toda la vida. Todas las situaciones de la vida pueden facilitar el aprender.
– El aprendizaje es tanto un proceso interno de descubrimiento propio así como una actividad cooperativa.
– El aprendizaje es activo, con motivación propia, que presta apoyo y estímulo al espíritu humano.
– Un currículo holístico es interdisciplinar e integra las perspectivas globales y de la comunidad

EDUCACIÓN HOLÍSTICA – ALGUNOS CONCEPTOS

De Wikipedia, la enciclopedia libre

La educación holista es hoy un movimiento educativo mundial cuya generalización comenzó en la década de los 90’s. La educación holista es un nuevo paradigma educativo, es una respuesta a la educación mecanicista basada en la superstición del materialismo, el reduccionismo y la fragmentación, es la nueva propuesta educativa para el siglo XXI, basada en un profundo sentido espiritual de la vida en el cosmos, no se reduce a ser un método educativo, ni se limita al ámbito escolar formal, es un modelo que define a la educación como un proceso de evolución de la conciencia, redefiniendo la totalidad del campo educativo.
La educación holista es un estado de conciencia, una visión integral de la vida, una llamada a vivir en el amor universal, una actitud compasiva, una apertura incluyente a la diversidad, un sendero de paz, diálogo y fraternidad; es el reconocimiento del amor universal como realidad educativa fundamental. Esta definición fue dada por Ramón Gallegos Nava,[ ]fundador de la Fundación Internacional para la Educación Holista, quien ha creado el modelo de la educación holista, una pedagogía del amor universal que está enriqueciendo y nutriendo la vida de aquellos que buscan una educación con rostro humano, que vaya más allá del entrenamiento de la racionalidad instrumental

Fundamentos de la Educación Holista

La educación holista es una educación para la trascendencia, para que la conciencia y la sociedad evolucionen. La educación holista, puede ser definida en cinco niveles de totalidad.

1. En su nivel más profundo y esencial, la educación holista es un Estado de Conciencia que no se define por ninguna teoría, modelo, filosofía, concepto, paradigma, objetivo, ideología o algún tipo de construcción teórica. La educación holista como estado de conciencia está libre de contenidos, es el estado natural de la conciencia libre de condicionamientos dogmáticos que percibe y comprende la realidad en términos de totalidades en procesos integrados.

2. A
un segundo nivel de profundidad, la educación holista es una Visión Integral del Kosmos, que se despliega desde la conciencia de unidad, es una derivación de aquella conciencia de amor universal. Como visión integral, la educación holista indaga la vida en todas sus manifestaciones, no se limita sólo a los aspectos formales de la educación sobre qué y cómo educar, sino que explora todos los aspectos del desarrollo, de esta manera cartografía el kosmos de manera transdisciplinaria integrando el conocimiento de la ciencia y la espiritualidad.

3. En tercer lugar, la educación holista puede ser pensada en términos de una filosofía educativa, aquí el objetivo es más específico y localizado a un campo de la experiencia humana. A este nivel de profundidad, la educación holista propone un nuevo paradigma educativo que transforme de raíz la educación mecanicista basada en el modelo de líneas de ensamblaje de las fábricas, que ha prevalecido los últimos trescientos años. Aquí redefine el sentido de la educación, le asigna nuevos objetivos, señala prioridades, construye nuevos conceptos y términos, fundamenta una nueva teoría del aprendizaje, la inteligencia y el conocimiento para crear un nuevo paradigma.

4. A
un cuarto nivel de profundidad, la educación holista puede ser definida en términos de un nuevo modelo educativo, aquí entramos al nivel de la organización especifica del proceso educativo holista, la manera como las diferentes partes se relacionan armónicamente de tal manera que podamos tener un modelo operativo coherente que nos permita hacer educación holista. Este modelo educativo se ordena vertical y horizontalmente siendo el modelo más integral, incluyente y explicativo, sin precedentes en la historia de la educación.

5. Finalmente, a un quinto nivel de profundidad, la educación holista puede ser vista en términos de una metodología, de un conjunto de procedimientos específicos orientados a educar integralmente. En la visión de la educación holista este es el nivel menos importante y más superficial, ya que si no existe previamente una conciencia de unidad, una visión integral y los demás niveles que hemos señalado la sola aplicación de procedimientos holistas no llevará a ningún lado, no estarán impregnados del espíritu holista y perderán todo su valor, la didáctica sólo tienen valor y vitalidad en un contexto educativo holista. 

 

El corazón de la Educación Holista

La educación holista es el nuevo paradigma educativo del siglo XXI, es una visión multipedagógica que crea gran síntesis que incluye lo mejor de la educación y del conocimiento en general, relaciona, sin confundir, tradición y novedad, ciencia y espiritualidad, lo global y lo local, etc. El corazón de la educación holista es la espiritualidad, esta no es una pieza más del rompecabezas educativo, no es sólo una parte más a incorporar, es la gran imagen, la gran base y el gran fin de todo el proceso. La espiritualidad es nuestra verdadera naturaleza, la esencia de lo que somos, y la principal característica de la educación holista.

¿Qué es la Educación Holista?

  • Es una educación para la paz
  • Es una vía de diálogo
  • Es una educación para la vida
  • Es una visión incluyente
  • Es una acción política ganadora–ganadora
  • Es fundamental para el desarrollo sustentable
  • Es una perspectiva transdisciplinaria
  • Es una visión global/local
  • Es la visión de una sola humanidad
  • Es una pedagogía del amor universal
  • Es una forma de vida
  • Es una práctica integral transformadora


El modelo de la Educación Holista: Modelo Multinivel-Multidimensión

El Modelo de la Educación Holista Multinivel-Multidimensión (Gallegos, 2000) distingue y considera los diferentes niveles y dimensiones de la experiencia educativa y permite ubicar e integrar las diferentes teorías educativas del pasado y del presente así como los fundamentos esenciales de la educación holista que generalmente son ignorados. El objetivo es tener una imagen coherente y global que nos permita conocer la profundidad y ubicación de las partes así como reconocer la centralidad de la espiritualidad.

Desde una perspectiva multinivel, la educación puede ser considerada en cinco niveles de totalidad, estos niveles pueden ser percibidos como holones, es decir, totalidades/partes dentro de totalidades/partes que conforman una holarquia educativa cuya naturaleza distintiva y esencial es la evolución de la conciencia, que avanza de lo particular a lo universal, coincidiendo profundidad con amplitud, lo que no siempre sucede con las holarquias. Es importante considerar que los cinco niveles de totalidad educativa ligan educación con evolución de la conciencia, una conciencia planetaria es más completa que una conciencia exclusivamente comunitaria o etnocéntrica (Gallegos, 2000).

 

Niveles de totalidad de la perspectiva multinivel

1 Primer nivel de totalidad: la conciencia personal. El énfasis en este nivel es puesto en lo personal, en el ser humano en tanto ser individual, sus necesidades, intereses y metas como sujeto.

2 Segundo nivel de totalidad: la conciencia comunitaria En este nivel, el educador holista pone el énfasis en la calidad de las relaciones humanas, en la conciencia de pertenencia a la comunidad.

3 Tercer nivel de totalidad: la conciencia social Este nivel se refiere principalmente a la conciencia nacional o racial del ser humano donde adquieren gran importancia los fundamentos ideológicos y las metas económicas de los países o las culturas. El educador holista trabaja por una conciencia de justicia social, democracia y paz.

4 Cuarto nivel de totalidad: la conciencia planetaria Se refiere a los procesos de globalización, a una ética mundicéntrica que se centre en el bienestar toda la humanidad. El educador holista trabaja para educar en términos de pensar globalmente y actuar localmente, nuestro objetivo es la ciudadanía global, un sentido de pertenencia y amor a la familia humana y una gratitud profunda por nuestro hogar; el planeta tierra.

5 Quinto nivel de totalidad: la conciencia espiritual Incluye y trasciende a todas las anteriores. La conciencia espiritual es la más amplia, es la esencia de nuestra verdadera naturaleza, es la última fuente de nuestra identidad, nuestro absoluto último que nos convierte en seres universales, es el conocimiento más profundo de la realidad.

Dimensiones de la perspectiva multidimensión

1. Dimensión cognitiva: se refiere a los procesos del pensamiento, a la capacidad de razonamiento lógico, la educación holista señala que los aspectos intelectuales deben ser cultivados con amor y respeto para que el estudiante haga un uso responsable de ellos. En esta dimensión se desarrollan las inteligencias lógico-matemática y verbal. La educación convencional se centra casi exclusivamente en esta dimensión.

2. Dimensión social: todo aprendizaje sucede en un contexto social de significados compartidos, el estudiante es un ser orientado a la comunidad y a la justicia social, pero la educación convencional provoca que el estudiante pierda esta virtud. Todo aprendizaje es mediado por pautas culturales.

3. Dimensión emocional: todo aprendizaje va acompañado de un estado emocional con gran poder de determinación. No es posible separar la emoción de la razón, su interdependencia es profunda y natural, cuando la dimensión emocional es ignorada, el aprendizaje se hace irrelevante, sin sentido. El genuino aprendizaje requiere seguridad emocional. La inteligencia emocional es clave en educación holista.

4. Dimensión corporal: todo aprendizaje tiene un sustrato físico, la armonía mente-cuerpo es un elemento importante para definir la calidad del aprendizaje. Especialmente en los niños el movimiento corporal está ligado al buen aprendizaje, también sabemos que la respiración está en relación con el estado de conciencia. La educación holista incluye el yoga, la relajación, la nutrición y la salud holista.

5. Dimensión estética: la práctica de la educación holista es más un arte que una tecnología, porque aprender es antes que nada un acto hermoso que llena de sentido a la existencia humana. En las comunidades de aprendizaje holistas, el arte, en sus diferentes expresiones, es estimulado, el despertar de la sensibilidad es clave. El arte es la expresión de nuestra vida, es fundamental para una vida feliz.

6. Dimensión espiritual: La espiritualidad es fundamental porque no se puede llegar a ser un ser humano pleno con puro desarrollo cognitivo y procesos analíticos. La espiritualidad no debe confundirse con creencias religiosas, afiliación a iglesias, o defensa de dogmas.

La espiritualidad es la vivencia total y directa del amor universal que establece un orden interno en nuestro espíritu, y un sentido de compasión, fraternidad y paz hacia todos los seres. La espiritualidad nos hace más universales y menos egocéntricos. Es una dimensión y nivel inmanente y trascendente, es la base de la inteligencia y la sabiduría, es amor incondicional. La espiritualidad es el corazón de la educación holista que lleva al educador a establecer una relación de amor con los estudiantes y a considerar al amor como la realidad educativa más importante

Educación Holista y UNESCO

 

La UNESCO se ha pronunciado por la aplicación de la educación holista y ha recomendado su desarrollo en los diferentes países:“Integrar el concepto de Educación Holista para una cultura de paz, enfocando especialmente en la educación en los derechos humanos, educación cívica, educación para la tolerancia y la no violencia”. [10] “La Educación Holista reconoce las múltiples dimensiones del ser humano: física, intelectual, estética, emocional y espiritual, de esta manera caminaremos hacia el ideal perenne de un individuo integral viviendo en un planeta armonioso“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *