Educar para la Sabiduría y la Madurez. Benetti

EDUCAR PARA LA  SABIDURÍA Y LA MADUREZ

Lic. Santos Benetti

La madurez de la personalidad se consigue cuando se logra vivir con sabiduría y con salud, o sea, sabia y sanamente. La vida se nos aparece como una carrera o una calesita que nunca se detiene, pero ¿hacia dónde se corre, qué sentido tiene este constante movimiento?Por tanto, se necesita BUSCAR el sentido de la vida, encontrarle el gusto o sabor (sabiduría). Hay una sola vida, cómo vivirla disfrutándola plenamente, encontrándole un significado, un por qué y un para qué… La tarea de aprender a vivir sabiamente, como hombres o mujeres sabios, nos ocupa toda la vida. Es nuestra gran tarea de la educación. Si no lo aprendemos, hemos perdido…

Algunas pautas de esta sabiduría:

1. Vivir el aquí y el ahora: el sabio busca las respuestas del ahora en que vive y del aquí, en primer lugar. Está en un escenario y en un tiempo. Por lo tanto, vive su realidad, la de su edad, su ambiente y comunidad, la de su cultura. Cuando se educa de esta manera, la educación se vuelve “creíble”… porque hay preguntas que hay que responder aquí y ahora.

2. Desde el aquí y el ahora, se van abriendo círculos concéntricos hacia el futuro y hacia el pasado, y hacia toda la realidad humana y cósmica. El sabio siempre busca, investiga, curiosea, se hace preguntas. Mira hacia dentro de sí mismo y hacia fuera, hacia su pasado (de dónde vengo, qué condicionantes tengo…) y hacia el futuro, hacia dónde voy, cómo me preparo para el mañana. Y lo hace siempre desde una actitud positiva, valorándose y sacando afuera lo mejor de sí mismo. Así lentamente va encontrando sentido a toda la realidad, una incógnita (x) que tiene que ir despejando.

3. En esta búsqueda, necesita Información y conocimiento de la realidad total y descubre el gozo del conocer… Es la tarea de la educación y de la escuela. El educador se muestra como un “revelador” de la realidad y de su misterio, del mundo interno y del mundo externo o físico. Se aprende a enfrentar los problemas y dificultades y a resolverlos. La información es un medio para conocer e interpretar la realidad, y así poder disfrutarla… el niño como niño, el adulto como adulto, cada uno según su sexo y condición…

4. El sabio integra toda la realidad. Es su gran tarea, armonizar lo psico-somático de sí mismo, su aspecto social y comunitario, su cultura, el quehacer político y el laboral… todos los aspectos de la realidad. No es una isla sino una persona psicofísica, parte de una comunidad local, de la humanidad y del cosmos… Esta tarea integradora le da armonía interior y exterior, hay un TODO que adquiere sentido… Así el sabio aprende a descubrir todas sus Necesidades (síquicas y corporales, sociales, etc.) que lo llevan a un Desarrollo Integral que responde a todas esas Necesidades. Por lo tanto, una educación que no separa lo que está unido. Al contrario, que acompaña en este proceso de integración, como un cuerpo orgánico y solidario…

5. Es una búsqueda en un clima sereno, sin tensiones ni miedos, respetando el ritmo de cada uno, un ritmo distinto en cada actividad… La familia y la escuela como un lugar sereno, tranquilo, alegre, respetuoso… Una Escuela que hace crecer, que acompaña, que da espacios para la creatividad, que llena carencias, que co-rrige (que gobierna con el otro), que permite el error…

. Con vínculos positivos y sanos. Lo vínculos afectivos, valorativos del otro, gratificantes y serenos… son esenciales en la formación del hombre sabio. Familia con ternura, con alegría. Lo mismo la Escuela…allí se aprende a socializarnos sabiamente en constantes encuentros, a través del conocimiento, del arte y de la expresión del cuerpo…

7. El sabio trabaja por una salud integral, en consecuencia. La salud, no como simple carencia de enfermedad, sino como una situación de “bien-estar” tanto física como síquicamente, tanto como individuo como en tanto miembro de una comunidad humana y cósmica. Salud sicofísica-espiritual-ambiental-social…Ayudar a vivir sabia y sanamente, hermosa tarea del psicólogo, de educadores y psicopedagogos.

CARACTERÍSTICAS DE LA PERSONALIDAD MADURA

Una persona madura es aquella que está bien integrada interiormente, que se adapta correctamente al medio ambiente, que obtiene gratificaciones y se comporta de acuerdo con sus aptitudes y posibilidades.Los autores señalan algunas características:

a)Estabilidad emocional: haber integrado sentimientos, instintos, emociones, tendencias, necesidades… permitiendo reaccionar de una forma estable, no con impulsos primitivos.

b)Conocimiento de sí mismo: conocimiento de las capacidades, valores y cualidades así como de las deficiencias, debilidades, tendencias; así se pueden tomar decisiones adecuadas, comprometiéndose hasta donde uno pueda, buscando ayudas…

c)Capacidad de autoevaluación: juzgarse a sí mismo y reconocer cuándo se actúa bien o mal. La autoevaluación permite reconocerse, con éxitos y fallos, así mejoraremos y seremos realistas.

dCapacidad de decisión: tomar decisiones sabiendo y aceptando las consecuencias, sacrificar motivos para conseguir otros. Proporciona autonomía.

e)Capacidad de aceptar riesgos y responsabilidades: emprender las acciones no,a ciegas, habiendo medido riesgos y siendo responsable de sus consecuencias. Supone superación y crecimiento, esfuerzo y compromiso.

f)Autonomía del yo: cumplir las normas sociales implica ser libre, porque nacen o son asumidas desde el interior; no estar esclavizado por el grupo social ni el ambiente. Actuar como se es, convencidos de lo que se siente y hace.

g)Fuerza de voluntad: organizar las energías hacia una meta. Proporciona constancia.

h)Capacidad de esfuerzo: acción continuada y con gasto de energía para lograr un objetivo.

i)Capacidad de convivencia: tener en cuenta las necesidades propias y las de los demás, así como sus derechos y motivos

j)Aceptarse a sí mismo, tal como soy

k)Capacidad de amar de una manera solidaria y gratuita: sin egoísmo, con capacidad de sacrificio, no buscar sólo el bien personal sino de la persona a quien se ama.

l )Capacidad de empatía para acoger y compartir: ponerse en lugar de la persona a quien se acoge o comparte. Sentir con ella, vivir lo que ella vive.

m)Sexualidad integrada en:un proyecto de vida,no basado en la búsqueda egoísta del placer.

n)Prescindir de metas inmediatas para buscar metas a largo plazo: no vivir deseando que las cosas se realicen de forma inmediata, sino trabajar para el futuro.

En fin: Vivir la vida con alegría, encontrando sentido incluso a las frustraciones: vivir de forma positiva las experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *