8 Consejos para mejorar tu comunicación

8 CONSEJOS PARA MEJORAR TU COMUNICACIÓN

La relación que mantenemos con los demás, independientemente de su naturaleza, va a verse determinada por la forma en la que nos comuniquemos. Una comunicación eficaz es comprender el punto de vista del otro y hacer entender el mío, discrepar o enriquecer nuestras miras, nuestras formas de ver el mundo. Una buena comunicación es tan importante que repercute directamente en nuestra autoestima y en el afecto de los demás.

1 – Mantén un buen lenguaje corporal. Echa los hombros hacia atrás, no cruces los brazos y mantenlos en apertura. Levanta la barbilla, mira a los ojos y ¡Sonríe!. La sonrisa es el lenguaje internacional. Todo el mundo entiende una sonrisa y es la mejor de las bienvenidas. No dejes de sonreír aunque por dentro no te apetezca en absoluto. Sus efectos son tremendos. Tu día será mucho mejor si sonríes.

2 – ¡Escucha!. Vivimos tan preocupados de dar una buena imagen, un buen discurso, tener una excelente conversación, que no escuchamos, y claro, nuestra comunicación se deteriora. Fíjate, ¡tenemos dos orejas y una boca!, así que escucha, entiende qué te están contando, haz que la otra persona se sienta comprendida, escuchada, que se sienta importante. Y te darás cuenta que tu respuesta será mucho más adecuada y acertada si has escuchado primero.

3 – No te quejes constantemente. Si lo haces, percibirás el mundo como un lugar agresivo, interpretarás la vida con un enfoque negativo y sufrirás más. Además , cansarás a los que te rodean. Se agotarán de atenderte y terminarán por minimizar tus quejas y no tomarte en serio

4 – Pregunta si no entiendes qué te están diciendo. La calidad de tu respuesta va a depender de saber qué se te está pidiendo. También entiende que habrá veces que no sabrás la respuesta. ¡Nadie tiene todas las respuestas! Tú sabes mucho de algunos temas, y de otros no tendrás mucha idea pero no tienes porqué preocuparte porque eso nos pasa a todos

5 – Reflexiona. Si te enfadas o te disgustas, reflexiona un instante. Detrás de cada emoción que nos es desagradable, hay una necesidad que no se ha cubierto. ¿Puedes cambiar el enfado o la tristeza por una petición directa? Por ejemplo: “estoy enfadada porque no me ha llamado” por “Pepe, te he echado de menos, me gustaría que mañana quedáramos”

6 – Usa el YO y evita el TÚ. Si no has podido realizar el paso previo y continúas enfadado o triste, expresa tus sentimientos, y hazlo expresándote con un YO: “me duele, me disgusta..” y evita usar el TU : “tú has hecho, tú has dicho”

7 – Se concreto. Especifica qué te disgusta y describe la conducta. No uses etiquetas, adjetivos, y por supuesto, no insultes: Cambia “eres un vago” por “los platos están sin recoger”. En una discusión, evita la ironía o el sarcasmo. Habla desde la honestidad y sinceridad. No es cuestión de agredir, sino de solucionar.

8 – Haz cumplidos. Dile a la gente lo que te gusta de ellos. Harás que se pongan contentos, que su relación contigo fluya, y además aumentarán las probabilidades de que se repita aquello que te ha gustado.

Estos son algunos consejos que te pueden resultar útiles. Sin embargo, cuando el malestar social es muy marcado, llegando a interferir en vuestra vida, lo más recomendable es acudir a un profesional.

Y tú, ¿te consideras un buen comunicador? ¿te animas a darnos algún consejo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *