Salud sexual, OMS

¿Qué es salud sexual?

CONCEPTO DE SALUD SEXUAL EN LA OMS
Estudiamos en detalle la evolución que ha tenido el concepto de salud sexual desde que tuvo lugar su primera definición. ¿Que es salud sexual?

Al día de hoy, hay varias definiciones «oficiales» de salud sexual:
1. La definición de salud sexual 1975

«Una cantidad creciente de conocimiento indica que en muchas culturas los problemas con la sexualidad humana son más dañinos y más importantes para el bienestar y la salud de los individuos, de lo que se había previamente reconocido, y que existe una relación importante entre la ignorancia sexual y las mal interpretaciones con los problemas diversos de salud y de calidad de vida.

Mientras que reconocemos que es difícil llegar,a una definición universalmente aceptable de la totalidad de sexualidad humana, la siguiente definición de salud sexual se presenta como un paso en esta dirección:
La salud sexual es la integración de los aspectos somáticos, emocionales, intelectuales, y sociales de ser sexual, de tal forma que enriquezca positivamente y mejoren la personalidad, la comunicación, y el amor.

Fundamental en este concepto es el derecho a la información sexual y el derecho para el placer.”
El documento entonces cita dos expertos confirmando que «el concepto de salud sexual incluye tres elementos básicos:

1. “una capacidad para disfrutar y controlar el comportamiento sexual y reproductivo de acuerdo con la ética social y personal,

2. libre de miedo, vergüenza, culpa, creencias falsas, y otros factores psicológicos que inhiben la respuesta sexual y deterioran la relación sexual,
3. libertad de indisposiciones, enfermedades, y deficiencias orgánicas que interfieran con las funciones sexuales y reproductivas.»
La OMS concluye:

«Entonces la noción de salud sexual implica un acercamiento positivo a la sexualidad humana, y el propósito del cuidado de la salud sexual debe ser el mejoramiento de la vida y las relaciones personales y no meramente la conserjería y el cuidado relacionado con la reproducción o las enfermedades sexualmente transmitidas.»

2. La definición de salud sexual-2001
La salud sexual es la experiencia del proceso progresivo para bienestar físico, psicológico, y socio-cultural relacionado con la sexualidad. La salud sexual es evidenciada por las expresiones libres y responsables de las capacidades sexuales que están albergadas en un armonioso bienestar personal y social, este enriquece la vida individual y social. No es meramente la ausencia de disfunción, malestar o enfermedad. Para la salud sexual lograrse y mantener es necesario que los derechos sexuales de todas las personas se reconozcan y sean respetados.

En esta definición la sexualidad es una parte integral de la vida humana. Lleva el potencial imponente de crear nueva vida. Puede fomentar la intimidad y el acercamiento a la vez que compartimos placer en nuestras relaciones. Llena varias necesidades personales y sociales, y nosotros valoramos la parte sexual de nuestro ser por los placeres y beneficios que nos provee.

Sin embargo cuando se ejerce irresponsablemente ello puede tener también aspectos negativos tal como enfermedades sexualmente transmitidas – incluyendo VIH/SIDA – embarazos no deseados, y el comportamiento coercitivo o violento.

Para disfrutar los beneficios importantes de la sexualidad, a la vez que evitamos las consecuencias negativas, alguna de la cuales pueden tener implicaciones a largo plazo o de por vida, es necesario que los individuos, para ser sexualmente saludables, se comporten responsablemente y sean apoyados por su ambiente social para proteger su propia salud sexual, así como la de otros. La salud sexual está intrincadamente ligada a ambas salud física y mental.

De igual forma que problemas de salud físico y mental pueden contribuir a la disfunción sexual y enfermedades, esas disfunciones y enfermedades pueden contribuir a problemas de salud físico y mental. La salud sexual no esta limitada a la ausencia de enfermedad o disfunción, ni su importancia se limita sólo a los años reproductivos. Incluye la habilidad para comprender y evaluar los riesgos, responsabilidades, resultados e impactos de las acciones sexuales y la práctica de la abstinencia cuando sea apropiado. Incluye liberación del abuso sexual y de la discriminación y la habilidad de los individuos para integrar su sexualidad a sus vidas, derivar placer de esta, y reproducirse si así lo escogen.

3. La definición de salud sexual de 2002

«Salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad. La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras, libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos.»

Según la O.M.S. se considera la salud sexual como:

-La integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual por medio que sean positivamente enriquecedores y que potencien en las personas, la comunicación y el amor.
En la sexualidad intervienen las emociones y/o sentimientos, el cuerpo y los conocimientos que sobre ella tengamos.
– La sexualidad, no es estática, sino que es un proceso dinámico que cambia y se manifiesta de forma distinta a lo largo de nuestra vida y pasa por etapas diferentes dependiendo de nuestra edad.
Desde el momento de la fecundación, en que se forma el embrión, este va a sufrir, una serie de cambios en su desarrollo, hasta el momento del nacimiento.
Así se ira formando y diferenciando nuestros órganos y características sexuales.

Sin embargo será a partir del nacimiento, cuando poco a poco tomaremos conciencia, de que somos niños-niñas y se va a esperar de cada persona un determinado comportamiento y unas determinadas conductas.

En este sentido, recordamos que desde pequeñas nos iban indicando como debíamos comportarnos y qué se esperaba de nosotros/as, unas veces deforma muy directa y otras de forma sutil y siempre con la idea de que cada sexo es totalmente distinto.Aún en nuestra sociedad (me refiero a la occidental) se sigue educando de forma diferente a un niño y a una niña, potenciando los juegos de acción, de iniciativa, de competitividad a los niños, y a las niñas por el-contrario, les favoreceremos los juegos en los que deben mostrar su afectividad, el ser pasivas, depender de los demás, etc…
De aquí la importancia de la educación, ya sea en la familia, la escuela, los medios sociales y de su influencia posterior en la sexualidad de las personas, debemos intentar conseguir que los valores y actitudes que transmitamos a niños y niñas sean igualitarios, y no discriminativos, no competitivos y solidarios.

De esta manera fomentaremos el desarrollo de personas, hombres y mujeres, que aprendan a respetar las DIFERENCIAS para completarnos y enriquecernos.
Con igualdad en derechos y obligaciones, así como de confianza entre sexos, y conseguir que las relaciones sean mas igualitarias y gratificantes para la pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *