Preceptor: orientador y tutor. Güidoni de Cónsoli

Función y Acción Tutorial

EL PRECEPTOR COMO TUTOR-ORIENTADOR EN SU ÁMBITO.

Prof. María L. Güidoni de Cónsoli
Cátedra de Orientación Educativa. Universidad de Cuyo. Mendoza. 1999

PRESENTACIÓN GENERAL

Esta es una propuesta al servicio del Preceptor o Auxiliar docente; para quien, un apoyo desde la orientación educativa que lo promueva como otro educador en la formación de sus alumnos y le brinde elementos que optimicen tal acompañamiento formativo, es no sólo esencial; sino también urgente.
Luego de apoyar y seguir con observaciones, entrevistas y conversaciones espontáneas la dinámica de su labor, me he convencido de que el trabajo del preceptor es altamente educativo y que ese mismo poder enriquecedor, radica en su capacidad de conocer a cada alumno y permanecer cerca de él, y de todo lo que le acontezca a lo largo de un ciclo o periodo determinado por la organización institucional.

El mismo preceptor genera respecto de sus alumnos una relación espontánea, informal, de confianza. Debe cuidar de ellos, aconsejarles, brindarles información, sancionarlos cuando es necesario, comunicar a los padres sobre sus avances y dificultades, etc.

Las características del trabajo del preceptor con sus alumnos son de relación y de protección, semejantes a la del adulto que es designado para acompañar y cuidar en un trayecto a un niño o joven, los cuales por su misma inmadurez y necesidad, no podrían hacerlo solos. Sin embargo, no es cualquier clase de compañía la que él brinda, sino que por el contrario, presenta características muy peculiares en razón del fin que persigue.
Y es que, por darse en referencia al proceso formativo del alumno, y en un periodo y lugar trascendentes para su madurez y proyección personal, como es la escuela: puede y por ello debe, constituirse en fuente de relaciones profundas y amistosas con sentido educativo entre ese adulto y su protegido.

Desde la Orientación Escolar, es preciso potenciar en dirección educativa tal relación, proveyéndola de toda la significación plenificante de que sea capaz;

  1. Otorgándole el carácter intencional (desde el punto de vista educativo) que se halla implícito en el rol,
  2. Dirigiendo tal relación en dirección a favorecer situaciones de encuentro verdadero, (preceptor – niño/adolescente); y
  3. Ayudándoles a enfocar el lente con que observan cada día su trabajo, en la perspectiva del enriquecimiento y mejoramiento mutuo y continuo.

Dicha relación, que es la piedra angular del desempeño educador del auxiliar, debidamente encauzada desde el Departamento de Orientación con que cuente la Institución Escolar, es de suma implicancia para el mejoramiento del quehacer escolar, tanto en lo que respecta al alumno, como lo que concierne al enriquecimiento profesional de sus preceptores; y finalmente, cuando la Institución escolar, pretende alcanzar metas realmente educativas:

En lo profesional, en la medida que lo integra mayormente en los objetivos pedagógicos de la escuela y lo impulsa a profundizar el sentido que su propia tarea tiene, al otorgarle la misión de favorecer posibilidades educativas a los alumnos de quien él logra ser, tal vez como nadie en la Institución: compañero, amigo y tutor responsable a la misma vez.

  • En lo Institucional, dado que puede brindar a través de su acercamiento al alumno, una información más completa, integral y veraz del mismo, su situación y problemas, inquietudes, etc.; que puede ser devuelta a padres, directivos, profesores, etc.
  • Con relación a procurar personas educadas en la escuela, esta propuesta es eficaz porque centra su cometido en cumplir la tarea más compleja de la escuela; la cual se dirige a alcanzar metas auténticamente educativas traducidas en valores y actitudes de rectitud y profundidad tal que inspiran en los jóvenes, ansias de crecer y mejorar continuamente, buscando a cada momento partir de la singularidad propia de cada uno y sobre su base, desarrollar la autonomía personal favoreciendo finalmente, la adecuada apertura hacia los más universales, duraderos y significativos para la vida.

Posibilitar y permitir en todas las circunstancias, el espacio para el acercamiento y encuentro personal del educador, (en este caso el preceptor) y el educando, que facilite el conocimiento propio de la interacción, con miras a la inter-subjetividad; y promueva la confianza mutua, es la clave para dar efectividad al propósito de educar a la persona y orientarla en dichas metas.

BREVE JUSTIFICACIÓN

¿Qué efectos educativos ofrece el accionar del Preceptor?.

Generalmente el auxiliar mantiene buena relación con el alumno y en muchos casos es hasta confidente; conoce sus resultados de aprendizaje, sus antecedentes personales, la ubicación en el aula, las materias con mayor dificultad, la cantidad de inasistencias, de sanciones, etc.

Es posible afirmar que el preceptor es en muchos casos el que mayor información maneja de los alumnos en la Institución.
Desde este punto de vista ejerce una autoridad poco analizada y menos aún encauzada.La propuesta se centra en apoyarlos y auxiliarlos desde el Dpto. de Orientación para que tomen conciencia de su fuerte presencia en el dinamismo escolar; logren asumir progresivamente un papel más elevado en la vida del aula y se incorporen en la función de orientación con la finalidad de explicar, predecir y enriquecer las múltiples oportunidades de ejercer la obra educadora en cada ámbito.

El auxiliar es orientador porque en muchas ocasiones a través del encuentro y el diálogo casual: infunde valores, soluciona problemas de gran importancia para el adolescente, aconseja, corrige ante determinadas actitudes, acompaña y apoya, alecciona sobre lo bueno y lo malo.
Así caracterizado frente al alumno, se puede decir que entre ambos existe una amistad, (pedagógica y de autoridad) que, bien orientada, puede ser la relación adecuada para que se produzca el hecho educativo.

Es importante recurrir a ellos ante situaciones de riesgo o de crisis con un alumno o un grupo, ante la necesidad de formular un diagnóstico de situación actitudinal, o cuando su apoyo (por la empatía y predisposición con el alumno) lo hagan necesario, sea con los mismos alumnos, sus profesores o los padres.
Con relación a estos últimos, podría ejercer un acompañamiento y guía realmente productivos, (talleres de padres, encuentros, etc.).

El Departamento de Orientación concibe entre sus funciones, procurar la formación hacia la orientación del equipo de auxiliares, para que ellos; que son de fundamental importancia en la dinámica escolar, también se hagan eco del llamado a la Calidad como empresa en la que esta embarcada su escuela.

Los preceptores o auxiliares docentes, son aquellos responsables de cumplimentar la información y el soporte de orden administrativo respecto del alumnado, así como de mantener a los padres en comunicación con la escuela.Se los puede caracterizar como un nexo o enlace de diverso tipo en el orden institucional, dado que al manejar información relevante respecto del alumno, su accionar resulta de esencial consideración, tanto para padres, como para los profesores y el Equipo Directivo.

Pero, no es sólo comunicación de información lo más rico de su actividad, o al menos lo que interesa en orientación. Desde este campo interesa promover en el preceptor.

El sentimiento de que dispone de muchos elementos para enriquecer su labor educadora. Su posibilidad real de lograr un acercamiento personal con el alumnado, lo coloca en situación ideal de alcanzar un estilo de relación basado en la comprensión y la valoración del otro, de sus necesidades, problemas, inquietudes, expectativas personales;
  • La convicción, en consecuencia, de que es capaz de fundar una forma de amistad con límites y enseñanzas; una relación auténticamente educativa y orientadora. El preceptor puede convertirse en algunos casos en el recto juez de sus alumnos, porque les indica lo adecuado o no de su conducta, de sus acciones y hasta de sus intenciones, cuando logra preverlas; y porque lo insta a rectificarse ante sus errores o desaciertos.
  • En otros casos, llega a ser el compañero, que los impulsa, anima y estimula a alcanzar propósitos, expectativas, iniciativas personales y grupales. Y en todas las circunstancias, es capaz de ser un modelo significativo de vida, que sabe inspirarles deseos de concretarla con todos sus desafíos y privilegios.

El preceptor, desde esta perspectiva, puede ser el iniciadores de un acompañamiento especial, precisamente por personal, al alumnado.

FINALIDADES DE UNA ORIENTACIÓN EDUCATIVA PARA PRECEPTORES

  1. Favorecer en cada preceptor, la apertura personal, la confianza en sí y la creatividad, como actitudes vitales para el conocimiento y mejora de sí.
  2. Ayudar a descubrir las propias posibilidades de seguir creciendo en condiciones personales, para dar lo mejor de sí en cualquier actividad que deba desarrollar a lo largo de la vida.
  3. Fomentar la búsqueda de nuevos y más plenos motivos de crecer a través del cumplimiento de la tarea educadora.
  4. Estimular la confianza en sí para la asunción de nuevos roles en el accionar de preceptor, en la medida que ello implique crecimiento personal y mayor compromiso con la misión de favorecer la educación del joven.
  5. Impulsar hacia un replanteo de la relación con el alumno, para que se dirija a fundar relaciones de encuentro, es decir llenas de consideración de uno hacia el otro y en vistas de procurar lo mejor para el otro.
  6. Caracterizar su actividad educadora en relación con el alumno a quien puede por la naturaleza de su trabajo, brindarle aprecio, protección y ánimo en un determinado momento, y que del mismo apoyo surjan enseñanzas para la vida.
  7. Promover la acción de orientación por parte del preceptor y la integración al Departamento de Orientación, en la medida que es portador de un cúmulo esencial de información sobre el alumno que permite realizar un seguimiento personal de su proceso educativo, y en cuanto es sujeto activo del proceso educativo de los jóvenes.
  8. Promover la toma de conciencia de que educar es misión de todos en la medida que participamos como personas, de la doble dimensión de educadores y educandos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *