Las Técnicas Participativas. Vargas

LAS TÉCNICAS PARTICIPATIVAS,HERRAMIENTAS DE EDUCACIÓN POPULAR

Laura Vargas

Material elaborado para CIRCULO SOLIDARIO CAPACITACIÓN A FACILITADORES COMUNITARIOS DE 8 COMUNIDADES URBANO MARGINALES DE EL SALVADOR

Proyecto:

Promoción del liderazgo y fortalecimiento de la organización comunitaria desde una base de equidad de género en 9 comunidades marginales de El Salvador

Facilita dores: RAMON  V ILLALTA.  AURORA CUB IAS

¿POR QUE TÉCNICAS PARTICIPATIVAS EN EDUCACIÓN POPULAR?

Desde hace mucho tiempo se aplican técnicas participativas, tanto en el trabajo de Educación Popular como en una serie de actividades de promoción El uso que se les ha dado alas técnicas participativas sin embargo ha sido muy diverso:

  1. Han si do muy utilizadas en lo que podemos llamar una línea “psicologista”, siendo este uno de los primeros usos que tuvieron las técnicas participativas, orientadas a cohesionar grupos en sí y para sí, nada más. Surgen aquí una serie de técnicas “grupales ‘, con las que se trabaja por lo general en pequeños grupos y lo central es conseguir la desinhibición de los individuos y su identificación con el grupo.
  2. Otra línea que podemos identificar, es la utilización de técnicas participativas para el trabajo con grupos de base. Su utilización busca hacer más sencilla, simple y entretenida la reflexión sobre un tema. No se plantea la profundización del tema y su uso se ve como exclusivo para sectores de base sin mayor nivel académico.
  3. Una tercera línea es la que reduce la Educación Popular a la aplicación de las técnicas participativas, donde los coordinadores se convierten en puros “dinamiqueros’, sin tomar en cuenta la perspectiva transformadora del proceso educativo.

 USO Y PAPEL QUE LES DAMOS A LAS TÉCNICAS PARTICIPATIVAS

Como primera afirmación, creemos que las técnicas son solo instrumentos en un proceso de formación.

Afirmamos esto, porque hablar de un proceso educativo es hablar de una forma específica de adquirir conocimientos; y el crear y recrear el conocimiento, es un proceso que implica una concepción a través de la cual este proceso se desarrolla.

En los procesos de formación en la Educación Popular, creemos que lo fundamental no está en el “uso “de técnicas participativas en SI, sino en la concepción metodologista que guía el proceso educativo.

Frecuentemente se habla de “metodologías participativas “haciendo referencia por lo general a la utilización de las técnicas participativas, pero con una concepción metodología tradicional, en la que interesa sobre todo el aprendizaje de conceptos y no el hacer un proceso educativo basado en una permanente recreación del conocimiento.

Nuestra experiencia nos ha hecho precisar nuestra concepción metodológica basándonos en la teoría dialéctica del conocimiento y partiendo de esto afirmamos que la Educación Popular debe fundamentarse en una concepción metodológica dialéctica.

¿Esto qué significa?

  1. Significa partir siempre de la práctica, o sea de lo que la gente sabe, vive y siente; las diferentes situaciones y problemas que enfrentan en su vida, y que en un programa educativo se plantean como temas a desarrollar.
  2. Desarrollar un proceso de teorización sobre esa práctica, no como un salto a lo “teórico “sino como un proceso sistemático, ordenado, progresivo y al ritmo de los participantes, que permita ir descubriendo los elementos teóricos e ir profundizando de acuerdo al nivel de avance del grupo.

El proceso de teorización así planteado, permite ir ubicando lo cotidiano, lo inmediato, lo individual y parcial, dentro de lo social, lo colectivo, lo histórico, lo estructural.

  1. Este proceso de teorización debe permitir siempre regresar a la práctica para transformarla, mejorarla y resolverla; es decir, regresar con nuevos elementos que permitan que el conocimiento inicial, la situación, el sentir del cual partimos, ahora nos lo podemos explicar y entender, integral y científicamente.

Por lo tanto, podemos fundamentar y asumir concientemente compromisos o tareas. Aquí es  cuando decimos que la teoría se convierte en guía para una práctica transformadora.

Creemos que las técnicas deben ser participativas para realmente generar un proceso de aprendizaje como el que se plantea, porque permiten:

  1. Desarrollar un proceso colectivo de discusión y reflexión.
  2. Permiten colectivizar el conocimiento individual, enriquecer este y potenciar real mente el conocimiento colectivo.
  3. Permiten desarrollar una experiencia de reflexión educativa común. Muchas de estas técnicas permiten tener un punto común de referencia a través del cual los participantes aportan su experiencia particular, enriqueciendo y ampliando de esa experiencia colectiva.
  4. Permiten realmente una creación colectiva del conocimiento donde todos somos partícipes en su elaboración y por lo tanto, también de sus implicancias políticas

Como dijimos, las técnicas son solo herramientas que están en función de un proceso de formación u organización.

Una técnica en si misma no es formativa ni tiene un carácter pedagógico. Para que una técnica sirva como herramienta educativa, debe ser utilizada en función de un tema específico, con un objetivo concreto e implementada de acuerdo a los participantes con los que se está trabajando.

ELEMENTOS A TOMAR EN CUENTA EN LA UTILIZACIÓN DE LAS TÉCNICAS

Como toda herramienta, hay que saber para qué sirve una técnica, y como y cuando  debe utilizarse.

Las técnicas debemos dirigirlas siempre hacia el logro de un objetivo preciso:

  1. Como mencionamos anteriormente, el uso de técnicas debe estar siempre en función de los objetivos.concretos que tenemos en un programa de formación.

Por ejemplo, si estamos trabajando el tema “Cooperativismo ‘: nos planteamos objetivos específicos para cada uno de los puntos del tema:

Tema Objetivo

La cooperación Ver la importancia del trabajo en equipo y el aporte individual.

La organización cooperativa Analizar la importancia de la organización en el trabajo colectivo Etc.

Debemos elegir, entonces, técnicas que permitan lograr cada uno de los objetivos que nos hemos planteado. Elegimos, por ejemplo, el” Rompecabezas de la Organización para ver el tema de la Cooperación; esta técnica nos da elementos simbólicos para discutir y llegar al objetivo propuesto. Teniendo el objetivo claro podemos guiar la discusión hacia el tema de interés y evitar que ella se disperse en otros aspectos que no son importantes para el tema en estos momentos. El aspecto de la comunicación que esta presente en esta técnica se discute pero no se centra la discusión en el, ya que no se trata de analizar el papel de la comunicación en ese momento.

Por tanto, es el objetivo que tenemos propuesto, el que nos orienta para saber que técnica es mas conveniente utilizar, y el cómo utilizarla.

  1. Así como debemos relacionar la técnica con el objetivo, debemos también precisar el procedimiento a seguir para su aplicación de acuerdo a:
  • el numero de participantes
  • el tiempo disponible

Retomando nuestro ejemplo del cooperativismo, tenemos la técnica; ahora precisamos el procedimiento:

 Cuando elegimos una técnica debemos tener claro que objetivo queremos lograr con ella.

Tema Objetivo Técnica Procedimiento

La Cooperación Ver la importancia del trabajo colectivo y el aporte individual.

Rompecabezas 4 grupos de 5 personas al azar

Repartir los rompecabezas.

Discusión en grupos de lo que sucedió en la dinámica y los problemas de cooperación que se dieron.

Plenario: cuales de esos problemas son los más sentidos en su trabajo.

Conclusiones de la discusión. (Anotar en la pizarra)

Teniendo en cuenta el procedimiento y la aplicación de la técnica, se calcula el tiempo aproximado que se necesita. Siempre se debe detallar el procedimiento, eso nos permite conducir correctamente la teoría hacia el objetivo planteado, nos permite precisar el manejo de la técnica.

  1. Es frecuente que con una técnica muy sencilla, nos entusiasmamos y queramos llegar a causas y respuestas al problema o tema que se esta trabajando, mas allá del objetivo que nos habíamos propuesto.

Cuando utilizamos cualquier técnica esta nos da elementos que motivan la discusión; siempre tenemos que tener claro ¿hasta dónde queremos y podemos llegar en una discusión con esa técnica?

La respuesta a esta pregunta varía y depende casi exclusivamente del coordinador. Este debe tener en cuenta primero que nada, el objetivo que se ha propuesto, éste le sirve como orientación; también debe tener presente las inquietudes y entusiasmo por la discusión que se genere en los participantes y ser lo suficientemente flexible:

  1. para no cortar una discusión que puede ayudar en ese momento a aclarar mas el tema
  2. detener la discusión para que el proceso de reflexión se realice de forma ordenada y no saltar a generalidades que no ayudan a profundizar realmente en el tema.

También es usual abusar de los elementos simbólicos de una dinámica y hacer con ellos comparaciones muy forzadas sobre la realidad. Por ejemplo, utilizar una dinámica de animación como “Las lanchas” para reflexionar sobre la importancia del trabajo en equipo.

Toda técnica debemos: conocerla bien, saberla utilizar en el momento oportuno y saberla conducir correctamente. Una sola técnica por lo general, no es suficiente para trabajar un tema.

Siempre debe estar acompañada de otras que permitan un proceso de profundización ordenado y sistemático quitarle el carácter de animación pura que tiene la dinámica, es no reconocer su particularidad y seguramente creará confusión.

  1. Un elemento importante a tomar en cuenta para la aplicación de cualquier técnica es tener imaginación y creatividad, para modificarlas, adecuarlas y crear nuevas, de acuerdo a los participantes y a la situación específica que se debe enfrentar. Este elemento nos permite no amarrarnos a la técnica en SI, sino al proceso de formación que estamos tratando de llevar a cabo, donde lo fundamental no es la técnica sino el objetivo que se persigue, el proceso mismo de formación, la concepción metodológica que guía. Una técnica puede tener múltiples variantes y múltiples procedimientos, al aplicarla con diferentes participantes, en diferentes situaciones, o para diferentes objetivos.

 TIPOS DE TÉCNICAS

Hacemos esta breve clasificación de las técnicas, basándonos en los sentidos básicos que tenemos para comunicarnos, tomando en cuenta cuáles de ellos son los que intervienen de forma más activa en cada una de las técnicas que utilizamos. Con esto pretendemos dar algunas recomendaciones prácticas que debemos tomar en cuenta para la utilización y creación de técnicas participativas.

No pretendemos hacer una clasificación estática, ya que muchas técnicas combinan el conjunto de las aptitudes del ser humano para expresar y comunicar sus ideas.

 Técnicas o Dinámicas Vivenciales:

Las técnicas vivenciales se caracterizan por crear una situación ficticia, donde nos involucramos, reaccionamos y adoptamos actitudes espontáneas; nos hacen vivir una situación.

Podemos diferenciar las técnicas vivenciales en:

Las de animación, cuyo objetivo central es animar, cohesionar, crear un ambiente fraterno y participativo.

Estas técnicas deben ser activas, deben tener elementos que permitan relajar a los participantes, involucrar al conjunto y deben tener presente el humor.

Las de análisis. El objetivo central de estas dinámicas es dar elementos simbólicos que permitan reflexionar sobre situaciones de la vida real.

Aparte del elemento simbólico, el tiempo juega un papel importante en la mayoría de las técnicas vivenciales: les da dinamismo en la medida que es un elemento de presión.

 Es importante saber ubicar las características particulares de cada técnica: sus posibilidades y límites.

Las técnicas deben ponerse al alcance de todos para que sean utilizadas creativamente.

El que esta coordinando una dinámica vivencial debe hacer un uso flexible del tiempo, de acuerdo a como se está desarrollando la dinámica; sea para presionar, sea para permitir que elementos propios del grupo de participantes se desarrollen. Otro aspecto a tomar en cuenta son las” reglas “en las dinámicas. Estas siempre deben ser aplicadas con flexibilidad; no son estrictas ni intransigibles, y son elementos también de reflexión, por lo que debemos analizar el significado que tienen en la realidad.

  1. Técnicas con Actuación:

(por ejemplo, Sociodrama, Juego de roles, Cuento dramatizado, etc.) ,

El elemento central es la expresión corporal a través de la cual representamos situaciones, comportamientos, formas de pensar.

Para que estas técnicas cumplan su objetivo siempre que las vamos a aplicar, debemos dar recomendaciones prácticas, por ejemplo

Presentación ordenada, y coherente.

Dar un tiempo limitado para que realmente se sinteticen los elementos centrales.

Que se utilice realmente la expresión corporal, el movimiento, los gestos, la expresión.

Que se hable con voz fuerte.

Que no hablen y actúen dos a la vez.

 Técnicas Auditivas y Audiovisuales:

(Por ejemplo una charla, un radio‐foro, una película, un diaporama, etc.)

La utilización del sonido o de su combinación con imágenes es lo que le da la particularidad a estas técnicas. Debemos tomar en cuenta los siguientes elementos:

Para usar una técnica auditiva o audiovisual se ha requerido de un trabajo de elaboración previa que por lo general no es producto de la reflexión o análisis que el grupo mismo ha realizado.

En ellas se presenta una situación, o un tema, con una interpretación basada en una investigación, análisis y ordenamiento específico de quienes la produjeron.

En este sentido, decimos que aportan siempre elementos de información adicional para que el grupo que lo está utilizando enriquezca su reflexión y análisis sobre algún tema. Encierran siempre un punto de vista particular y esto lo tenemos que tomar en cuenta; es un material que aporta elementos nuevos o interpretaciones que permitan profundizar en el tema que se esté viendo.

Cuando utilizamos estas técnicas es necesario que los coordinadores conozcan su contenido de antemano para que realmente sirvan coma una herramienta de reflexión y no solo coma una distracción. Par esto es importante siempre hacer una discusión para analizar el contenido o mensaje presentado con una técnica auditiva o audiovisual. Es muy útil el tener preparadas algunas preguntas para esta etapa que permitan relacionar el contenido con la realidad del grupo. También es bueno utilizar otras técnicas para analizar en grupos el contenido de una charla o proyección, luego de estas.

  1. Técnicas Visuales

Podemos diferenciar dos tipos:

  1. Técnicas escritas: Todo aquel material que utiliza la escritura como elemento central (Por ejemplo, papelógrafo, lluvia de ideas por tarjetas, lectura de textos, etc.)
  1. Técnicas gráficas: Todo material que se expresa a través de dibujos y símbolos (Por ejemplo, afiche, “Lectura de cartas ‘; “Uno para todos ‘; etc.)
  1. En las técnicas escritas podemos hablar de las que son elaboradas por un grupo en el proceso de capacitación (como por ejemplo papelógrafo, lluvia de ideas por tarjetas, etc.) se caracterizan por ser el resultado directo de lo que el grupo conoce. sabe o piensa sobre un determinado tema; es el producto del trabajo colectivo en el momento mismo de su aplicación.

En la utilización de este tipo de técnicas debemos procurar:

  • que la letra sea clara, y según la técnica, lo suficientemente grande para poder ser leída por todos.
  • que la redacción sea concreta; se trata de dejar por escrito ideas centrales síntesis de una discusión.

Este tipo de técnicas ayudan a centrar y concretizar las ideas y reflexiones del grupo de participantes.

Los materiales elaborados previamente (como por ejemplo lectura de textos) son el resultado de una reflexión o interpretación de personas externas al grupo o una elaboración individual. Se utilizan para aportar elementos nuevos a la reflexión del grupo.

En la utilización de estas técnicas es importante ver si la redacción y el contenido corresponden al nivel de los participantes. Que su utilización siempre este acompañada de procedimientos que permitan la participación y discusión colectiva del contenido de lo que se ha dado a leer.

  1. Las técnicas gráficas expresan contenidos simbólicamente, por lo que requieren de un proceso de descodificación, o sea, de interpretación de esos símbolos.

Siempre que utilizamos este tipo de técnicas es recomendable empezar por describir los elementos que están presentes en el gráfico; luego, que los participantes que NO elaboraron el trabajo hagan una interpretación y que finalmente sean las personas que lo elaboraron las que expongan cuales son las ideas que trataron de expresar. Esto permite una participación de todos en la medida que exige un esfuerzo de interpretación por parte de unos y de comunicación por parte de los otros.

A LOS QUE COORDINAN:

Para que la aplicación de una técnica sea efectiva en su sentido pedagógico, es imprescindible que el coordinador:

  1. Antes de escoger la técnica se haya contestado las siguientes preguntas claramente:

¿Que tema vamos a trabajar?

¿Cuál es el objetivo que se quiere lograr? (¿Para que?)

¿Con quiénes se va a trabajar? (características de los participantes)

  1. Una vez contestadas esas tres preguntas, plantearse que técnica es la más adecuada para tratar ese tema, para lograr esos objetivos propuestos, con esos participantes específicos.
  2. Un tercer paso que todo coordinador debe precisar una vez resueltos los otros dos, es como va a implementar la técnica: detallar el procedimiento que va a seguir en su aplicación. Una vez precisado esto, calcular y ajustar el procedimiento de acuerdo al tiempo disponible.
  3. Un elemento imprescindible es que los que coordinan conozcan el tema que se esta tratando, para poder conducir correctamente el proceso de formación y enriquecer” lo con todos los elementos que surjan de la participación de la gente.

Sugerencias para la discusión de una técnica:

Cuando aplicamos cualquier técnica podemos tener las siguientes preguntas y pasos básicos que nos ayudan a desarrollar ordenadamente el proceso de discusión:

  1. Motivación inicial para centrar el tema: que los participantes se ubiquen en el tema que se va a tratar. (En el caso de las dinámicas vivenciales, esta ubicación se debe realizar de forma general para que la dinámica no pierda su fuerza ni espontaneidad).
  2. Una vez realizada la técnica, y de acuerdo al tipo de técnica que utilizamos empezamos por preguntar:

¿Qué escuchamos? (Técnicas auditivas)

¿Qué vimos? (audiovisuales)

¿Qué sentimos? ¿Qué pasó? (Técnicas vivenciales)

¿Qué leímos? (Técnicas gráficas)

Este paso nos permite un primer ordenamiento colectivo reconstruyendo O recordando los principales elementos.

  1. Una vez realizada la etapa anterior, pasamos a analizar más a fondo los elementos presentes en la técnica: su sentido, lo que nos hace pensar:
  2. Luego relacionamos todos esos elementos con la realidad misma.

En este momento la técnica, que sirvió para motivar, se deja de lado para entrar de lleno a analizar los aspectos de la realidad que interesan.

  1. Llegar a una conclusión o síntesis de lo discutido:

Estas sugerencias de discusión sobre las técnicas debemos asumirlas con, creatividad y de forma flexible. Estos dos elementos importantes nos van a permitir llevar a cabo un proceso educativo que sea participativo, democrático y sobre todo, profundo y sistemático.

¿Qué pensamos sobre los elementos vistos, dichos o vividos?

¿Qué relación tiene esto con la realidad? ¿Cómo se da en nuestro barrio, ciudad, etc.?

¿Qué conclusión podemos sacar?

¿Cómo resumimos lo discutido?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *