Sexualidad en las Culturas Aborígenes de América: Perú. Fernández

LA SEXUALIDAD EN EL ANTIGUO PERÚ

Dr. V.E. Fernández E.

Referirse a la sexualidad en el Perú actual es un desafío, mas aún tiene que ser, al tratarse del Antiguo Perú, cuya acepción difusa en extremo. Entendemos se refiere al Perú prehispánico.
Es también necesario puntualizar que sobre este tema de la sexualidad en ese Antiguo Perú existen referencias escritas, historias, leyendas y tradiciones frescas de la época incaica,muy escasas representaciones artísticas de cerámica que conocemos con el nombre de huacos.

Recurro a Porras Barrenechea quien escribe: “Las crónicas de la conquista son la primera historia peruana… la leyenda y el mito, la simple tradición oral de los pueblos primitivos son fuentes remotas de la historia, pues no la constituyen todavía. La historia puede apropiarse de ello pero, por su índole, ella es esencialmente prosa y no poesía…

La historia aclara la conciencia de los hechos, y da al hombre la capacidad y la necesidad para comprobarlos. No creo que sea la ocasión propicia, ni menos el lugar, para referirme a estos 500 años de descubrimiento, encuentros, hallazgos o como diencefálicamente se califique a la llegada de los europeos a estas tierras.No sabemos qué dirían por ejemplo los chimús, los chancas o nuestros puquinas ante el arribo de los incas a sus tierras.

De las culturas pre-incaicas, sólo tenemos la representación artística muda del hecho sexual. Carecemos,de otras fuentes.No hay que olvidar que entre mochicas e incas hay un milenio o más de separación. No obstante la historia de los Incas: “tiene sin embargo, mayores características de autenticidad que la tradición oral de otros pueblos primitivos…
Su eficacia está demostrada en que, mientras en otros pueblos la tradición oral sólo alcanzó a recordar hechos de 150 años atrás, la historia incaica pudo guardar noticia relativamente cierta de los nombres y los hechos de dos dinastías, en un espacio seguramente mayor de cuatrocientos años”.
Tengo que confesar que desconozco un estudio integral que nos dé una idea de cual es realmente el comportamiento sexual del peruano actual.No obstante, existen algunas encuestas, tesis y otros trabajos parciales acerca del tema, en general,ya sea en libros, revistas y diarios.
Pero creemos que existe una fuente histórica que aún no ha sido explorada in extenso. El mestizaje comenzó en el Perú el mismo 12 de Octubre de 1492.De esa fecha se extendió sin inconvenientes, debido a que: “Si al español católico le tenía miedo al agua- como sostiene Jos‚ Gil Fortaul -jamás se detuvo ante las mujeres de raza diferente, fueran moras, judías, negras o indias”.
De esos usos y costumbres, por lo menos en parte,procedemos la mayoría de los peruanos. Creo sí que es importante señalar algunos aspectos del comportamiento del indígena peruano imbuido en su cultura. En esta existe un estado prematrimonial temporal de relaciones sexuales, aceptado por los protagonistas, sus familiares y el ámbito socio-cultural en el cual viven. Data de tiempo inmemorial y que es citado y por supuesto criticado por los cronistas y combatido por los conquistadores durante la conquista y el virreinato.
Me refiero al servinacuy, misqui, tincunacuy, tincunacuspa, sarlasi, topacashca, yachanacuy, pantanacuy (pantanaco) o “matrimonio de prueba”.
El deseo de erradicar esta costumbre fue tal, que el Virrey Toledo en 1575 promulgó unas ordenanzas al respecto, contraviniendo la Cédula Real del 4 de Septiembre de 1560, que prohibía tener en los “monasterios cepos (ni en ninguna parte) para poner en ellos a los indios‚ indias que quieren, y aprisionan y azotan por lo que les parece y los trasquilan, que es un género de pena que se suele dar a los indios, lo cual ellos sienten mucho”.

He aquí unos párrafos de las ordenanzas VIII y XIV, del Virrey Toledo: “Por cuanto hay costumbre entre los indios casi generalmente, no casarse sin primero haberse conocido, tratado o conversado algún tiempo y hecho vida maridable entre sí … Ordeno y mando que se procure, así por los sacerdotes, corregidores, caciques y alcaldes persuadir y quitar a dichos indios esa costumbre tan nociva y perniciosa … El indio cristiano que tuviese acceso con india infiel o estuviere amancebado con ella, por la primera vez, que lo trasquilen y den cien azotes; y por la segunda lo remitan preso con la información al Corregidor, para que lo castigue conforme a derecho…”

También prohibió al aborigen tener a su lado a “hermana suya”, ni cuñada, ni tía, ni primera hermana, ni manceba de su padre, siendo las tales de menos edad de cincuenta años abajo… que ninguna india moza, ni viuda sirva ni de beber a su hermano, ni cuñado, ni tío, ni primo, siendo de cincuenta años para abajo … so pena de los cien azotes y trasquila y que sirvan dos años en los hospitales”.

Así el Concilio de Lima de 1582 lo condenó y dio disposiciones para terminar con esa costumbre que ahora la practican en gran proporción los habitantes del primer mundo, abierta, indiferente o solapadamente. Menos citado es el estudio de Terrazas Contreras,que manifiesta que su investigación “tiene el mérito de haber sido el primer trabajo sistemático sobre el particular, en 100 años de arqueología peruana”.
Opina que “la preincaica de la costa norte del Perú….se sumergió en el completo hábito del sexo, plasmando sus más íntimas vivencias, muy lejos de prejuicios y tabúes aún actuales … que fue precisamente el amor lo que sublima toda actividad vital en el habitante del Perú antiguo”, que el coito anal heterosexual era con fines de evitar la concepción y cita a Varallanos, quien se refiere a dos máximas quechuas: “Ama Maclla” (no seas afeminado) y “Ama Mapa” (no seas invertido).

Luego cita otros vicios, como la idolatría, la embriaguez y la desnudez, como el hecho de que las mujeres no valoran la virginidad para antesde casarse.Creo que conviene recalcar que antes que la idolatría se coloca a la sodomía y al bestialismo como vicios que combatir.

Lógicamente Kinsey vino al Perú.Lo hizo a fines de 1954 y visitó la colección de huacos de don Rafael Larco Herrera, que en esa‚ oca estaba en la hacienda Chiclín.Ahí pudo observar centenares de huacos, considerándolos como el “mas franco y detallado documento de costumbres sexuales jamás dejado por ningún pueblo antiguo”.
Aquí su comentario: “Quiero estudiarla (la colección), porque aquí tenemos una documentación completa, sobria y realista de la vida sexual de un pueblo sin las inhibiciones que inhiben la vida sexual del pueblo de los Estados Unidos.Los Mochicas no fueron condicionados en sus hábitos y actitudes sexuales por las costumbres, principios y prejuicios cristianos, como estamos nosotros.Mi investigación entre esos huacos me dirá mas acerca de lo que es natural en el sexo, comparativamente, tanto como la investigación que llevo a cabo entre el hombre y la mujer Americanos” (3).

De los huacos estudiados, el mayor número de especímenes corresponde a la cultura Moche con 450, le sigue la Chimú con 111, Lambayeque con 37, Chimú-Ica con 27, Vicus y Recuay con una docena.
De las otras culturas estudió contadas muestras.Señaló que de la Inca no hay cerámica representacional y sí geométrica, concluyendo que esa cultura era contraria a las representaciones sexuales. En el estudio que Gebhard hace, resalta lógicamente el de Moche, cultura que sabemos comenzó a desarrollarse del año 300 a.C. al 700 d.C., época en la que Alejandro Magno conquista Persia y Egipto.Abarca lo que los arqueólogos llaman Periodo Intermedio Temprano y la mitad inferior del Horizonte Medio. El 8% de los huacos de la cultura Moche corresponden a representaciones en que no hay actividad sexual manifiesta, como vasijas o artefactos que cumplen la función de cantimploras terminadas en glandes. Gebhard clasifica como humorísticos a un 15% de los huacos que sirvieron para que se bebiese el líquido que contenían tenían que hacerlo por los órganos sexuales externos, especialmente por el pene.

Es interesante anotar que los mochicas hicieron un reconocimiento cuidadoso del clítoris, hecho que no es usual en otras culturas tanto locales como foráneas. Existe un hecho que llama la atención.Es la presencia de personajes que unos llaman “cadáveres” los que por lo general representan a hombres que se masturban o manosean el órgano sexual de una mujer, o, no actúan cuando están en grupo de tres, no existiendo el de cuatro o más personas.

Tampoco encontró ceramios en que se representen caricias a las mamas, ni manuales ni bucales.Sí es curiosa la frecuencia de la caricia al mentón de la mujer por el hombre. El 8% de las piezas estudiadas representan la felatio.Pero llama la atención que hasta ahora no se ha encontrado la representación del cunnilinguis en la cerámica del Antiguo Perú.

No es de extrañar que el coito heterosexual fuera el tema mas tratado por los ceramistas mochicas.Abarca el 39% de los huacos estudiados por Gebhard.Le llama la atención el escaso número de posturas para ejecutar el coito; estas son ocho, en las cuales no se representan por lo general más de dos personas. En casos en que hay un tercer personaje, ese,parece que duerme y es una criatura, la que a veces mama normalmente de la madre.Estos representan la cuarta parte de este tipo de huacos.No encontró coitos de pie, ni sentados.
La mujer está,generalmente desnuda y el hombre con vestimenta.No hay besos ni caricias. Los coitos son entre seres vivos y,en sólo dos casos,se representa al “hombre cadáver”. En suma el coito en estos casos, es esencialmente genital, sin manifestaciones faciales placenteras o de excitación, lo que no sucede en las representaciones de la masturbación, En el 21% ,elcoito es anal, lo cual algunos explican como medida anticoncepcional. Gebhard y otros autores, se refieren a que hay sólo dos ceramios entre los cientos de estudiados en que se representa la homosexualidad masculina. La femenina, no se encontró.

Encuentra sólo un caso de relación sexual de una mujer con un ave, que por el tema recuerda a Leda y el cisne, que como se sabe fue‚ tratado por Leonardo y otros artistas..

En cambio hay una gran cantidad de huacos de coitos entre animales, 27% son entre cuadrúpedos: llamas y roedores, un 19% entre sapos y criaturas que clasifica como mitológicas. Entre estas representaciones hay autofelaciones en las que el personaje tiene un pene enorme.

La cultura Chimú, dice Gebhard, “recogió la antigua tradición erótica de los mochicas”, y en menor cuantía las de Huaura y Lambayeque.
En la Chimú, en un 50% se trata de coitos heterosexuales, en que la mujer está en actitud pasiva, sin la representación de cadáveres. Después de la conquista Inca todavía quedan rezagos de estas representaciones sexuales, para durante el imperio incaico desaparecer, posiblemente porque no quisieron recibir influencias de los vencidos. En el resto de las culturas,en las que Gebhard encuentra representaciones sexuales, en una buena parte,sólo se trata de desnudos o coitos, cuya descripción detallada creo que sobrepasaría los alcances de este artículo.

Por todo lo expuesto puede concluirse que por ahora es casi imposible tener una idea precisa del comportamiento sexual del antiguo habitante de lo que hoy es el Perú.Hace falta un estudio integral del tema, ya que no se trata simplemente de describir con palabras lo que se puede ver en los huacos mismos.

EL ROSTRO OCULTO DE LOS PUEBLOS PRECOLOMBINOS

por Eduardo Ramón López

 
Durante el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron en estas tierras una gran diversidad de prácticas sexuales, desarrollándose todas en un ambiente de,respeto y dignidad, pues los modelos de tradición histórica existentes en estas sociedades, no condenaban al individuo que nacía en su seno a un tipo de conducta única.
Las crónicas escritas entre los siglos XV, XVI y XVII, dan fe,de la presencia en suelo americano de todas las variantes de la homosexualidad, sin que estas fueran vistas con algún desprecio o repulsión.

En Centroamérica y las islas del Caribe, los homosexuales eran considerados como mágicos, dotados de poderes sobrenaturales y su cercanía era augurio de buena suerte, el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo nos cuenta, que fue testigo de como en busca de protección y ayuda divina los pobladores “traían por joyel un hombre sobre otro en aquel acto de Sodoma, hecho de oro de relieve”.

Durante la acción evangelizadora de Bartolomé de las Casas,este prelado observó que la orientación sexual de los hijos jamás fue un conflicto ni un motivo de remordimiento para los padres aztecas,en sus trabajos el religioso cuentan como enestas regiones cualquier varón que quisiese podía ser hija, y así, los padres,vestían de mujer le enseñaban artes, le buscaban marido y le casaban”.

En los pueblos precolombinos cada grupo indígena concibió a la sexualidad de acuerdo con los parámetros establecidos en su cultura, en el Reino de Nueva Granada los caudillos desnudos,promovían relaciones homosexuales entre sus seguidores, esto escandalizó al cronista fray Pedro Simón quien,indignado sentenció a todas estas naciones por haber “caído en el pecado nefando”.

Al describir la organización de los Incas, el cura doctrinero fray Gregorio García,nos informa de:la existencia de prostíbulos masculinos dedicados a atender a hombres; así mismo la crónica de Pachacuti Yamqui,comunica, que en tiempo del Inca Lluque Yupanqui “habían sido criados varios muchachos para que atiendan sexualmente a los soldados de guerra”.
En el imperio incaico, los prostitutos fueron muy populares;sus servicios sexuales fueron muy bien pagados por los varones, se los conoció con el nombre de,pampayruna que significa hombre puto.
La relación de Pachacuti narra que cuando nació Amaro Ttopa Inga todos los animales fieros y repugnantes fueron expulsados de la comarca del Cuzco,llenándose la ciudad de piedras hermosas que alumbraban de noche; al mismo tiempo,se mandó a recoger a todos los enanos y jorabados para que se ocupen de tejer la ropa para el recién nacido; y a pesar de que no se sabe que vaticinaron los hechiceros sobre el futuro del nuevo heredero , la crónica nos informa, que para celebrar el acontecimiento desde las zonas boscosas del Tahuantinsuyo fue trasladado al Cuzco el dios,Chuqui Chinchay “guarda de los hermafroditas e indios de dos naturas”.

La relación de Pachacuti,es la que mejor da a conocer la fuerza que tenía en los Andes sudamericanos el concepto,de un creador andrógino, pues este mismo autor en un gráfico con el que apoya uno de sus escritos,coloca a Viracocha en la cúspide del orden cosmológico, sugiriendo la dualidad sexual de este dios que incorpora a su naturaleza las fuerzas ocultas que cada género representa.
Una de las primeras actividades que desarrollaron sacerdotes y encomenderos en tierras americanas fue la evangelización de sus pueblos, con este acto se lograba, borrar la memoria histórica de las civilizaciones precolombinas y su inmediata asimilación a la cultura hispánica.
La estructura cronológica e ideológica de la relación de Pachacuti,en una de las que mejor muestran la importancia que para los colonizadores tuvo la evangelización de América, pues es evidente que hasta se trató de crear un nuevo evangelio, en el cual los Incas eran merecedores de crueles castigos que recibieron de parte de los españoles en señal dejusticia divina.


Los trabajos de Pedro Cieza de León,entregan datos de un tipo de homosexualidad religiosa, cuando nos informa que “cada templo o adoratorio principal tiene un hombre, dos o más según el ídolo, los cuales andan vestidos como mujeres, y con éstos casi por vía de santidad y religión tienen,su ayuntamiento carnal los señores y principales”.La descripción,de Cieza de León detalla como en las grandes fiestas religiosas, con estos santones gays sólo podían tener relaciones sexuales,los hombres más ilustres y respetados,en una mezcla de religiosidad y reconocimiento social.En este punto la crónica es casi una copia textual de la narración que hace fray Bartolomé de las Casas sobres las prácticas homosexuales de los Aztecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *