Sexualidad en las Culturas Aborígenes de América: En general. México. Krumbach y otros

SEXUALIDAD EN LAS CULTURAS PRECOLOMBINAS

Ofrecemos varios artículos sobre un tema muy desconocido entre nosotros: cómo se daba la sexualidad en los pueblos aborígenes de América antes de la llegada de los europeos, y cómo se da en algunos pueblos aborígenes en la actualidad.

SEXUALIDAD  Y  MORAL EN LAS CULTURAS DE LA ANTIGUA AMÉRICA

Autor: Helmut Krumbach
Director del instituto de etnología americana de Dusseldorf.

Los primeros descubridores, conquistadores y misioneros encontraron en América – así creían -lo que, como imaginaban, se había perdido en Europa.
Encontraron a seres humanos unidos a la naturaleza, pacíficos y evidentemente felices y buenos, como se reflejó en las primeras crónicas contemporáneas. Cristóbal Colón – Cristofero Colombo -, el descubridor de América, contó lo siguiente en sus primeras relaciones al Rey y a la Reina de España, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, quienes le habían encargado su viaje: “Tan dócil y tan pacífica es la gente que juro a sus Majestades que no hay en el mundo entero pueblo que sea mejor …. y aunque anden desnudos, sin embargo su comportamiento es decente y digno de alabanza.”

Muy pronto la conquista dio origen a conflictos armados, pero también a disputas entre el mundo cristiano y el mundo indígena. Los conquistadores no se dieron cuenta al principio de que el continente americano albergaba una variedad de culturas indígenas y que sin embargo existía un concepto fundamental de la moral y de la sexualidad.
Pero las dos nociones tenían en el mundo indígena una significación más expresiva que en Europa.La información sobre América cambió de estilo cuando los misioneros prohibieron la escasa vestimenta tradicional de los naturales como indigna desde el punto de vista cristiano y cuando se ordenó sustituirla por ropa más decente.

Al mismo tiempo se quemaron y se destruyeron objetos del culto religioso indígena y se prohibieron fiestas, danzas y cantos. Los últimos se prohibieron por razones de la moral y de la decencia por causa del hecho de que en ellos participaban personas desnudas. Los españoles no se dieron cuenta de que los ritos religiosos se ejercían desnudos porque la desnudez se entendía por los indígenas como símbolo de semejanza a los dioses o emanación divina, como pureza ante una deidad.

En los ritos de fertilidad hombres y mujeres se presentaban por parejas también desnudos o escasamente vestidos.La mujer indígena desnuda representaba el ídolo de la reproducción y era idéntica con el acto mítico de la creación. Daba nueva vida a la comunidad y aseguraba la subsistencia del pueblo respectivo. Este concepto fundamental y elemental no se perdió hasta que las relaciones íntimas del conquistador blanco con la mujer indígena influenciaran la sociedad indígena.

Las etnias en América Central con estructuras en gran parte parecidas por ejemplo tenían conceptos de moral, religión y sexualidad distintos de los de los españoles. Pero a pesar de toda colonización, hasta hoy, 500 años después del descubrimiento, se han conservado estructuras de antiguos conceptos y costumbres indígenas en numerosos grupos de la población indígena.

Mediante interpretaciones científicas basadas en el concepto fundamental formando parte de la natura de todo ser humano postulado por Adolfo Bastían (1826-1905) sabemos hoy que el instinto sexual psíquico y físico es idéntico por todas partes, independientemente de tiempo, lugar y forma cultural. El médico Bastían, de formación humanística, era también el fundador de la etnología, la cual representó como disciplina académica en la Universidad de Berlín a partir de 1869 ampliando enormemente nuestros conocimientos.

Las costumbres sexuales y morales de los indígenas forman y formaban parte del carácter humano universal.
Las antiguas culturas de América consideraban – al igual de los antiguos griegos – el coito como una revelación divina, un rito de fertilidad sin aspectos morales o sexuales. Desconocían el concepto cristiano según el que una descripción o representación de la unión sexual sería vil. Ya en los antiguos mitos de los pueblos de América la procreación sexual e informaciones referentes a ella eran hechos evidentes.

En las culturas de la antigua América el pecho femenino no tenía – y por una parte entre los indígenas de hoy todavía no tiene – significación erótica, sexual o estética, sino solamente aspectos biológicos. A niños se les lactaba – y se les lacta hasta hoy – por varios años inclusive en público.

En el concepto del mundo de los antiguos pueblos de América Central y del Sur los instintos sexuales – representados por deidades desnudas en coito mítico fijadas en forma escrita, en cerámicas y en piedra – tenían función religiosa, sacral y mágica y la de desviar agresiones. Mientras en el ámbito cultural europeo solamente existía una función íntima de procreación.

También las relaciones íntimas biológicas entre ambos sexos y el acto sexual en general poseían en la concepción indígena un sentido religioso y sancionado más profundo y celebraban la vida continua mediante una nueva procreación. Los objetos enterrados junto con los muertos con representaciones sexuales de un realismo que nos extraña corresponden al concepto religioso de la antigua población nativa e indígena.
Si bien en algunos ámbitos de cultura de alto nivel no se puede presentar mucho material para comprobar el tema, no se puede concluir de ello que existieran defectos en la argumentación. Más bien hay que tomar en consideración de que por causa del fanatismo religioso de los conquistadores y aún más de los misioneros durante siglos fue destruido mucho material escrito y arqueológico.
Se quería quitar a los aborígenes las bases de su mundo concepcional religioso, moral y sexual para poder así dominar más fácilmente ese complejo.

Las pruebas de antiguas concepciones y hechos sociales que faltan, así que más material relativo a moral y sexualidad, nos los ofrecen las relaciones etnológicas relativas a investigaciones entre los pueblos naturales de la antigua América.

Entre los Yanomami en el noroeste del Brasil hombre y mujer (no necesariamente cónyuges) coitaban en el rastro descubierto de un animal de caza ya que la tripartición vida – muerte – retorno a la vida se efectuaba simbólicamente en la vagina de la mujer.
Cuando el pene se deshinchaba después de la eyaculación, al mismo tiempo -según la creencia indígena – se renovaba un alma humano, animal y vegetal, ya que el cazador en el acto sexual se identificaba con el animal rastreado y contribuía al retomo del alma de éste.

En esta relación religioso-sexual se muestra la idea de la acción recíproca entre el hombre y el animal que ya entre los primeros cazadores con su concepción animalística del mundo asignaba un papel central a la unidad espiritual entre el hombre y el animal.

Referente a los indígenas en la llanura del este de Bolivia, unos 30 000 cristianos bautizados que cultivan las costumbres cristianas se relata en investigaciones etnológicas que el curandero mandó efectuar un coito en la tierra al dueño de un campo para que la fertilidad del hombre se traslade simbólicamente a las plantas.
Las primarias caracteres sexuales masculinas y femeninas frecuentemente representadas en forma de falo y vulva en templos, estelas e ídolos tienen por objeto un efecto mágico sobre el espectador, no un efecto erotizante y de ninguna manera un efecto moralizador ya que en la antigua América son una manifestación biológica conforme al concepto de que la naturaleza y el ser humano son penetrados de una fuerza fertilizadora divina.

Podemos suponer de que en la época precolumbina se puede atribuir tan sólo poca significación óptica a encuentros íntimos sexuales entre los dos sexos mediante la representación del pene erecto destinada al culto, ya que a la excitación táctil – en aquella época como hoy – le corresponde una relevancia mucho más grande en las relaciones sexuales.
En el caso de los objetos enterrados junto con los muertos, en forma de representaciones de la copulación o de ídolos de fertilidad en forma del pene erecto y de figuras femeninas con genitales acentuados, habrá sido de importancia la idea de un renacimiento del muerto y el pensar en su paso difícil al reino de los muertos.

Una copulación extravaginal (coitus per anum) formada de arcilla en la cultura Mochica en el Perú mostraba seguramente una satisfacción compensativa durante la lactancia de tres años de un niño ya que según la creencia de los mochica el esperma del hombre causaba daño a la leche materna.
Por ejemplo, el cubrir o quitarse los vellos de la región pubiana no tenía relación ninguna con la vergüenza moral, sino que éstos se consideraban como el escondite de demonios malos y patógenos. Por eso en muchas etnías las mujeres que andaban desnudas depilaban su región pubiana.

Aún hoy mujeres nativas en Sudamérica se quitan los vellos de la región pubiana aunque estén vestidas. El cubrir las aperturas del cuerpo tenía por objeto mantener alejadas las influencias mágicas y servir a rechazar espíritus malos. No tenía razones de moral o de sexualidad. Inclusive en este hecho del vello de la región pubiana, ideas religiosas como fuerza moral determinaban el comportamiento de la gente.

Debido a ideas cristianas, en el continente europeo los genitales femeninos no se representaban en el arte de ningún modo, y los masculinos de manera infantil. En las obras de pintores y escultores antiguos el vello de la región pubiana femenina faltaba totalmente por razones de estética artística y de mojigatería. Por analogía a la expulsión del paraíso se cubrían los órganos genitales, si era posible, porque según la concepción cristiana la desnudez significaba pecado.Desde la Edad Media ninguna ley moral duró varios decenios en el ámbito europeo. Cada generación planteaba la cuestión por lo que estaba moralmente justificable, lo que requería una valorización de la sexualidad.

Frente a eso, en las antiguas culturas las nociones de la moral y de la sexualidad tenían una significación fija durante siglos, integradas en ritos, ideas religiosas y presencia en escritos, piedras y cerámicas. El matrimonio, la familia y las relaciones entre ambos sexos y las bases sociales de ésos han sido el objeto de investigación etnológica durante los últimos doscientos años.

Pero ya los primeros conquistadores, autores y viajeros dejaron cuantioso material literario referente al tema de la moral y de la sexualidad. Aunque las etnias más diversas practicaban distintas costumbres y usanzas, una multiplicidad de detalles etnológicos en comparación dieron por resultado una imagen global de las antiguas culturas de América Central y del Sur.
Los múltiples conocimientos también conocidos por los misioneros culminaron frecuentemente en la siguiente lema: “Indios desnudos (aunque ligeramente cubiertos) son gente mala y malos cristianos”.
Un proverbio maya dice lo siguiente: “La cuna del mundo está en el seno de la mujer” porque ellos creían que el esperma del hombre muere en la vagina de la mujer para que surja una nueva vida, tal como el grano de maíz muere en la tierra para que una nueva planta pueda nacer. Según su creencia, pero también según la creencia de los aztecas, el nacimiento era una lucha sostenida en el seno de la parturienta.

El principio creativo y religioso era el dualismo, el principio esencial del mundo precolombino, que dominaba a los dioses, a la naturaleza y las creencias con respecto a la procreación. Como se desconocía la relación entre la copulación y la concepción, muchas etnias en América elevaron a la mujer al nivel de diosa, de “magna mater”, de la primera deidad del hombre.

Por eso existen numerosas representaciones realistas y mitológicas del nacimiento en registros escritos, en piedra y en cerámica.Los seres humanos de las antiguas culturas indígenas tenían que ser más activos en el aspecto sexual, ya que un alto porcentaje de mortalidad hacía necesario un número más alto de nacimientos.

Cada mujer tenía que ser madre con frecuencia, aun cuando no existía enlace parecido al matrimonio. En efecto, el celibato se consideraba pecado en muchas etnias y una actitud polígama servía a mantener el potencial humano necesario y a asegurar económicamente la comunidad.La moral de los pueblos de la antigua América se consideraba solamente bajo el aspecto de la vestimenta completa por los españoles y los portugueses.

La idea de que gente desnuda o escasamente vestida sería sexualmente desenfrenada y sin regulativo moral no se ha podido conformar científicamente. Sólo mediante una comparación efectiva de culturas de la antigua América con las circunstancias de hoy – la separación de lo sexual y de lo moral de aspectos religiosos – se revela una libertad sexual más grande y resultando de ésta, una nueva valorización, también con aspectos negativos.

Como familias en las antiguas culturas dormían con frecuencia desnudas en un cuarto colectivo, los hijos conocían las intimidades de sus padres y de los adultos de su propia experiencia. De la manera más sencilla se les iniciaba en el conocimiento de las múltiples prácticas de la vida sexual en aspecto óptico y acústico.

En el ámbito cultural europeo también se dormía desnudo antes del siglo XV, y antes del siglo XVIII se solía generalmente dormir en fondas y hospederías junto con varios compañeros de cama de ambos sexos, inclusive con gente desconocida.
Solamente a partir del siglo XVI se dotaban las camas de cortinas con el fin de indicar una zona privada durante el sueño, ya que siempre dormían varias personas, niños y personal de servicio en el mismo cuarto.
Ropa de noche especial no existía antes de la Revolución francesa y triunfaba a inicios del siglo XX. Esto revela como han cambiado las relaciones entre seres humanos y su conducta también en Europa.

Los investigaciones entre los pueblos naturales quienes según mi definición vivían sin escritura propia, pero vivían y viven junto con la naturaleza y por la mayor parte de ella, así como las investigaciones en el ámbito de las culturas de alto nivel de los antiguos pueblos americanos refutan las ideas hasta ahora predominantes de que niños sufrirían un daño psíquico permanente si observaran a sus padres o familiares durante el coito, ya que este acto por interpretación errónea sería visto como una agresión.

Con respecto a la maduración sexual del hombre indígena desde generaciones entraba en vigor una orden existente que mediante el permiso o la renuncia del instinto enseñaba nuevas líneas para el comportamiento moral en el campo de la sexualidad. No se abandonaba a los jóvenes con sus problemas sexuales y su búsqueda de sí mismo, sino que la comunidad en la que vivían les ayudaba en ello en forma variada.

Una moral sexual regulada y religiosamente asegurada de las culturas de la antigua América formaba una protección efectiva contra las consecuencias negativas asociadas a la sexualidad. En la comparación con numerosas otras culturas fuera de América se muestra que la moral y sexualidad de los antiguos indígenas no tenían una significación aislada, sino comparable, pero diferenciada de manera independiente.

Estos resultados de las investigaciones se pueden integrar sin dificultad en la imagen diversa del comportamiento humano en el sector social.
Referente al campo temático de la moral y sexualidad en las culturas de América tratadocomo un componente esencial de la vida humana, no existen hasta la fecha exposiciones presentando un resumen, sino tan sólo una abundancia de investigaciones individuales que sin embargo hacen más difícil una impresión general del tema.

En resumen quiero terminar con las palabras del Néstor de la etnología alemana durante muchos años, el prof. Hermann Trimborn (1901 -1986) quien con ocasión de una investigación de mitos eróticos del Perú escribió lo siguiente: “Sin embargo no tendríamos en cuenta la extensión de la conciencia humana y la amplitud de sus expresiones si solamente viéramos el instinto de toma de posesión del cuerpo y el de la unión sensual.”

Traducido del alemán por Walburga Hoffmann-Gamarra

PRÁCTICAS SEXUALES DE PUEBLOS PREHISPÁNICOS

Alberto Nájar. Ciudad de México Â

Un secreto que permaneció virtualmente oculto durante casi 500 años empieza a develarse.
Un grupo de arqueólogos publicó una serie de ensayos sobre las costumbres sexuales de pueblos prehispánicos de México y Centroamérica.Son prácticas que escandalizaron a los españoles que llegaron a la región en el siglo XVI, refieren los documentos.
Y es que el concepto de sexualidad de los pueblos originarios era muy distinto al de Europa, que tenía una visión moral y religiosa sobre el tema, mientras en las culturas mesoamericanas el sexo era un elemento de orden social, explica Enrique Vela, editor de la revista Arqueología Mexicana, que reunió los ensayos.”La sexualidad va más allá de lo reproductivo, fue visto como una manera de asegurar la marcha del mundo”, dice en conversación con BBC Mundo.

Salón secreto

Durante cientos de años, las prácticas sexuales de los pueblos mesoamericanos fueron dejadas de lado, e incluso en la época moderna el tema se abordó desde un punto de vista moral.
En 1926, por ejemplo, el antropólogo Ramón Mena reunió una muestra de esculturas fálicas y otros objetos prehispánicos alusivos a la sexualidad.La colección, sin embargo, no fue abierta al público y permaneció durante varias décadas en un salón secreto del antiguo Museo Nacional de Antropología en Ciudad de México.Muchas piezas resultaron falsas, pero las que fueron validadas se distribuyeron después en las muestras de cada cultura prehispánica.

Rito de paso

Los ensayos publicados en Arqueología Mexicana revelan que las relaciones homosexuales eran una práctica frecuente entre la civilización maya.Era un elemento más en la formación de los jóvenes, explican los antropólogos Stephen Houston y Karl Taube en su ensayo “La sexualidad entre los antiguos mayas”.”Las relaciones entre miembros del mismo sexo eran propias del tiempo de los ritos de paso, en los que un niño se convertía en hombre”, explican.La homosexualidad es un elemento presente en casi todas las culturas prehispánicas, aunque se abordó de manera distinta.

Por ejemplo entre los mexicas, que dominaban en la región centro de lo que hoy es México, las relaciones entre personas del mismo sexo no eran bien vistas.Un elemento que se reflejó en las deidades prehispánicas, muchas de las cuales tenían, en mayor o menor medida, aspectos femeninos y masculinos a la vez, explica el historiador Guilhem Olivier en su ensayo “Entre el pecado nefando y la integración. La homosexualidad en el México antiguo”.

Masturbación ritual

En algunas culturas la masturbación era un tema vinculado con la fertilidad.Los mayas, como otras civilizaciones de Mesoamérica, solían practicar la masturbación ritual, como una manera de fecundar a la tierra que en algunas civilizaciones era considerada un símbolo femenino.
Otro ejemplo de la importancia que tuvo la masturbación son los hallazgos que describen Houston y Taube: “Hay indicios de que los mayas tenían objetos sexuales de madera, usados como consoladores y descritos pudorosamente en un reporte arqueológico como efigie fálica”, aseguran.La actitud frente a la masturbación es una de las prácticas que hace más evidente la diferencia entre las culturas prehispánicas y la española, dice Vela.
Hay, además, un elemento adicional: en algunas culturas mesoamericanas el erotismo no era un elemento central en la sexualidad, sino que se veía como una forma de ordenar el planeta, que tiene un lado femenino y uno masculino, como existe arriba o abajo, añade el editor de la revista.

Fuego y sal a los adúlteros

En términos generales, las transgresiones sexuales eran severamente castigadas en las culturas mesoamericanas.El adulterio, por ejemplo, era castigado con la muerte en algunos pueblos, y en otros como los mexicas se permitía al marido arrancar a mordidas la nariz de los adúlteros.Los purépechas tenían otro castigo: en caso de que los adúlteros hubieran asesinado al marido, el varón era quemado vivo mientras le arrojaban agua y sal hasta su muerte.
El castigo a las prácticas tenía una razón, pues en algunas culturas se les creía causantes de desequilibrios para la comunidad y el cosmos, señalan Miriam López y Jaime Echeverría en su ensayo “Transgresiones sexuales en el México antiguo”.La presencia del trasgresor provocaba desgracias, como la pérdida de cosechas o la muerte de niños, y en algunos casos se creía que podían producir el fin de una época.
Por ejemplo, señalan, el tlatoani Moctezuma, líder del pueblo azteca, destruyó un lugar de prostitución “porque atribuyó a sus transgresiones públicas que los dioses hubieran permitido a los españoles llegar e imponer su dominio”.

LA SEXUALIDAD PREHISPÁNICA INCLUÍA NUMEROSAS PRÁCTICAS CENSURADAS POR LOS CONQUISTADORESÂ

Los pueblos prehispánicos de Mesoamérica permitían la poliginia, la sodomía  y hasta la pedofilia, aunque castigaban con la mutilación o la muerte el adulterio y otras transgresiones, según el editor de la revista Arqueología Mexicana, Enrique Vela.

El arqueólogo explicó que la sexualidad entre los pueblos anteriores a la colonización fue un asunto censurado por los conquistadores debido a que consideraron pecaminosa la sexualidad abierta, aunque los primeros cronistas rescataron en sus escritos diversos aspectos de prácticas sexuales que vieron al llegar al nuevo territorio.
 
El número de la revista del bimestre julio-agosto recoge estudios de varios especialistas sobre diversos aspectos de la sexualidad prehispánica, como la homosexualidad entre los mayas, la masturbación ritual en Centroamérica, la sexualidad en la tradición mesoamericana o las transgresiones sexuales.
Vela dijo que durante siglos estos asuntos no se trataron y numerosos vestigios de temática sexual fueron ocultados al público, entre ellos los falos gigantes de la huasteca o de los mayas, así como imágenes sobre homosexualidad y otras alusiones sexuales.

No todos los pueblos antiguos compartían las prácticas homosexuales
.

En su opinión, no todos los pueblos antiguos compartían las prácticas sexuales, pues la reserva de los mexicas contrastaba con la liberalidad sexual de los huastecos o totonacos -que permitían la sodomía y la pederastia- o con la de otros grupos como los otomíes, yaquis o los grupos que ellos denominaban chichimecas.
Vela recuerda que esta liberalidad fue recogida por los primeros cronistas de la conquista y señala un episodio con tintes de leyenda de Fray Bernardino de Sahagún que reproduce el número de Arqueología Mexicana.Se trata de un pasaje de la Historia General de las cosas de Nueva España, de Fray Bernardino de Sahagún, que recoge numerosos testimonios de la sexualidad entre las sociedades prehispánicas.

Uno de ellos trata sobre el enamoramiento de una princesa tolteca atraída por un vendedor de chiles de la huasteca, cuyos pobladores mostraban propensión a la liberalidad sexual y a la desnudez.
En ese relato la hija del señor de los Toltecas estaba en el mercado “y vio al dicho tohueyo (vendedor) desnudo y el miembro genital. Y después de lo haber visto, la dicha hija entróse en palacio y antojósele el miembro de aquel tohueyo, de que luego comenzó a estar muy mala por el amor de aquello que vio”.

Sahagún cuenta que el padre ordenó buscar y traer al vendedor al que obligó a “sanar” sexualmente a la hija y a casarse con ella.
Otra historia citada por Fernando de Alva Ixtlixochitl es la de una princesa mexica hija de Axayacatl, que fue entregada a Nezahuallpilli, tlatoani de Texcoco e hijo del legendario Nezahualcoyotl.
Esta princesa, cuenta De Alva, comenzó a ordenar en secreto que buscasen “cualquier mancebo galán y gentil hombre acomodado a su gusto y afición para que se aprovechase de ella y, habiendo cumplido su deseo, lo hacía matar y luego mandaba hacer una estatua de su figura o retrato”, que colgaba en una sala.

En una ocasión el rey descubrió a la joven en un encuentro amoroso con tres de sus galanes y ordenó matar a la princesa, a sus galanes y a todos los sirvientes que participaron en esos hechos.

Otra de las prácticas prehispánicas fue la homosexualidad, que fue recogida en numerosos testimonios de los misioneros y en las mismas Cartas de Relación del mismo Hernán Cortés, quien escribió: “hemos sabido y sido informados de cierto que todos son sodomitas y usan aquel abominable pecado” que consideraban “nefando contra natura”.

Entre los grupos mexicas se distinguía al homosexual activo del pasivo. Mientras que el activo seguía representando su rol genérico masculino, el pasivo, al ser penetrado en el acto sexual, violaba su rol de hombre y se feminizaba.
Por este motivo, al pasivo le sacaban las entrañas y le prendían fuego, en tanto que al activo lo enterraban con ceniza y ahí moría.

El adulterio era uno de las principales transgresiones y la revista señala que entre los cronistas existen numerosas referencias a la pena de muerte por adulterio, aunque también se dejaba en ocasiones que el castigo lo aplicara el mismo marido, quien arrancaba a mordiscos la nariz a su esposa y al amante.

Sobre la prostitución, entre los mexicas fue ambivalente, pues por un lado la prostituta era estigmatizada y repudiada socialmente, pero por otro su actividad era tolerada, pues no había penas judiciales contra ella.

Fuente de información: Arqueólogos.ningÂ


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *