Las 10 experiencias educativas más exitosas. Qué aprender de ellas

TOP 10 DE LAS EXPERIENCIAS EDUCATIVAS MÁS EXITOSAS DEL MUNDO. ¿QUÉ SE PUEDE APRENDER DE ESTAS?

Victor Ardila

Cada tres años, el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA (por sus siglas en inglés: Programme for International Student Assessment) lleva a cabo una evaluación internacional de los programas educativos en países de todo el mundo. La prueba mide las habilidades y conocimientos de los jóvenes de 15 años en más de 70 países, regiones y economías, y cubre lectura, matemáticas y ciencia. Además, quienes participan pueden elegir poner a prueba a sus estudiantes en la solución creativa de problemas y/o la educación financiera.

La prueba se practica aleatoriamente en instituciones de todo mundo y es una mezcla de preguntas de opción múltiple y respuestas abiertas. La prueba PISA no se basa en ningún plan de estudios en particular. En su lugar, se pretende medir cómo los estudiantes al final de la educación obligatoria (15 años de edad en muchos lugares) aplican lo que han aprendido a la vida real.

Muchos de los países que lograron los mejores resultados en 2009 continúan dominando esta evaluación. Sin embargo, algunos participantes nuevos como Taiwán, Estonia y Polonia lograron muy buena posiciones en la prueba PISA que se practicó en 2009. Vamos a echar un vistazo a los 10 mejores desempeños en el mundo sobre esta prueba y a contar lo que están haciendo para lograr tales resultados.

Canadá.

En Canadá, no hay mucha diferencia en el desempeño de los estudiantes en las pruebas PISA en cuanto a factores raciales o económicos se refiere. El sistema de educación canadiense es descentralizado; cada provincia y territorio tiene control sobre sus planes de estudio. Sin embargo, las provincias usan entre sí los mismos modelos y puntos de referencia para mejores las prácticas educativas. Los gobiernos regionales trabajan en conjunto para mantener los mejores estándares de calidad en la contratación y formación de los profesores. La participación familiar, la prevención del abandono escolar, y la implementación de la tecnología son también el marco de las últimas reformas educativas en Canadá.

Más de 95 % de los canadienses eligen una educación pública para sus hijos.

Finlandia

Desde que Finlandia encabezó los resultados de la prueba PISA en el año 2000, el Ministerio de Educación de Finlandia ha dedicado una buena parte de su tiempo en dar solución a las peticiones de gobiernos extranjeros interesados en comprender su exitoso sistema educativo y aprender de este. La autonomía escolar y la formación de docentes son la piedra angular para el éxito de la educación en ese país. A las escuelas se les permite elegir sus propios libros y materiales de instrucción. Los maestros están obligados a tener título de maestría. Debido a la extensión de la formación y preparación de los maestros, se les da una gran libertad en la forma en que organizan sus clases.

Calcular la hipotenusa de un triángulo rectángulo es algo que los niños finlandeses, beneficiarios del mejor sistema de educación del mundo, saben hacer y no recitar. Es algo que tuvieron que descubrir y no memorizar.

Japón

El sistema educativo japonés se ha centrado durante mucho tiempo en la preparación de los estudiantes para el trabajo y para la participación en una sociedad meritocrática. El plan de estudios japonés es famoso por ser riguroso y denso. Los estudiantes en Japón aprenden en profundidad acerca de las culturas de todo el mundo. Además, los programas de matemáticas y ciencias en el país son extremadamente exigentes. Los estudiantes trabajan duro para ganar la aceptación de sus familiares, amigos y compañeros de clase. El plan de estudios japonés se centra tanto en la forma de hacer algo (basado en habilidades) como en sus aplicaciones reales.

La sociedad japonesa está basada en la “titulocracia”, es decir, que la posesión de una determinada titulación es fundamental para ocupar cierta posición social.

Polonia

Polonia estuvo por debajo de la media en la primera evaluación PISA en el año 2000. Para el año 2012, se clasificó entre los 10 mejores sistemas educativos del mundo. Una de las reformas que ayudaron a Polonia a mejorar de manera notoria sus resultados fue la eliminación de la estructura escolar que existía bajo el régimen comunista. Hoy en día, los estudiantes en Polonia asisten a la escuela hasta los 15 años, momento en el que se les da cuatro opciones para continuar su educación, todas enfocadas al ingreso a la universidad. Además, la formación del profesorado se ha ampliado para centrarse tanto en las habilidades técnicas y vocacionales, como sobre la manera de involucrar a los estudiantes en una economía global fuerte. Polonia también tiene el objetivo de ampliar la educación de la primera infancia e inscribir al 90% de los niños de 4 y 5 años para el año 2020.

El objetivo principal de la Educación Infantil en Polonia es facilitar y estimular su desarrollo hasta los 6 años, edad a la cual se introducen las primeras actividades de lecto-escritura y cálculo a lo largo del año cero.

Singapur

En sus 50 años de existencia como país independiente, Singapur ha sido objeto de tres reformas educativas distintas que lo han puesto dentro de los 10 mejores programas de educación en el mundo. En primera instancia, el país quería proporcionar mano de obra barata para el mercado mundial, y por ello, puso todos sus esfuerzos para que los trabajadores supieran leer y escribir. La próxima fase de la reforma se fijó como meta desarrollar un sistema escolar de calidad con baja tasa de deserción. Para ello, hizo el seguimiento a los estudiantes agrupándolos de acuerdo con sus capacidades en niveles avanzado, normal o técnico y a los maestros se les adjudicó la enseñanza de una sola área. Luego, se desarrollaron planes de estudio y materiales para cada uno de los grupos. Para el año 2008, se dio inicio a la tercera fase de la reforma. La agrupación por capacidades fue abandonada y las escuelas se centraron en enseñar a los estudiantes de manera más conceptual. Se introdujeron las artes y el deporte en la educación, y se financió en gran medida la capacitación de los maestros.

Mérito, esfuerzo, bilingüismo, presión familiar y educación diferenciada son las claves que explican los excelentes resultados obtenidos por Singapur.

Estonia

Estonia obtuvo su independencia en 1992. Desde entonces, el país ha trabajado para reconstruir su sistema educativo y ha trabajado en tres áreas principales: el desarrollo de un nuevo plan de estudios; la formación de profesores en prácticas innovadoras; y la mejora de la formación profesional. El nuevo plan de estudios se centra no solo en lo académico, sino también en las habilidades personales, en la gestión del tiempo, y en la comunicación. La formación del profesorado gira en torno al desarrollo de habilidades de pensamiento crítico enmarcado dentro de una nueva economía de alta tecnología.

El objetivo principal del sistema educativo de Estonia, es el desarrollo de una sociedad  en otra más abierta donde cada individuo sea un estudiante de por vida.

Hong Kong

Hong Kong ha sido un jugador importante en los sectores empresariales y financieros globales desde hace algún tiempo. La ciudad comenzó a darse cuenta de que, además de generar mano de obra barata, era necesario centrarse en la educación de su gente. Las principales reformas se iniciaron con la provisión de educación para más que una pequeña élite. En la década de 1990 se inició un cambio de la memorización a las habilidades de pensamiento de nivel superior. Ahora los estudiantes se ponen a prueba no sólo con las evaluaciones tradicionales, sino también con las aplicaciones a la vida real de lo que aprenden. El modelo constructivista asumido por la ciudad garantiza que los estudiantes sean gestores de sus propios conocimientos y habilidades.

Las asignaturas básicas en Hong Kong incluyen chino, inglés y matemáticas con un amplio énfasis en música, educación física y artes.

Corea del Sur

Bajo la ocupación japonesa, a los surcoreanos no se les permitía ni enseñar ni asistir a la escuela secundaria. Cuando los japoneses dejaron el país, más del 78% de la población de Corea del Sur era analfabeta. A pesar de que trataron de poner en marcha sus propios programas educativos, la guerra entre Corea del norte y Corea del Sur en la década de 1950 devastó los inicios de ese nuevo comienzo. Cuando Corea del Sur fue finalmente capaz de diseñar su sistema educativo, lo hicieron estricto, riguroso y lleno de pruebas. Los estudiantes en Corea estudian más horas que en cualquier otro lugar del mundo. Existe una enorme presión para un buen desempeño, tanto para acceder a las oportunidades futuras como para evitar avergonzar a sus familias. Corea del Sur sólo invierte la mitad de lo que Estados Unidos gasta por alumno, pero las familias a menudo contribuyen con un 15% adicional que invierten en clases particulares y en la escuela de los fines de semana.

Las leyes educativas en Corea del Sur no se ven afectadas por los cambios de Gobierno. Sin embargo, los surcoreanos modifican el currículo escolar cada cinco años para adaptarlo a las necesidades laborales y de crecimiento del país.

Shanghai

Esta ciudad de la China es única en muchos aspectos. Para Shangai la investigación es la piedra angular de la educación. A finales de 1980, Shanghai comenzó a dar a los estudiantes más opciones en el plan de estudios. En la década de 1990, la ciudad implementó cursos de ciencias y humanidades integradas en un esfuerzo por hacer hincapié en la investigación. Estos cambios importantes dejaron de paso la simple adquisición de información a la utilización de los conocimientos de manera productiva. La formación del profesorado ha sido otro aspecto distintivo del sistema de educación de Shanghai en los últimos 20 años. A los maestros hoy se les anima menos a dar clase magistrales, y en su lugar, se les motiva a implementar el constructivismo como modelo pedagógico.

Shanghai trabaja con un ‘programa de gestión empoderada’, una iniciativa china que empareja escuelas de alto y bajo rendimiento para revertir sus resultados en dos años.

Taiwán

Esta pequeña isla siempre ha tenido pocos recursos naturales, por lo que el gobierno invierte mucho en educación de manera que cada persona tenga algo que ofrecer a la economía global. Taiwán se considera una “economía del conocimiento”. Los programas de escolarización de Taiwán incluyen: 12 años de educación obligatoria, programas de estudios controlados a nivel local, la formación profesional y las artes, aulas ricas en tecnología, y subsidios para estudiantes de familias de nivel socioeconómico más bajos.

En vista de las competiciones internacionales, Taiwán ha puesto mucho empeño en promover los intercambios académicos, fomentar el estudio en el extranjero y los voluntariados.  Muchos jóvenes viajan a países extranjeros para estudiar y conocer otras culturas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *