Sexualidad adolescente y Género. Pcia de Mendoza

ADOLESCENCIA, SEXUALIDAD Y GÉNERO
Construcciones sociales acerca de la sexualidad

Dirección General de Escuelas – Formación docente
Subsecretaría de Planeamiento de la Calidad Educativa
Dirección de Planeamiento y Evaluación Educativa de Mendoza

La sexualidad está presente desde el nacimiento hasta la muerte. Es un proceso de construcción continua. En un sentido amplio la educación sexual no intencional consiste en el conjunto de influencias que reciben los sujetos a lo largo de la historia de vida personal, como parte del proceso de la sexualidad. En general, dependen del grupo social de pertenencia.
Este sistema de creencias se adopta dogmáticamente, sin cuestionamientos. Adultos,jóvenes y niños quedan expuestos a flujos comunicacionales contradictorios, que, a veces, los acompañan toda la vida.

La Educación Sexual es la información intencional y sistemática que se les brinda a niños y jóvenes sobre aspectos en la sexualidad, coadyuvando con la familia como primera educadora.Si bien la dinámica escolar fortalece el encuentro entre pares, siendo el grupo, a su vez, la fuente de búsqueda de conocimientos más importante en materia de sexualidad de los jóvenes, es necesario que además de los grupos y la “barra”, a los niños y jóvenes se les brinden oportunidades para relacionarse con educadores capacitados que se conviertan en referentes válidos para que, a través del diálogo, puedan desmitificar mucho a las viejas creencias y mitos (erróneos) que rondan en torno a la sexualidad.
Esta información popular debe ser confrontada con conocimientos académicos para evitar prácticas de riesgo.Algunos ejemplos:
“En la primera relación sexual no hay riesgo de embarazo.”
“Si hay una relación sexual sin protección-inclusive la primera-la mujer puede quedar embarazada.”
“Los varones tienen mayores necesidades sexuales.”
“Los impulsos genitales tienen la misma intensidad en hombres y mujeres. La variación es individual, particular y no por ser hombre o mujer.”
“Si no hay lastimaduras, no se trasmite el virus del VIH-sida.”
“Una sola relación sexual sin protección no infecta.”
“Tanto el semen como el flujo vaginal poseen altas concentraciones de gérmenes y del virusVIH. El contacto entre las mucosas puede contagiar de VIH e ITS aún, sin que se concrete la penetración.”
“Los niños no tienen sexualidad, son inocentes.”
“La falta de impulsos sexuales genitales es considerada como inocencia. Tácitamente,cuando aparecen dichos impulsos en el adolescente, pierden el estado de “inocencia”.”
“Los viejos no tienen deseos sexuales”.
“Se supone que los ancianos han hecho una regresión a la sexualidad infantil. Cuando algún adulto mayor tiene expresiones de sexualidad es tildado como “viejo/a verde”, locos/as”,“degenerados/as”
“Los varones necesitan desahogarse, las mujeres no, porque ya tienen la menstruación.”
“Parte de la suposición que los impulsos sexuales de ambos sexos son diferentes. De esta manera se fomenta una doble moral en el hombre.”
“La potencia sexual del varón es mayor cuanto más cantidad de hijos tenga”.
“Es una simple consideración de mostrar hombría, prestigio social, como señal de numerosos coitos.”
“La masturbación no es buena: debilita”.
“La masturbación no debilita. Si es compulsiva presenta dificultades”
“No conviene hablarle a los adolescentes sobre sexualidad, para no adelantar el inicio de las relaciones sexuales “
“Dialogar sobre sexualidad es conveniente, como una manera de evitar que se inicien las relaciones sexuales sólo por curiosidad.”
“Con los hijos adolescentes hay que ser amigo, compinche, para que les cuenten todo a los padres.”
“La diferencia generacional es muy importante. Proporciona guía, seguridad, protección.”

LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL Y CULTURAL DE LA IDENTIDAD

Las personas somos seres biológico/culturales, por lo tanto no podemos escapar de los mandatos culturales que se transmiten y perpetúan mediante de la socialización en la familia, y en otras instituciones, tales como la escuela, la Iglesia, etc.
El sexo alude a las diferencias anatómicas y fisiológicas entre varones y mujeres y se refiere a características naturales. A partir de estas diferencias establecidas por el sexo biológico de las personas, cada cultura construye valores, representaciones, imágenes y símbolos que clasifican lo masculino y lo femenino, a partir de la diferencia establecida por el sexo biológico de las personas.

A esta construcción cultural en un momento histórico y social determinado, lo denominamos GÉNERO.La categoría género remite a los rasgos y funciones psicológicas y socioculturales que se le atribuyen a cada sexo en un momento histórico determinado.

A diferencia del sexo, el género no es natural y, por lo tanto, puede cambiar. Es interesante ver cómo van variando los significados que se atribuyen a cada sexo a través del tiempo y en diferentes culturas y clases sociales; no es lo mismo “ser mujer” en Oriente que en Occidente, o en el siglo XVIII que en el XXI, o en sectores pobres o más favorecidos económicamente.

La categoría GÉNERO es una construcción social, y por lo tanto varía de una sociedad a otra, de un grupo social a otro, de una época a otra. Se trata de una construcción cultural que se expresa a través de la adscripción de funciones, actitudes,normas y conductas esperadas para hombres y mujeres en una sociedad.

El género es una categoría relacional, los roles y características de género no existen en un vacío, sino que se definen “uno” en relación con el “otro”. Los roles, construcciones e identidades de género no existen como entidades estables, sino como expresiones localizadas a lo largo de un proceso. Etnicidad, nivel socioeconómico, orientación sexual, geografía y otros determinantes sociales sitúan a las mujeres y a los varones en lugares diferentes en el escenario social.
Estas dinámicas no producen resultados uniformes, sino que son constituidas, actuadas y resistidas de maneras diversas por los individuos y los grupos a lo largo del ciclo de la vida.
A través de un conjunto de mecanismos conscientes e inconscientes cada persona internaliza formas específicas de pensar, sentir y actuar que definen los roles que desempeñarán a lo largo de su vida; a esto se lo denomina identidad de género

En nuestra cultura lo característico de la construcción social de la identidad de género es su carácter desigual. Varones y mujeres no tienen las mismas posibilidades de acceder a los bienes, recursos (materiales y simbólicos) y posiciones sociales. Los atributos sociales signados al varón (poder, trabajo, capacidad de proveer, etc.) son más valorizados y tienen mayor prestigio que los asignados a las mujeres (sensibles, dependientes, emotivas, etc.)
Esta desigualdad entre varones y mujeres, en muchos casos se manifiesta a través de la violencia.
Se entiende por “violencia de genero” todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o pueda tener como resultado un daño o un sufrimiento físico,sexual o psicológico para la mujer, así como la amenaza de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.
(Art. 1Convención Interamericana Para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer “Convención Belem DoPara” ratificada por Ley Nacional 24632 del año 1996.)

IDENTIDAD DE GÉNERO: UNA MIRADA SOBRE LA ADOLESCENCIA.

Aun cuando la construcción de género comienza en el mismo instante en que padres y madres depositan expectativas diferenciales en un bebe niño o niña que se esta gestando, en la adolescencia es de gran importancia la afirmación de la identidad personal, la cual se encuentra en proceso de construcción mediante diversos elementos que le dan contenido,siendo el género uno de los de mayor importancia.
Los cambios corporales que cobran lugar en la pubertad y la adolescencia dejan improntas nada sutiles en la vida de las personas, particularmente por estar cargados de significados que superan la propia densidad del cambio físico.
La definición de la identidad sexual y la ubicación de género son claves en el desarrollo psicosocial y se expresan en estereotipos tradicionales asignados a los distintos géneros.

Ahora bien, ¿Cómo influye la construcción cultural de lo masculino y lo femenino en losjóvenes de ambos sexos? y ¿Cuáles son los mensajes sociales con respecto al comportamiento esperado para varones y mujeres adolescentes?
La vida cotidiana de los jóvenes está signada por modelos o construcciones socioculturales sobre los géneros. Desde esos modelos los jóvenes, definen roles, actitudes,expectativas y proyectos.

Para los varones, la adolescencia es el momento en que tienen que demostrar que ya no son niños y se ven obligados a manifestar una clara diferenciación con la antítesis por excelencia de la masculinidad tradicional: lo femenino (la mujer y el homosexual).
La imagen predominante de los varones los presenta como audaces, fuertes, dinámicosy dispuestos a asumir riesgos.

Por el contrario, se espera que la mujer sea pasiva, necesite protección, evite los riesgos y sea seductora cosificando sus cuerpos como objetos de consumo.
Respecto a la violencia existe la creencia de que los varones son “naturalmente” más violentos que las mujer. Esto se representa en afirmaciones tales como “los hombres no lloran”, “debes ser un hombre de verdad”. Sin embargo, las jóvenes también muestran agresividad y violencia.
Algunos estudios demuestran que los varones son más propensos a usar la agresión física, mientras que las mujeres utilizan agresiones indirectas mintiendo,descalificando, etc.

Si bien estos estereotipos de género influyen en las conductas de adolescentes, es importante destacar que jóvenes y adolescentes suelen rechazar aquello que identifican con lo establecido o impuesto e intentan diferenciarse, oponiéndose también a estas pautas de,conducta estereotipadas.
Por otra parte, los comportamientos más frecuentes de los adolescentes están decisivamente influenciados por el contexto espacial, histórico, económico y sociocultural en el que se desenvuelven. Existen importantes diferencias entre adolescentes pertenecientes a medios urbanos y rurales, entre los diferentes estratos socioeconómicos.

Igualmente, a través de los medios masivos de comunicación, se transmiten y difunden pautas de consumo de una sociedad cada vez más globalizada, que construye modelos tipificados a los que la mayoría delos adolescentes intentan ajustarse.

Por último durante esta etapa, comienzan los primeros vínculos “ensayos de parejas”, en donde las jóvenes y los jóvenes ponen en juego estas improntas estereotipadas, además del as experiencias, satisfacciones, frustraciones, ideales y aprendizajes con seres significativos.
En tanto estos primeros vínculos no reproduzcan desigualdades de genero, que conduzcan a la violencia, pondrán darse un espacio vincular compartido con el consecuente enriquecimiento personal

IMPLICANCIAS DE GÉNERO EN LA SEXUALIDAD DE LOS JÓVENES Y LAS JÓVENES:

Estas representaciones sociales sobre género configuran distintas modalidades de vivir la sexualidad para varones y mujeres.La socialización y los roles de género asocian a la masculinidad a comportamiento de riesgo y a la ausencia de miedo. Ej. consumo de alcohol, tener relaciones sin protección, etc.

Las practicas de autocuidado son consideradas “femeninas”.
Los hombres en general realizan menos consultas médicas, y mucho menos de salud reproductiva.
A los niños se les enseña a ser independientes y en muchos casos reciben menos apoyo emocional “los hombres no lloran”.
Esto puede inhibir la búsqueda de ayuda.
La responsabilidad del cuidado y protección en las relaciones sexuales recaen en los varones.
En algunos contextos existe una alta valoración de la maternidad en edades tempranas.Numerosas investigaciones demuestran que muchas adolescentes se iniciaron sexualmente de forma forzada o a través de la coerción sexual.

Ahora bien, frente a estos condicionamientos culturales los y las adolescentes,¿en que medida se responsabilizan e implican por sus actos y los efectos de lo que con su cuerpo se producen? ¿hasta qué punto pueden decidir libremente cuándo y cómo mantener relaciones sexuales?

HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE UN APRENDIZAJE NO SEXISTA

Todo aprendizaje se origina y desarrolla desde ideas y experiencias previas de los alumnos y las alumnas. Conocerlas favorece el aprendizaje y otorga significación a la enseñanza.
La escuela es un ámbito propicio para la creación de una instancia de reflexión y pluralidad, que fomente acciones pedagógicas orientadas a evitar que se perpetúen los diversos estereotipos sexistas, que discriminan en base a diferencias sexuales.

Para ello es necesario:
– Partir de las propias ideas e interrogantes de las y los adolescentes, para reflexionar sobre ellas en el proceso de aprendizaje, ya que no toda la información que las y los jóvenes manejan sobre violencia es cierta, sino que algunas veces está referida a prejuicios, miedos o conceptos erróneos.
– Desnaturalizar la violencia como forma de resolución de conflictos, lo cual implica una ruptura con un imaginario social existente en nuestra sociedad.
– Cuestionar la rigidez de los estereotipos de “lo femenino” y “lo masculino”, permitiendo el despliegue de los intereses y capacidades de los jóvenes, independientemente de su sexo
– Trabajar con las adolescentes y los adolescentes la importancia de un proyecto de vida en donde también se incluya la elección de una pareja, teniendo en cuenta que las decisiones que comienzan a tomarse durante la adolescencia tienen incidencia en su futuro.
– Construir y promover modelos de masculinidad no violentos, que incluyan la paz y el respeto.
– Abrir espacios de debate y reflexión sobre la problemática de la violencia en las relaciones de los adolescentes.
– Problematizar las formas de interacción cotidiana en la escuela, mirando críticamente aquellas prácticas reproductoras de estereotipos sexistas, tales como: estímulo de un mayor protagonismo de los varones en el aula, uso permanente del genérico masculino, mayor apropiación del espacio del aula y del patio por parte de los varones, caracterizaciones rígidas del cuerpo femenino y masculino, percepción docente de cierta “carencia natural” de las mujeres en el aprendizaje de las matemáticas y las ciencias duras, entre otras.

LA SEXUALIDAD EN LA DISCAPACIDAD

La Organización Mundial de la Salud reconoce la gran importancia de que las personas con discapacidades puedan participar plenamente, de acuerdo con las particularidades de cada sujeto, en el ejercicio de su sexualidad.
Las clasificaciones que estigmatizan y etiquetan, no reconocen las singulares características de cada sujeto, las situaciones de su entorno y la interrelación con las personas.
Es por ello, que la educación sexual debe estar adaptada a las características especiales en relación tanto a sus funciones corporales como psíquicas, afectivas y sociales.
Las características que presentan, ya sea por su aspecto físico o comportamiento producen, a veces, la segregación social que vemos incrementada cuando se refiere a manifestaciones sexuales.
Algunas personas evitan a las personas con discapacidades e incluso les impiden el acceso a determinados lugares.

Lo fundamental no es tener hacia ellos/ellas una actitud de sobreprotección, sino de respeto. Se le debe brindar el apoyo necesario dependiendo del tipo de discapacidad del alumno o alumna.
En muchos casos pueden presentar baja autoestima o débil control de los impulsos, baja tolerancia a la frustración y dificultades para preveer consecuencias.
Por ello, al igual que cualquier niño o niña, tiene el derecho ineludible que la educación sexual se inicie en la infancia de manera que cuando llegue a la adolescencia; que es cuando se producen importantes cambios, no sólo hormonales; puedan moverse adecuadamente con conductas públicas y conductas privadas adecuadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *